Cabeza de lista de la CUP-GUANYEM
Política 02/02/2021

Dolors Sabater: “Tenemos que conseguir que el Estado acepte un referéndum y, si no, desbordarlo”

4 min
Dolors Sabater
Disponible en:

BarcelonaDespués de una precampaña convulsa por el debate interno sobre la posible entrada de la CUP al Govern, su cabeza de lista, Dolors Sabater, reitera que mucho tienen que cambiar las cosas para que asuman responsabilidades de gobierno. 

El domingo no la vimos en el debate de TVE con el resto de candidatos. ¿Esto es consecuencia del debate interno en la CUP?

— Es consecuencia de una manera de hacer de la CUP que se ve en los debates, en los carteles y en toda la campaña que da visibilidad a todos los candidatos. 

¿Se lo pone más difícil como candidata?

— No, al contrario.

Vox está en los debates y la CUP participa en ellos. ¿No les importa debatir?

— No hemos debatido ni les contestamos. Carles Riera solo denunció que promovían un delito de odio al criminalizar la inmigración con datos falsos sobre la delincuencia. 

¿La CUP tiene que entrar en el Govern?

— Ojalá pudiera entrar, porque querría decir que generamos confianza y que hemos acordado con las otras fuerzas abrir una nueva etapa para no repetir los errores de la anterior: que no andamos en un marco autonomista y que cambiamos las condiciones sociales. 

¿El consejo político ha hecho cambiar la orientación en la campaña posponiendo el debate después de los comicios?

— Ya estaba establecido desde el principio, pero había que explicarlo más y decir cuáles son nuestras condiciones. Nos presentamos preparadas para asumir todas las responsabilidades, pero el país está estancado por los rifirrafes entre JxCat y ERC y si es para hacer lo mismo no estaremos. 

¿Qué condiciones ponen?

— Queremos una farmacéutica pública y fortalecer todos los servicios públicos, porque hemos podido comprobar cómo ha sido de nefasto que las residencias no fueran públicas. Hay que dar pasos adelante con infraestructuras públicas que ayuden a mejorar la vida de la gente y nos den más soberanía, como la banca pública o el control público de la energía. 

¿Esto los acercaría a ERC y a los comunes?

— A quien esté de acuerdo con ello. Hasta ahora ERC ha preferido poner dinero en Barcelona World o contratar a Ferrovial, pero los comunes también se abstuvieron en la ley de amnistía en el Parlament. Tienen que estar dispuestos a cambiar lo que han hecho hasta ahora y a comprometerse para hacer efectiva la independencia o promover una renta básica universal que JxCat y ERC rechazaron, como también la farmacéutica pública. 

¿Que la Generalitat se retire de la acusación particular en las causas contra independentistas es una línea roja?

— Totalmente. En tres años no solo no hemos avanzado en la autodeterminación, sino que la Generalitat ha pasado a ser parte activa de la represión. Esto no se puede entender cuando instamos al Estado a dejar de perseguir el independentismo. Aquí tenemos a cien personas que están perseguidas por diferentes protestas y la Generalitat los incrimina y condecora a 400 agentes.

¿Están dispuestos a votar de nuevo la DUI como reclama JxCat?

— Si no hay un explicación detrás será una resolución simbólica que ratificará solo una voluntad, y esto es jugar a engañar. Tenemos que hacer los deberes antes y hacer un nuevo referéndum que sea vinculante para que se pueda implementar. Ni el independentismo mágico ni la mesa de diálogo sirven. 

¿Qué diferencia tendría este nuevo referéndum con el del 1-O?

— El primer objetivo es que el Estado lo acepte, u obligarlo a aceptarlo. 

¿Y cómo se lo obliga?

— El derecho a la autodeterminación existe per se y no porque superemos el 50% de los votos, porque ya hemos tenido gobiernos con este apoyo y no hemos logrado sacarlo adelante. Hay que reactivar el independentismo con una estrategia compartida y conseguir que el Estado lo acepte y, si no, lo tendremos que desbordar y trabajar la pata internacional. Y después hacer efectivo el resultado. 

¿Qué se tendría que hacer previamente?

— Avanzar en todos los ámbitos que nos hagan soberanos. En todas las luchas desiguales hay que tener una organización y una estrategia muy bien trabadas, como hizo el movimiento contra el servicio militar, que llevó a cabo una movilización sostenida e inteligente. Hay que revertir la sensación de que nos hemos rendido porque no hemos avanzado ni un palmo.

¿Con una movilización sostenida?

— Tiene que ser pacífica. Hay que prever la violencia del Estado, que siempre responderá igual. Pero, sabiendo que su respuesta será esta, tenemos que conseguir que sea diferente y, si no es posible, obtener el apoyo de Europa.

¿El PSC apoyó la moción que la descabalgó de la alcaldía de Badalona por su apoyo al 27-O?

— Illa promovió el acuerdo con el PP en la moción de censura porque el PSC de Badalona estaba a punto de desaparecer y necesitaban un golpe de efecto. Illa prefirió romper un gobierno de izquierdas, y el año pasado también impidió un acuerdo de izquierdas e hizo que volviera Albiol. Y ahora ha antepuesto los intereses de su partido al bien común en el estado que peor ha gestionado la pandemia en Europa. 

El PDECat los acusa de defender la ocupación de primeras residencias. 

— Está cayendo en el marco mental de la derecha y la extrema derecha más populista, porque defendemos que se deje de proteger a bancos y fondos buitre que tienen tantos pisos para especular.

stats