Misc 22/10/2021

"Esto es España y se habla la lengua nacional"

Denuncian que los camareros de un bar de Gandía se negaron a atender a un cliente por dirigirse a ellos en valenciano

Ara
2 min
Un camarero atiende una clienta en un bar de Valencia, en una imagen de archivo

ValenciaLa Plataforma per la Llengua ha denunciado un nuevo caso de discriminación lingüística en el País Valenciano. En esta ocasión, habría tenido lugar en Gandía (Safor), donde los camareros de un bar se negaron a atender a un joven por haberse dirigido a ellos en valenciano. Además, tampoco le permitieron llenar la hoja de reclamaciones cuando lo pidió y fue necesaria la intervención de la Policía Local.

Los hechos, según el relato hecho público por la entidad, tuvieron lugar el 18 de septiembre en el bar Aqua Marina, cuando el afectado, que iba acompañado de un amigo, solicitó al camarero “un té rojo con hielo” en catalán y el camarero hizo ver que no lo entendía. La discriminación no acabó aquí, y el trabajador le espetó: "Estamos en España y hablamos español" y “Estamos en España y no hablas español porque no te da la gana”. La situación empeoró cuando un segundo camarero se añadió y en "tono amenazante" afirmó: “Esto es España y se habla en la lengua nacional”. Además, los responsables del bar se negaron a ofrecer la hoja de reclamaciones al cliente, que tuvo que pedir a la Policía Local que se desplazara hasta el local para, finalmente, conseguir llenarla. 

Después de conocer los hechos, la Plataforma per la Llengua ha pedido a la Oficina de Derechos Lingüísticos y a la dirección general de Comercio y Consumo que intervenga en el caso, que se tramite la reclamación del afectado y que se inicie un expediente sancionador, si se confirma que se han vulnerado los derechos del consumidor. 

La entidad considera que el bar ha incumplido el decreto legislativo 1/2019, que determina que los consumidores tienen derecho a utilizar cualquier de las lenguas oficiales del País Valenciano, y la ley 4/1983, que explicita los derechos de expresarse en valenciano en un comercio y de no ser discriminado por esta razón. Además, según la entidad, los hechos podrían ser motivo de una infracción leve, por incumplimiento del Estatuto de los Consumidores, dado que el establecimiento se negó a satisfacer una demanda "normal" de un cliente en un bar, como es pedir “un té rojo con hielo”, una demanda que puede satisfacer un establecimiento de este tipo. 

El caso se suma a otros como el sufrido en agosto por un ciudadano de Xàtiva que denunció una presunta discriminación lingüística en un restaurante del Grau de Castelló.

stats