16/02/2021

Una novia, un piso y un trabajo para el rey emérito

2 min
Captura
Disponible en:

El lunes por la mañana, en medio de la vorágine informativa de los resultados de las elecciones catalanas, una noticia de última hora irrumpía en la actualidad televisiva. Era una foto del rey emérito que servía, teóricamente, para desmentir los rumores sobre el empeoramiento de su estado de salud.

Susanna Griso aseguraba que la imagen era “prácticamente una exclusiva” porque era el propio rey Juan Carlos quien la había enviado a Espejo público, a Antena 3 y a la Cope. Griso decía que era una foto de hacía unos días y los colaboradores consideraban que el rey parecía disfrutar de una buena salud.

En Al rojo vivo Antonio García Ferreras también enseñaba la foto y entrevistaba a un periodista amigo del rey que había hablado con él esa misma mañana. Raúl del Pozo, de El Mundo, aseguraba a Ferreras que el monarca “estaba de un maravilloso humor”: “Me ha dicho que os diga que está como un oso". Y lo remató con un comentario delirante: “El rey está buscando una novia, un trabajo y un piso, porque lo tiene jodido todo. Volverá pronto”. Y aseguraba que, ante las informaciones sobre su ingreso en la UCI, “el rey se descojonaba de risa.

En Telecinco también recibieron la foto. En Ya es mediodía de Sonsoles Ónega la periodista mostraba la imagen como una exclusiva: “Es una foto de incalculable valor, de una comida de este fin de semana con el príncipe heredero de Emiratos Árabes”. Primer entrevistaron al periodista Carlos Herrera, amigo del rey, que repitió la consigna de decir que “está como un oso” y después hicieron una videollamada con un redactor de OK Diario a quien Eduardo Inda ha enviado a vivir a Abu Dabi para investigar al monarca. Alejandro Entrambasaguas cedió la grabación de la conversación que habían mantenido por teléfono con el rey supuestamente esa misma mañana. Juan Carlos le repetía que estaba como un oso y que cada día hacía dos horas de gimnasia. Curioso que Juan Carlos se desviva ahora para tener una conversación con el diario que ha tenido la exclusiva de las entrevistas más escandalosas a Corina, y quiera darle una exclusiva.

Mientras estos programas echaban cuerda a la cometa, los informativos de las mismas cadenas comentaban la foto fugazmente sin comprometerse con la autenticidad ni fecha de la imagen. Pero lo más revelador de todo es el tipo de relato televisivo. La información del monarca ha llegado de los Emiratos Árabes a través de las estrategias más vulgares y chabacanas de la prensa del corazón: el propio rey emérito envía la foto a varios medios, todo el mundo lo vende como una exclusiva pero nadie la tiene, el entorno del protagonista actúa como propaganda repitiendo la misma consigna y, encima, la foto es papel mojado. Nada avala que la imagen sea reciente ni demuestra nada.

Esta chapuza comunicativa reitera la decadencia de la institución, la desfachatez del monarca y el vasallaje de los medios. Y una falta de transparencia que cada vez huele más a chamusquina.

stats