Política 22/02/2022

Casado contra las cuerdas: sus afines también lo abandonan

Almeida dimite como portavoz del partido, también deja el cargo Belén Hoyo y el grupo parlamentario se le gira en contra

6 min
Casado y Fernández Mañueco ayer cerrando campaña en Valladolid con Núñez Feijóo y Díaz Ayuso.

contra MadridEl núcleo de Pablo Casado se rompe. El líder popular intentó ganar tiempo este lunes ante la presión de la militancia y de los barones para que diera un paso al lado. Pero la decisión de convocar una junta directiva la semana que viene para abordar la posibilidad de convocar un congreso no ha sido suficiente para los críticos ni ahora ya tampoco para parte de sus afines. Este martes han dimitido dos de las personas de su más estrecho círculo de confianza: el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, y la presidenta del comité electoral y miembro del comité de dirección, Belén Hoyo. Pero es que además también se le ha girado en contra el grupo parlamentario y prácticamente todos los barones que faltaban por hablar. Aún así, Casado descarta presentar su dimisión esta tarde, según informan fuentes de su entorno, a pesar de que hay cada vez más voces que dan por hecho que el líder popular dimitirá en las próximas horas.

En el caso del alcalde de Madrid, sin embargo, no ha querido generar malestar con el líder popular y ha asegurado que la decisión de dimitir había sido consensuada con Casado. De hecho, ha explicado que ya hace meses que lo había puesto sobre la mesa del presidente popular. "Hemos decidido de mutuo acuerdo que cese de mis funciones", ha apuntado Almeida en una comparecencia ante los medios de comunicación. La decisión se ha acabado precipitando a raíz de la batalla pública entre Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso. Al alcalde lo salpica el supuesto intento de espionaje a la presidenta madrileña porque su mano derecha, el ya excoordinador de alcaldía, Ángel Carromero, es quien habría liderado la operación por encargo de Génova y se habría intentado hacer desde la Empresa Municipal de Vivienda (EMV). Con todo, Almeida se ha desvinculado por completo de todo este entramado y ha asegurado que está dispuesto a llegar "hasta el final" del caso y apoyará, si hace falta, a una comisión de investigación.

A la dimisión de Almeida, según ha informado la agencia Efe, también se ha sumado la de la presidenta del comité electoral, Belén Hoyo. La también diputada popular forma parte de la dirección estatal y este lunes fue una de las voces que pidió al presidente popular que cese su número dos, Teodoro García Egea. Casado, sin embargo, se resiste a dejar caer su mano derecha. Hasta ahora Hoyo había mostrado su apoyo incondicional a Casado. De hecho, fue de las dirigentes que se sumó a la campaña en las redes de apoyo a Casado orquestada por Génova cuando estalló la batalla con Ayuso. El diputado y vicesecretario Jaime de Olano, que este lunes también fue a la reunión del comité de dirección, se ha sumado a la petición de un congreso extraordinario inmediato.

También le ha girado la espalda el grupo parlamentario. En un comunicado, la dirección del grupo en el Congreso ha pedido precisamente la cabeza de Teodoro García Egea y también la convocatoria de un congreso extraordinario para "elegir a las personas que tendrían que dirigir" el PP. Firman el texto los diputados Guillermo Mariscal, Pablo Hispán y Adolfo Suárez Illana, entre otros. Destacan las ausencias de la portavoz del grupo, Cuca Gamarra, y también de la vicepresidenta primera de la mesa, Ana Pastor. Las dos, sin embargo, habrían defendido la destitución de Egea en el comité de dirección de este lunes. Varios diputados gallegos, como Ana Vázquez, también se han sumado al manifiesto para pedir la dimisión de Pablo Casado. Vázquez, además, ha presentado su dimisión como responsable de acción exterior del PP. A medida que se ha ido agrandando la crisis y Casado se ha atrincherado en el cargo, el apoyo entre los diputados del Congreso se ha ido convirtiendo en silencio. Hasta hoy, que ya se ha convertido en oposición.

Este miércoles, Pablo Casado tiene que participar en la sesión de control al gobierno en el Congreso, donde, como cada miércoles, tendría que preguntar al presidente español, Pedro Sánchez. También lo tenía que hacer el secretario general, Teodoro García Egea, que tenía que preguntar a la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, también como cada miércoles. Egea, sin embargo, no preguntará y lo sustituirá el diputado Diego Movellán, según apuntan fuentes populares.

