Futbol
Misc 01/01/2022

La gran pugna del 2022: Haaland, Mbappé y el deseo de reeditar la rivalidad Messi-Cristiano

Barça y Madrid sueñan con ficharlos, pero las voces consultadas dudan que puedan igualar la década hegemónica del argentino y el portugués

5 min
Fotomuntatge con Mbappé a la izquierda y Haaland a la derecha.

Barcelona“Yo soy Del Piero!”, “Yo, Ronaldinho!”, “Yo, Zidane!”, “Pues yo, Batistuta!” hubo un tiempo, no hace tanto, en el que los niños podían escoger entre muchas estrellas del fútbol mundial en los partidos del patio o de la calle. Un año brillaba más uno; el siguiente, otro. Uno era más goleador, el otro regateaba mejor. Esto lo cambiaron Cristiano Ronaldo y Leo Messi, que de 2008 a 2019 impusieron un imperio bicéfalo del gol y del juego que nadie ha discutido, más allá de que alguien pudiera sentir predilección por el toque de Xavi Hernández y Andrés Iniesta o el arrebato de Sergio Ramos. Ahora que su reinado declina, ¿conseguirán Erling Haaland, con 21 años, y Kylian Mbappé (23) eclipsar el resto de estrellas consolidadas y emergentes? Joan Laporta y Florentino Pérez, a cargo de un Barça y Madrid en circunstancias casi opuestas, son muy conscientes de la importancia de fichar a uno de los dos referentes. Los madridistas incluso sueñan con unirlos. La alternativa a una nueva rivalidad individual es volver a una constelación con decenas de nombres en el top mundial, pero, en definitiva, Haaland y Mbappé están llamados a ser los dos grandes nombres que marcarán el planeta fútbol este 2022.

De entrada, parece tan claro que el noruego y el francés cogerán el relevo a la cumbre del planeta fútbol como difícil que lo mantengan con tanta constancia como el ex madridista y el ex blaugrana. Habrá que ver qué tendrán por decir, en este periodo de interregnos, los Ansu Fati, Gavi, Pedri, Foden, Vinícius, Bellingham y Jadon Sancho; o bien Salah, Lewandowski, Harry Kane, Benzema, Lukaku y De Bruyne. “Lo normal era lo que ya había antes, no esto de Messi y Cristiano”, defiende Víctor Orta, secretario técnico del Leeds United, consultado por el ARA .

Las cifras hablan por sí mismas: entre el 2008 y el 2018, Messi y Cristiano ganaron 8 de las 11 Champions que se disputaron —el portugués se impone con 5— y también han levantado 12 de las últimas 13 Pelotas de Oro, en este caso con victoria para el ahora jugador del PSG, con 7. Además, se repartieron 11 de las 13 Botas de Oro de máximo goleador europeo entre el 2008 y el 2019, con Messi por encima con 6. Durante estos años han eclipsado y dejado fuera de las distinciones individuales estrellas como Ribery, Iniesta o Neymar. Solo la Bota de Oro de Luis Suárez en 2016 (en 2014 la compartió con CR7), la de Forlán en 2009 o la Pelota de Oro de Modric en 2018 han ido a parar a estantes diferentes, teniendo en cuenta que las últimas ediciones, con el binomio ya en bajada, Insigne y Lewandowski se han impuesto en la Bota de Oro.

¿Y antes, no era así? Rotundamente no. 11 jugadores diferentes ganaron las distinciones de France Football previas a la primera de Cristiano Ronaldo. Solo Ronaldo, el otro, repitió. Rivaldo, Zidane, Figo, Owen, Xevtxenko, Ronaldinho, Cannavaro o Kaká se fueron pasando la pelota en una época en la que los centrales podían soñar con conseguirla. Igual pasa con la Bota de Oro, que ganaron 11 jugadores diferentes antes de la irrupción de Cristiano. Solo Thierry Henry lo hizo en dos ocasiones entre finales de los 90 y principios del siglo XXI. Y solo Ronaldo, en la 96-97 con el Barça, consiguió los dos reconocimientos a la vez, coincidencia que Messi y Cristiano han convertido en rutina. Hace falta, además, remontarse en 80 de Marco van Basten y Michel Platini para encontrar a jugadores con tres Pelotas de Oro: nunca antes nadie había acumulado tantas. Andoni Zubizarreta, ex director deportivo de Barça, el Athletic Club y el Olympique de Marsella, recuerda que el debate sobre el relevo de Messi y CR7 “es viejo”, que “Neymar tenía que ser el sustituto de los dos monstruos” y que hay “jugadores con menos publicidad, incluso porteros o defensas, que pueden destacar” a niveles como los de Haaland o Mbappé. 

Haaland y Mbappé, ¿nueva hegemonía?

