MOTOR
Misc 13/10/2021

Àlex Palou: "Muchos pilotos cambiarían su lugar en la Fórmula 1 por el mío en la Indy"

4 min
Àlex Palou al Grande Prix de Long Beach, California

BarcelonaCon solo 24 años ha hecho historia en los Estados Unidos. Àlex Palou (Sant Antoni de Vilamajor, 1997) se ha proclamado campeón de la IndyCar. La competición de motor más auténtica de los Estados Unidos se rindió al virtuosismo del catalán al volante y, por primera vez, escribió en su palmarés el nombre de un piloto del estado. La historia de Àlex Palou con el automovilismo es la prueba de que la insistencia y tozudez tienen premio. Con solo cinco años, el joven piloto ya cogió el volante de su kart y, desde entonces, nunca se ha alejado de las cuatro ruedas. Consciente de que para triunfar en Europa hacen faltan más cosas que talento, se fue a Japón buscando oportunidades y de allá dio el salto a la Indy, competición que se acaba de adjudicar en su segunda temporada.

Ahora ya hace unos días que te proclamaste campeón y la celebración ha sido espectacular.

— Ha sido mucho guay. He podido celebrarlo con mi pareja y alguna gente que llevo siempre conmigo, y desde que ganamos no hemos parado de hacer cosas. Siempre cenando con gente y celebrándolo, así que muy contento.

¿Eres consciente de lo que has conseguido?

— Me costó un poco. Desde el día en el que ganamos, no hemos parado y no paro de hablar. Creo que todavía no he tenido el tiempo de sentarme conmigo mismo para digerir todo lo que hemos hecho este año y lo que hemos conseguido. Poco a poco me voy dando cuenta y estoy muy contento y orgulloso.

Ha sido el premio a una gran temporada.

— No hemos conseguido el título por suerte, lo hemos trabajado toda la temporada. Ha sido muy buena. Han sido ocho podios, que son el 50% de las carreras, y tres victorias. Ha sido un título trabajado que no ha sido nada fácil.

¿Cómo fue atravesar la línea de meta a sabiendas de que eres el campeón?

— Cuando estaba en el coche solo pensaba en todas las cosas buenas. Hacía toda la temporada que veía que era posible y entonces te vas preparando. Estaba muy contento, junto con mi equipo, que sin ellos no sería nada. Sabía que estaban mi padre y mi pareja para disfrutar conmigo. Yo solo gritaba y ya está [ríe].

¡En la tele solo se te oyó gritando cuando acabó la carrera!

— De hecho, me acabó doliendo el cuello al día siguiente [ríe]. Valió mucho la pena.

Además, la celebración fue muy auténtica. ¿De dónde viene la tradición de comer pollo? 

— La trama del pollo se ha hecho grande porque estoy en América y porque a los americanos les gusta mucho. Ellos lo han hecho muy grande. La cosa empieza como una broma cuando estamos en Japón, con mi padre, donde cogíamos pollo rebozado porque al final es lo único de la comida japonesa que se asemeja a lo nuestro. Después de las victorias íbamos a comprarlo y aquí en los EE.UU. lo seguí haciendo. Lo colgué en Instagram y ahora se ha hecho muy popular.

¡Celebrasteis el título con una limusina con un pollo y todo! 

— ¡Sí! La cogimos y fuimos por toda la ciudad a lugares de pollo rebozado. Además, nos dejaron llevarla por dentro del circuito de Indianápolis, e dimos unas vueltas. Yo creo que soy la única persona que ha llevado una limusina con un pollo dentro del circuito [ríe]. ¡Yo no sabía que uno de los sueños que tenía era llevar una limusina con un pollo dentro de un circuito! Se nos ha ido un poco de las manos. Los americanos viven todas las celebraciones de una manera muy grande y a mí me gusta mucho. A veces se pasan, está claro.

Ahora tienes 24 años y has conseguido la IndyCar. ¿Ha sido el premio a toda una vida de esfuerzos y búsqueda de soluciones? 

— El camino que cogimos no era el más rápido ni el más recto ni el que la gente veía. Hemos creado uno nuevo. Es una grande recompensa y es cierto que ha llegado muy temprano. Podría haber llegado cuando tuviera 32 y estuviera al final de mi carrera deportiva, y todavía así estaría muy bien. Que llegue con 24 te da tiempo para hacer muchas más cosas, luchar por más campeonatos y llevarte unos cuantos más.

¿Y ahora qué? 

— No me siento obligado a seguir ganando, pero obviamente no es como este año, que éramos nuevos en muchos circuitos. Aun así, competir nunca es fácil. Siempre puede llegar alguien de repente, como nosotros este año, y estar a un nivel más fuerte que tú. Nos obligaremos a luchar y a estar al frente y a tener oportunidades. Además, las 500 millas de Indianápolis son uno de mis grandes retos, que este año se nos escaparon. No me da vértigo, pero es cierto que se me abre la posibilidad de ir por muchos más títulos, que al final es el objetivo. Una cosa es ser campeón una vez, y está muy bien, pero una vez lo tienes si consigues más de tres, ya es como que pasas a formar parte de la historia del automovilismo, y este es mi objetivo.

Está claro que no te conformarás. 

— Nunca. Cuando ves que es posible y cuando ves todas las cosas buenas que conlleva, no solo a ti sino también a tu entorno, es como que dices: «Va, hagámoslo otra vez».

¿Te ves haciendo el cambio a la Fórmula 1? 

— Hace muchos años que aparqué la idea de la Fórmula 1 porque sabía que era una cosa que no dependía solo de mí. Había que tener muchas cosas: como poder político, patrocinadores...

¿Dirías que no a una oferta? 

— En el caso de tener la opción de hacer el cambio, me lo tendría que pensar muy bien. A mí lo que me gusta es ganar y en la Fórmula 1 solo hay dos equipos que ganan, y muchas veces tan solo uno. A mí al fin y al cabo me gusta mucho más estar en la Indy, hacer tonterías con la limusina y pasármelo muy bien ganando carreras y campeonatos que no siendo el decimoquinto o el duodécimo en la Fórmula 1. Sí que tienes más likes en Insta, pero nada más. Yo creo que hay muchos pilotos que cambiarían su lugar en la Fórmula 1 por mi asiento.

stats