Misc 12/04/2022

Cambios en las oposiciones docentes

Los interinos de media y larga duración podrán tener una plaza sin hacer examen, pero se mantiene la vía tradicional para los que no tienen experiencia

3 min
Una maestra junto a sus alumnos en una escula catalana

MadridCambios en el sistema de oposiciones para los docentes. El consejo de ministros de este martes ha aprobado un real decreto que concreta cómo afectará la nueva ley de estabilidad del sector público al ámbito educativo. Habrá tres vías para acceder a una plaza de docente en el sistema público de educación: a través de un concurso de méritos, por la vía mixta de un concurso de méritos y de oposición, y por la vía tradicional de un examen de oposiciones. Los dos primeros caminos son los que emanan de la ley que promovió el exministro de Función Pública Miquel Iceta, y son para plazas de interinos estructurales. La tercera vía es la que hasta ahora todavía no se conocía y va dirigida a las plazas de reposición (es decir, de jubilación) y de nueva creación. En total, en todo el Estado hay 116.000 docentes interinos.

¿Cómo se acabará traduciendo todo aquello? En primer lugar, los docentes interinos que estén trabajando desde antes del 2016 y que opten a una plaza estructural únicamente tendrán que pasar por un concurso de méritos que valorará su antigüedad y formación, sin hacer ningún examen de oposiciones. Este concurso de méritos se hará una sola vez en cada comunidad autónoma desde ahora y hasta el 2024.

En el caso de los docentes que hayan empezado a trabajar de forma interina a partir del 2016, la vía para acceder a una plaza estructural será la de un concurso de méritos y también tendrán que hacer un examen de oposiciones, que constará de una sola prueba que tendrá dos partes: una de conocimientos (un tema por escrito) y otra de aptitud pedagógica (con la presentación de una unidad didáctica). En este caso, sin embargo, se dará un 40% de peso al concurso de méritos para facilitar que los interinos de media duración consigan su plaza fija. "Se han mejorado los baremos para facilitar la estabilidad de estos interinos", apuntan fuentes del ministerio de Educación. Finalmente, pues, el nuevo sistema de acceso solo se aplicará a los interinos de media y larga duración.

Donde hay la novedad es en el caso de las plazas de reposición –las de docentes jubilados, muertos o profesionales que abandonan la profesión, y que son unas 37.000 en todo el Estado– y en las de nueva creación. Optarán a estas plazas los docentes sin experiencia, que salen de las universidades, y que tendrán que pasar por el proceso de oposición tradicional. "Las plazas de reposición se harán con el régimen ordinario", ha confirmado la ministra portavoz, Isabel Rodríguez, en rueda de prensa después del consejo de ministros. El ejecutivo estatal se ha adaptado así al criterio del Consejo de Estado, que había avisado de que las dos vías anteriores dificultaban el acceso de nuevos docentes a plazas públicas de la administración: después de estar dos años sin convocar ningún examen de oposición, con la nueva ley de interinos, hasta el 2024 no se abrirían a todo el público plazas públicas para docentes.

De hecho, fuentes del sector público ya advertían al ARA que la nueva ley de interinos suponía algunos peligros, como por ejemplo la transformación automática de interino a funcionario que podría derivar en recursos que impugnen los procesos, porque el acceso a la administración pública se tiene que regir "por méritos constitucionales de igualdad, mérito y capacidad", tal como recoge la Constitución. Con la vía para acceder a las plazas de jubilación y de nueva creación, desde el ministerio de Educación defienden que se dan "más posibilidades a los jóvenes" para acceder al sistema público de educación. El objetivo, para el gobierno español, es pasar del 23% al 8% de temporalidad. El ministerio de Educación, que es junto con el de Sanidad el que tiene más trabajadores interinos, es el primer departamento del gobierno que despliega la ley de la administración pública.

stats