El periodista especializado en fútbol internacional Axel Torres se muestra convencido de que el noruego del Borussia Dortmund, sueño de Laporta para el Barça, y el francés del PSG, objetivo número uno de Florentino para el Madrid, "estan llamados a ser muy dominantes". "Potser no tanto como Messi y Cristiano, pero son una barbaridad de cara al gol y son capaces de mantener una regularidad al más alto nivel”, puntualiza. Torres se muestra “cauto” con la idea de que Vinícius, espectacular este inicio de temporada, los haga sombra, puesto que mostraba “precipitación y dificultad en la toma de decisiones” en años anteriores. Al contrario que Ansu Fati, “que demuestra una pausa y un criterio insólito para su edad”, pero que hace sufrir por sus problemas con las lesiones.

“Yo prefiero un escenario más repartido. Antes daba la sensación que quien jugara contra Messi y Cristiano tenía poquísimas opciones de ganar y ahora parece que cada partido es una incógnita”, defiende el periodista, que apunta a Jadon Sancho como posible competidor de las nuevas estrellas, pero reconoce que “si algún equipo une Haaland y Mbappé será muy difícil ganarlo”. En este sentido, el ex mediocampista del Espanyol y ahora entrenador Moisés Hurtado cree que esta suma sería “contraproducente” para ellos y para el fútbol. Evitaría, según él, una rivalidad como la de Messi y CR7 con la que “se han retroalimentado como sucede con Nadal, Federer y también con Djokovic”. “La clave ha sido la mentalidad y no sé si nadie podrá mantener la fama tantos años como ellos dos. Cuando uno ganaba un premio, el otro reaccionaba”, reflexiona. 

Pensa Moisés que el nuevo escenario “hace que el entrenador tenga más importancia” y cree que esto no es del todo positivo: “En categorías inferiores se ve que los jóvenes cada vez piden más resolución de situaciones a los técnicos”, mientras que entrenadores como Zidane o Ancelotti “han dejado brillar más a las estrellas” y hay el peligro de que esto se pierda. Orta, responsable de fichar a Bielsa para el Leeds, recuerda, en cambio, que “Messi y Cristiano han estado bien cuando los han acompañado buenos entrenadores, aparte de grandes equipos”. Guardiola y Mourinho, de hecho, construyeron en la Liga una rivalidad casi paralela a la de sus estrellas. 

Un escenario más diverso

“A partir de ahora veremos un escenario más diverso, es lo normal, lo más lógico. La elección de equipos de Haaland y Mbappé marcará el rumbo también de sus carreras, que tienen que ir acompañadas de títulos internacionales, pero dudo que lleguen al dominio de CR7 y Messi”, dice Orta, que cree que un paradigma más diverso puede favorecer que haya “más equipos grandes” luchando por los títulos, pero no favorecerá los equipos de clase mediana. Barça, Madrid y el resto de equipos europeos son conscientes que para seguir –o volver–  al grupo de la élite, tener a alguno de los dos jugadores más valorados (160 millones, Mbappé; 150, Haaland) será una de las claves.

Messi y Cristiano todavía reinan comercialmente

A pesar de que el relevo en cuanto al dominio abrumador del fútbol ya se está produciendo, el fenómeno fan y, por lo tanto, económico detrás de Leo Messi y Cristiano Ronaldo sigue estando lejos de sus perseguidores, por mucho que el carisma y la fama de Mbappé sea innegable. Como muestra, las cifras. La primera, Cristiano tiene la cuenta con más seguidores de Instagram del mundo con 379 millones; y Messi es el cuarto, después de The Rock y Kylie Jenner, con 292 millones. Para encontrar otro futbolista tenemos que bajar hasta el 18 del ranking mundial, donde se encuentra Neymar con 167 millones de seguidores. Mbappé, con 63 millones, y Halaand, con 13,1, están lejos de los primeros 50.

“Aventurarse a decir que cualquier otro futbolista se convertirá en una marca tan potente es complicado, porque trascienden el deporte”, comenta Francesc Cruces, experto en marketing deportivo de la Universitat CEU Abat Oliba. También siguen siendo los futbolistas más bien pagados del mundo: Messi con 97 millones de salario y 33 en acuerdos comerciales, seguido de Cristiano, que recibe 70 millones de honorarios y 50 en publicidad, mientras que Neymar es el sexto. Ni Mbappé ni Halaand están todavía en el top 10. “Para que alguna estrella llegue a los niveles de Messi o CR7, hace falta mucha constancia también en cuanto a la marca. Que acompañe al equipo, que ganen títulos, que no se lesionen, que no tengan malos comportamientos… El deporte es un universo inestable comercialmente. Y las rivalidades también se alimentan comercialmente”, concluye Cruces. 

stats