Coronación
Misc 06/12/2022

Así es la corona que Buckingham ha tenido que hacer ensanchar para poder coronar a Carlos III

Hecha de oro macizo y piedras preciosas, la medida de la corona de San Eduardo no es apta actualmente para que se pueda coronar al rey Carlos III en mayo

3 min
No se puede ser más blanco

BarcelonaLa Corona de San Eduardo, con la que el rey Carlos III de Reino Unido será investido oficialmente en una ceremonia pública el próximo 6 de mayo, ha sido retirada de su emplazamiento habitual en la Torre de Londres para adaptarla al tamaño de la cabeza del nuevo monarca, tal como ha hecho saber el Palacio de Buckingham. La histórica pieza, de un incalculable valor y expuesta al gran público de forma permanente en la Torre de Londres, fue fabricada para la coronación de Carlos II, en 1661. Tuvo que ser fabricada ad hoc porque, doce años antes –durante la guerra civil inglesa–, se había fundido la corona que habían llevado los reyes ingleses y británicos durante siglos.

En la icónica corona de San Eduardo, adornada con zafiros, turmalinas, amatistas, topacios y otras piedras preciosas y semipreciosas, aparece el blasón nacional del Reino Unido, el logotipo de la antigua empresa estatal de correos Royal Mail y los escudos de las Fuerzas Armadas, entre otros elementos representativos del país. Después de la muerte de la reina Isabel II a los 96 años, el septiembre pasado, las varias coronas que han formado parte de su reinado pasarán a su hijo y tendrán que ser agrandadas para adaptarlas a su talla. Es el proceso contrario al que se llevó a cabo cuando subió al trono la anterior soberana, según han descrito medios británicos, que recuerdan que para ella se tuvo que reducir la circunferencia y sacar algunas de las piedras que había.

La coronación de Carlos III, una ceremonia oficiada por el arzobispo de Canterbury, tendrá lugar en la abadía de Westminster de Londres el 6 de mayo, ocho meses después de la muerte de Isabel II. Junto a Carlos, Camila de Cornualles, la reina consorte, también será coronada en la histórica ceremonia. La de ellos será la primera coronación en casi 70 años en el Reino Unido y la primera celebrada en sábado desde la del rey Eduardo VII, en 1902. El Palacio de Buckingham ha indicado que la ceremonia combinará tradición y modernidad. Estará "basada en tradiciones que vienen de lejos", pero también "reflejará el papel del monarca en la actualidad y con la vista puesta en el futuro".

El rey Carlos III cumplirá 74 años cuando tenga lugar su coronación, la edad más elevada que haya tenido un nuevo monarca en la historia del trono. Las coronaciones se han hecho en la abadía de Westminster de Londres durante más de 900 años, con esta iglesia medieval como escenario de una ceremonia que es una mezcla de simbolismo religioso y constitucional. El acto de coronación de Isabel II duró casi tres horas, pero fuentes reales sugieren que la ceremonia del año próximo será más corta, más diversa y con un número muy menor de invitados.

En 1953 se construyeron gradas temporales dentro de la abadía que permitieron la entrada de 8.000 invitados. Pero la capacidad actual de la abadía es de cerca de 2.200, que probablemente será el límite para la del año próximo. El entonces príncipe Carlos, a la edad de cuatro años, estuvo entre los invitados que presenciaron la coronación de Isabel II. Los monarcas tradicionalmente se sientan en la silla del rey Eduardo (del siglo XIV) y se les imponen emblemas de su función real (un orbe, un cetro y un anillo) y, si se sigue el patrón de las coronaciones anteriores, habrá una procesión por la capital, con el carruaje de estado dorado tirado por caballos.

stats