24/06/2022

Los derechos de las mujeres retroceden 50 años en Estados Unidos

3 min
Trump firma el orden anti-aborto rodeado de hombres.

Barcelona"No olvidéis nunca que habrá suficiente con una crisis política, económica o religiosa para que los derechos de las mujeres se cuestionen. Estos derechos nunca son adquiridos. Tendréis que permanecer alerta durante toda vuestra vida." Esta cita clásica de Simone de Beauvoir (París 1908-1986) está hoy más vigente que nunca, justo el día que se demuestra que en la lucha por los derechos de las mujeres no solo hay pasos adelante, sino también dramáticos pasos atrás. El Tribunal Supremo de Estados Unidos ha confirmado este viernes, por 6 votos a 3, la sentencia que deroga el derecho al aborto vigente desde el histórico caso Roe vs. Wade de 1973, o sea hace casi medio siglo. El pronunciamiento se filtró a principios de mayo y ya provocó un terremoto político y protestas en todo el país. Desde hoy mismo, los estados tienen luz verde para prohibir lo que hasta ahora era un derecho para las ciudadanas norteamericanas y ya hay un par, Luisiana y Kentucky, que han avanzado que aplicarán la sentencia inmediatamente, pero seguro que seguirán muchos más.

La sentencia no es ninguna casualidad. Responde a la mayoría ultraconservadora que impulsó Donald Trump durante su mandato, cuando designó a magistrados integristas que hacen una lectura literal de los principios constitucionales. En realidad, la sentencia también es resultado de la creciente polarización política en Estados Unidos entre los estados costeros y las grandes ciudades, donde suelen ganar las posiciones liberales de los demócratas, y el interior rural, donde se imponen las visiones más retrógradas en todos los ámbitos de la vida. Aun así, la sentencia representa un golpe muy duro porque nadie podía sospechar hace tan solo unos años que un retroceso de este calibre fuera posible en Estados Unidos, sobre todo porque las encuestas indican que una amplia mayoría de la población está a favor del derecho al aborto. Así como otras cuestiones dividen más a la sociedad, como por ejemplo el derecho a llevar armas o la pena de muerte, el aborto parecía un derecho garantizado. Hasta este viernes.

La lectura de la sentencia todavía resulta más inquietante, puesto que el magistrado que la firma considera que los jueces que redactaron el caso Roe vs. Wade cometieron un gravísimo error y casi los acusa de todos los males del país. Se confirma que, como pasa también en España, los jueces están perdiendo el miedo a imponer a todo el mundo su visión de las cosas, incluso cuando esto incluye recortar derechos fundamentales.

A pesar de que en la mayoría de los estados las cosas quedarán como están ahora, las mujeres norteamericanas tendrán que volver a salir a la calle para reivindicar el derecho sobre el propio cuerpo. Muchas empresas ya han avanzado que pagarán los gastos de las trabajadoras que tengan que ir a otro estado a abortar. Y el Congreso tiene que aprobar el derecho como una ley federal. Pero en cualquier caso la lección es que, si esto puede pasar en una de las cunas de la democracia moderna, no se puede descartar que la ola acabe llegando a Europa. De hecho, el Tribunal Constitucional español hace 12 años que tiene pendiente de resolver un recurso sobre la ley del aborto de Zapatero y se sabe que una parte de los magistrados la quería tirar para atrás. Como decíamos al inicio, los derechos de las mujeres siempre están amenazados.