Política 15/02/2021

Empieza la cuenta atrás para intentar investir a un nuevo 'president' antes del 26 de marzo (o para repetir elecciones el 21 de julio)

El Parlament se constituirá antes del 12 de marzo para elegir la mesa de la decimotercera legislatura

2 min
Tuesta  durando su discurso para el pleno de investidura

BarcelonaSalvador Illa dice que se presentará a la investidura como ganador (en votos) de las elecciones, pero quien tiene más opciones de conseguir la mayoría en la cámara es Pere Aragonès. Los dos tendrán que intentar convencer al próximo president o presidenta del Parlament, que se elegirá como máximo el 12 de marzo. Después de las elecciones se ha abierto un periodo de 20 días hábiles para convocar la sesión constitutiva de la decimotercera legislatura. Será Aragonès quien la convocará, como máximo representante del actual Govern en funciones. Si se agota el plazo, pues, el día 12, Ernest Maragall, con 78 años, volvería a presidir la mesa de edad –ha revalidado su escaño por Barcelona– y pilotaría el proceso de elección del nuevo presidente de la cámara. Esta es, de hecho, la primera negociación que tendrán que abordar los partidos. Hasta ahora, el acuerdo entre JxCat y ERC fijaba que presidía el Parlament un diputado del partido que no presidía la Generalitat, pero todavía está todo muy verde. Si se ponen de acuerdo estas dos formaciones y, ante la inexistencia de una mayoría alternativa, se repartirían seguro la presidencia y la vicepresidencia primera.

Una vez elegida la mesa del Parlament (presidente, dos vicepresidentes y cuatro vocales), se abrirá otro periodo de diez días hábiles para celebrar la primera sesión del debate de investidura. Es decir, si la cámara se constituye el 12 de marzo, la fecha tope sería el viernes 26 de ese mismo mes. Ahora bien, en uno de los últimos informes de los letrados del Parlament ya se dejaba un margen extra en manos del presidente de la cámara para poder, por ejemplo, hacer coincidir en domingo una hipotética repetición de las elecciones. Si se valorara que esta posibilidad es factible, en lugar del 26 el debate de investidura se tendría que convocar para el lunes 29 de marzo.

En caso de que el candidato superara la investidura en la primera votación (27 o 30 de marzo) o en la segunda, cuarenta y ocho horas después, sería nombrado president de la Generalitat por el rey Felipe VI y tomaría posesión del cargo en un máximo de cinco días. Por lo tanto, en abril habría nuevo presidente. Pero en Catalunya estamos acostumbrados a que las cosas no sean tan fáciles. Si el candidato pierde la primera votación del debate de investidura, empezaría la cuenta atrás de dos meses hasta la disolución automática de la cámara si antes no hay un acuerdo para investir a algún candidato. Una situación de bloqueo a la que algunos partidos ya han apuntado durante la campaña electoral. El 27 o 30 de mayo acabaría el plazo y el Parlament se disolvería automáticamente y apuntaría a unas elecciones que llegarían el 21 o, si se prefieren en domingo, el 24 de julio.

stats