Política 22/03/2021

Aragonès pacta con la CUP someterse a una cuestión de confianza a medio mandato

En un artículo en el ARA, afirma que el compromiso tiene que servir para la investidura y los presupuestos

ARA
3 min
El vicepresidente Pere Aragonès ayer al acto de los 90 años de ERC.

BarcelonaEl preacuerdo entre Esquerra y la CUP incluye una cuestión de confianza a Pere Aragonès en mitad de la legislatura a cambio de la investidura y la aprobación de los presupuestos de la Generalitat. Lo explica el presidenciable de Esquerra en un artículo en el ARA , en el que celebra haber llegado a un pacto con los cupaires, a pesar de que remarca que todavía se tiene que ratificar en los órganos internos, y les agradece su "esfuerzo". "Estoy convencido, y así lo hemos convenido con la CUP, de que es bueno y sano que cuando sea presidente de la Generalitat me someta a una cuestión de confianza a mitad de legislatura para evaluarnos, para renovar el acuerdo y para reforzar la estabilidad del Govern", asegura Aragonès en el artículo.

El actual vicepresidente del Govern explica que adoptar este compromiso "asegura la investidura y la aprobación de los presupuestos", dotando de una "estabilidad totalmente necesaria" a la legislatura. A su parecer, es la primera "piedra de la nueva Generalidad republicana" para crear un Govern "de luchas compartidas" y para "avanzar en los grandes consensos" de la sociedad catalana. Ahora bien, Esquerra no tiene ningún acuerdo cerrado ahora mismo con Junts per Catalunya, que con 32 escaños es necesario para llegar a la mayoría absoluta, de forma que todavía queda camino de negociación con el partido de Carles Puigdemont.

En este sentido, Aragonès admite que ahora tienen "la obligación" hasta el viernes de "intensificar" las negociaciones con la CUP y Junts per Catalunya para "solidificar" un pacto. "Ante las dificultades que vive el país, estoy convencido de que podremos hilvanar un acuerdo de gobierno que nos permita afrontar con toda la fuerza y sin más demora las urgencias sociales, la reconstrucción económica y la resolución del conflicto con el Estado", relata Aragonès, que concluye que "el momento exige a todos y a todas voluntad de acuerdo".

El preacuerdo entre Esquerra y la CUP llega sin el consenso con Junts per Catalunya, que asegura que se enteró ayer de la alianza "unos minutos antes" de que las dos formaciones hicieran sus respectivos comunicados. Este lunes, la portavoz de Junts, Elsa Artadi, ha afirmado que esto no les pone "más presión" a ellos y que no pueden pronunciarse sobre un acuerdo del cual no conocen el contenido. Esta tarde estaban previstos contactos tanto con republicanos como con cupaires y mañana martes el secretario general de JxCat, Jordi Sànchez, hará una conferencia a las siete de la tarde para exponer el estado de las negociaciones. La semana pasada las conversaciones entre los dos socios de Govern encallaron por el órgano de coordinación que tiene que liderar el Procés, porque Junts quiere que sea el Consell per la República y Esquerra un nuevo ente.

La formación del nuevo Govern

En el artículo, Aragonès se compromete a crear un Govern que refuerce de manera "inequívoca" la vocación "de servicio público" y actuando con "la máxima transparencia", "rehuyendo de la mera gestión tecnocrática y el vacío populista". "Impulsar un Govern de transformación que devuelva la exigencia a la política, que toque con los pies en el suelo asumiendo compromisos ambiciosos y de mirada larga que necesitan ser evaluados periódicamente", afirma el actual vicepresidente del Govern.

Para Aragonés, siguiendo la línea del preacuerdo con los cupaires, hay que hacer frente "a la emergencia habitacional", "reforzar la atención primaria del sistema de salud", "repensar el modelo de gestión de orden público" y crear las "condiciones" para afrontar el "próximo embate democrático con el Estado". "Son cuestiones que compartimos y que hemos sabido priorizar desde la confianza mutua para dotar al Govern de la Generalitat de la estabilidad que las dificultades del momento exigen".

Finalmente, el presidenciable de Esquerra pide "no perder más tiempo" ni "alargar una interinidad" que "debilita" la capacidad de acción de la Generalitat. De hecho, a pesar de que no tiene garantizados hoy por hoy los votos de Junts, espera salir elegido ya en el debate de investidura de viernes: "La situación que vive el país nos exige ponernos en marcha este mismo viernes aprovechando la oportunidad que tenemos de construir un gobierno con la energía renovada".

stats