Cotxe elèctric
Misc 19/01/2021

Circular con un coche eléctrico en Barcelona puede ser más caro que hacerlo con uno de gasolina

El Ayuntamiento de Barcelona hace pagar a todos los usuarios de la red de puntos de carga para vehículos eléctricos de la capital catalana

Ara Motor
3 min
Circular amb un cotxe elèctric a Barcelona pot ser més car que un de gasolina

A partir de este lunes ha entrado en vigor la obligatoriedad de pagar para hacer uso de la red de puntos públicos de carga para vehículos eléctricos de la ciudad de Barcelona. La tarifa básica de los puntos de carga para coches y furgonetas en la calle es de 0,49 euros, y de 0,30 euros por kWh en caso de hacer la carga normal nocturna en aparcamiento, un precio bastante elevado que ha despertado ciertas críticas y malestar entre los usuarios de vehículos eléctricos que usan habitualmente la red de carga pública de la capital catalana. En el caso de las motos, el precio por kWh varía entre los 0,40 euros en caso de cargarlas en la calle y los 0,30 euros en aparcamiento de B:SM en horario nocturno.

En el caso de disponer de un abono EcoFriend (que tiene un precio de 50 euros para particulares y de 100 para profesionales), las tarifas por kWh de potencia bajan hasta los 0,40 euros en caso de carga diurna en la calle y a los 0,22 euros en aparcamiento nocturno en el caso de coches y furgonetas, y de 0,30 y 0,20 respectivamente en el caso de las motocicletas. Todas las tarifas ya se pueden consultar en la web municipal endolla.barcelona.

¿Sale realmente a cuenta?

Hasta ahora una de las ventajas de los coches eléctricos era su plan de amortización respecto a los de combustión en términos de carburante, revisiones mecánicas y desgaste de piezas. Con todo, un usuario se podría encontrar con que es más económico llenar el depósito de gasolina o diésel para hacer más kilómetros que moverse con un coche eléctrico si necesita la red de carga pública de Barcelona y no tiene garaje propio donde enchufar el vehículo y acogerse a las horas de menos tarificación eléctrica.

Por ejemplo, un coche eléctrico como el Honda e tiene un consumo real de unos 18 o 19 kWh cada 100 kilómetros, cosa que supone más de 9 euros de gasto para cubrir esta distancia. En cambio, un Toyota Yaris híbrido no enchufable gasta unos 5,2 litros de gasolina para recorrer los mismos kilómetros en el mismo entorno, y al precio actual de la gasolina (1,225 €/L) supondría un gasto de 6,37 euros. Además, los tiempos de espera para llenar el depósito de gasolina y los de cargar del todo un coche eléctrico no son comparables a día de hoy.

La comparación todavía podría ser más sangrienta si tomamos como referencia el consumo de un coche eléctrico potente por carreteras rápidas y autopistas, que es donde más consumo registran los coches eléctricos. Un Tesla Model X como el que probamos hace un tiempo tiene un consumo de 24,3 kWh/100 kilómetros, cosa que podría suponer que si queremos viajar de Andorra o Amposta a Barcelona (unos 200 kilómetros) y aprovecharlo para cargar el vehículo, el precio del viaje (de ida) llegaría a los 23,81 euros o a los 48,6 euros en caso de hacer el viaje de ida y retorno aplicando los precios tarifarios de Barcelona.

Curiosamente, el mismo recorrido con un SUV diésel que consuma unos 6 litros a los 100 kilómetros al precio actual del diésel (1,10 €/L) costaría unos 13,2 euros en caso de un viaje de ida o 26,4 euros en caso de que el viaje fuera de ida y vuelta.

En cualquier caso, resulta mucho más económico cargar el coche en un enchufe doméstico propio aprovechando las horas de tarifa reducida de la noche, cuando el precio por kWh puede caer alrededor de los 0,10 o 0,15 euros, pero en una ciudad como Barcelona, donde la mayoría de la gente vive en pisos y aparca en la calle o en aparcamientos colectivos, no es tan fácil instalar un punto doméstico que, además, también requiere una inversión importante.

stats