Alimentación

Los secretos de la empresa que empezó a ganar dinero en sólo cuatro meses

La barcelonesa B3TTER Foods ofrece granolas, cereales y cremas de chocolate con ingredientes 100% naturales

3 min
Ilustracións

BarcelonaAlex Boisset y Adrià Cruz, dos jóvenes en la veintena, se conocieron hace cinco años en una fiesta en la que ambos bebían agua, explica el propio Cruz. Durante la conversación salió el tema de la comida, concretamente como les gustaría encontrar alternativas saludables a muchos de los alimentos que consumían a diario y que, sobre todo, fueran buenas. La respuesta inicial que se dieron a sí mismos fue que era imposible, porque "o no había" o no había agujero en el mercado para que las grandes empresas apostaran, pero ya en aquella fiesta encontraron una solución: "Pensamos que ojalá lo hiciera alguien y dijimos «pues lo hacemos nosotros»", dice Cruz.

Así nació B3TTER Foods, una start-up con sede en Barcelona fundada por los dos jóvenes con el objetivo de ofrecer comida saludable, de calidad y buen gusto. "Queríamos ingredientes 100% naturales, pero con sabor", dice su cofundador.

La industria de la alimentación no es fácil. Se trata de un sector con mucha competencia –tanto entre los fabricantes como en el comercio minorista– y grandes multinacionales con mucho peso. Cruz y Boisset, además, partían de cero, ya que ninguno de los dos tenía una formación empresarial clara: uno había estudiado educación infantil y otro marketing y publicidad. "Luchar contra multinacionales es difícil", dice Cruz, porque hacen pasar "el margen sobre la calidad".

Para hacer frente a las barreras del mercado, B3TTER apostó desde el principio por crear una imagen de marca en internet que les diferenciara de las grandes multinacionales del sector, como Nestlé, Danone o las marcas del gigante estadounidense Unilever. El objetivo es "conectar con gente joven", explica Cruz. "Debe entrar por los ojos", afirma, ya que el objetivo es "cambiar la tendencia" de consumo de los potenciales compradores. Por eso debe ser percibida como una marca "guay", para ser más atractiva frente a los competidores, pero también para convencer a nuevos consumidores de que de entrada no buscan productos naturales.

En este aspecto, la formación personal sí les ayudó: Boisset es influencer y esto les hizo más fácil, una vez que la empresa ya estaba en funcionamiento, poder posicionar rápidamente la marca en las redes. "Fuimos disruptores e hicimos que la marca se levantara muy rápido", señala Cruz. El diseño de los paquetes es llamativo y en las redes envían un mensaje de gente joven ofreciendo comida sana a otra gente joven, incluso con un podcast o con recetas, a menudo sin utilizar ninguno de sus productos.

De momento, B3TTER ha sacado al mercado tres tipos de barras de cereales, una granola y una crema de chocolate con ingredientes naturales. Pero cuando los crearon se encontraron con el arrecife que tampoco tenían conocimientos de nutrición. Sin embargo, fueron sacando productos con un equipo de cuatro personas (ahora son nueve). "Tardamos dos años en desarrollar el producto", dice Cruz.

El siguiente paso fue justamente encontrar una planta que estuviera ubicada en un lugar relativamente cercano, en parte por una cuestión práctica, pero también para reducir tanto los costes como el impacto ambiental. "En las fábricas a las que íbamos nos decían que era imposible, que la gente ya está acostumbrada" a los productos que fabrican las grandes marcas, explica Cruz. Finalmente "encontramos una fábrica y llevamos toda nuestra I+D", recuerda. Una vez perfeccionados los productos, salieron al mercado en noviembre de 2020.

Las primeras ventas fueron por internet, pero siendo una empresa pequeña tenían la logística muy limitada. Pero la situación cambió cuando lograron cerrar un contrato con los supermercados Ametller Origen, que provocó un "efecto cadena" que les trajo nuevos clientes, como Eroski, la cadena de gimnasios Metropolitan y hoteles, como el W y el Arts de Barcelona. La potencia de estas empresas hizo que el canal online perdiera peso. Actualmente, B3TTER vende aproximadamente un 20% de los productos por el canal online.

Cruz considera que la empresa fue un éxito casi desde su creación. La empresa fue rentable "desde el cuarto mes" y espera cerrar el 2023 con unas ventas en torno a los 600.000 euros. Pero pese a la buena marcha, no tienen planes para expandirse de forma agresiva: "Queremos un crecimiento controlado, la calidad no puede bajar", comenta el emprendedor, que ve necesario mantener el "sello de calidad" de los productos, algo que se complica si se crece de forma desmedida. Por eso también descartan dar ningún salto al extranjero: "Primero queremos consolidar España y después salir", explica.

"No tenemos inversiones exteriores", recuerda Cruz. La empresa se fundó con un capital de 50.000 euros, puestos a partes iguales por ambos fundadores, y ha ido financiando su crecimiento de forma orgánica y con "productos bancarios". "No queremos vender. Hemos tenido ofertas, pero hemos dicho que no", añade, ya que para ellos "ganar dinero es una consecuencia indirecta" del trabajo. Los consumidores de B3TTER "saben los valores que hay detrás", dice el emprendedor: "Ofrecemos proximidad, cómo comprarle a un amigo", apunta.

stats