Casado reúne a los barones

Este lunes, Pablo Casado hizo caso omiso en la presión de los barones para que diera un paso al lado y los desafió a medir fuerzas internas en una junta directiva la semana que viene . En un principio, Génova fijó el lunes 28 de febrero como la fecha para celebrar esta reunión del máximo órgano del partido entre congresos, pero el presidente de Andalucía, Juanma Moreno, levantó el dedo para quejarse, porque justamente el 28 de febrero es el Día de Andalucía y no podría asistir al encuentro. A estas alturas, según confirman fuentes de la dirección popular, todavía no se ha fijado el día para celebrar esta junta, donde los casadistas se verían frente a frente con los críticos. Ahora bien, habrá que ver si Casado llega a esta cita, porque antes ha convocado una reunión del comité autonómico con todos los dirigentes territoriales del partido. Y la mayoría ya lo han dejado solo.

López Miras ya da la espalda a Casado

Casado reunirá en una misma mesa a los barones críticos con su gestión de la batalla con Isabel Díaz Ayuso, como el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo; el presidente de Andalucía, Juanma Moreno, y el aspirante a la presidencia de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco. Feijóo es, precisamente, uno de los dirigentes territoriales que ha liderado la presión para que Pablo Casado mueva ficha y ponga el cargo a disposición de la militancia. Todos han pedido ya un congreso extraordinario. En las últimas horas, dirigentes afines a Casado como el presidente del partido en Catalunya, Alejandro Fernández, o también el de Valencia, Carlos Mazón, que llegaron al cargo gracias a la confianza de Casado, también se han puesto junto a los críticos. El único barón que hasta ahora todavía cerraba filas con la dirección, el presidente de Murcia, Fernando López Miras, ha dado la espalda a Casado y ha pedido la convocatoria de un congreso extraordinario. "La situación es insostenible y no se puede seguir así. Hay que tomar decisiones de forma urgente", ha afirmado desde Murcia.

Ayuso critica no poder estar en la reunión

En la reunión de este miércoles no está convocada Isabel Díaz Ayuso, porque no es presidenta del PP de Madrid, a pesar de que aspira a serlo. Precisamente, desde hace meses que Ayuso presiona la dirección estatal para que avance el congreso del partido en la Comunidad de Madrid para que pueda coger las riendas de la formación. Génova, sin embargo, se ha negado a hacerlo y mantiene que el cónclave se celebrará antes del verano. Según Europa Press, el entorno a Ayuso se ha mostrado "sorprendido" por el hecho de haberla dejado fuera de la reunión. Y en este sentido, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha reprochado a la dirección que no se se le haya invitado. "Cualquier presidente autonómico, sea presidente de gobierno o no, es una persona relevante en el partido", ha afirmado desde Galicia.

Feijóo no cierra la puerta ya a presentarse si se lo piden

La figura del presidente gallego es ahora objeto de todos los focos después de que Ayuso se descartara para presentarse a la presidencia del partido -este martes la diputada Cayetana Álvarez de Toledo, sin embargo, le ha pedido que se lo repiense y opte a liderar el PP-. Hoy por hoy, Feijóo no se moja sobre si presentará su candidatura si finalmente se convoca un congreso. "Todos tenemos que estar a la altura y tomar decisiones; todos, yo entre ellos", ha afirmado. Feijóo, sin embargo, no dará el paso hasta que los cuadros del partido se lo pidan explícitamente.

Investigación de la Fiscalía Anticorrupción

La presidenta madrileña no afloja en la guerra con Casado y, después de que este lunes volviera a cargar con dureza contra la dirección popular, este martes ha vuelto. En un tuit, ha insistido que el PP le ha "robado la presunción de inocencia" después de que el partido pusiera en entredicho la legalidad de la comisión de 55.580 euros más IVA que cobró su hermano para comprar mascarillas en la China durante la primera oleada de la pandemia.

La oposición llevó el contrato de la empresa Priviet Sportive a la Fiscalía para que investigara si había indicios de delito. Este martes la Fiscalía Anticorrupción ha abierto una investigación para estudiar esta adjudicación.

stats