Política 22/07/2021

Las fianzas en el Tribunal de Cuentas, un nuevo obstáculo para que el ICF obtenga la ficha bancaria

La Generalitat ha aspirado históricamente a conseguir que el Institut opere como un banco, pero el Banco de España lo rechaza

3 min
ICF, la entidad financiera al servicio de las pymes y los emprendedores de Cataluña  La entidad financia e invierte en empresas competitivas de todo el territorio, complementando el sector financiero privado Des de enero de 2018, el ICF ha contribuido  al crecimiento de más de 300 empresas  por un importe de 230 millones de euros

BarcelonaEl Institut Català de Finances (ICF) no es un organismo conocido por el gran público, pero en los últimos años ha ganado peso en el terreno político y mediático. El motivo es que los partidos soberanistas se han marcado el objetivo de conseguir que obtenga la ficha bancaria, es decir, que pueda operar como un banco. Esto le permitiría, sobre todo, acceder al crédito en mejores condiciones y recibir depósitos, básicamente de instituciones públicas y empresas. En el acuerdo de investidura entre ERC y la CUP se habla de convertir la ICF en la "banca pública de Catalunya". El problema es que se necesita el permiso del Banco de España, que históricamente siempre se lo ha negado. ¿La operación de las fianzas del Tribunal de Cuentas puede ser un nuevo freno?

En conversación con el ARA, el ex secretario general del departamento de Economía (2013-2016) Albert Carreras lo tiene claro: la Generalitat "ya se puede olvidar durante unos cuantos años más" de obtener la ficha bancaria para el ICF. Su argumento es que el Estado verá como un "pecado grave" la operación del Tribunal de Cuentas –él es, precisamente, uno de los ex altos cargos afectados en la causa–. Carreras, de hecho, ya participó en varios intentos de conseguir la conversión en banco del ICF que no fructificaron nunca. "Las ganas que tenía el Banco de España de concederla eran cero aunque nuestra propuesta técnica hubiera seducido a todos los altos funcionarios del Estado que se lo tenían que mirar", asegura.

Opiniones, sin embargo, hay para todos los gustos. Un conocedor del mundo del ICF tiene otro argumento para explicar por qué no ha habido ficha bancaria y, probablemente, tampoco la habrá a medio plazo. Recuerda que todo el sistema bancario europeo ha tendido a reducir el número de entidades y no se entendería que el Banco de España facilitara de nuevas. "La tendencia ha sido hacia la restricción", recuerda. Eso sí, considera que la operación con el Tribunal de Cuentas no tendría que afectar jurídicamente al ICF, puesto que, como en otras operaciones con menos carga política, actúa bajo "el paraguas y la responsabilidad del Govern".

El Banco de España

El economista Guillem López Casasnovas es un gran conocedor del Banco de España, donde fue consejero. Recuerda que se interesó "varias veces" por el asunto de la ficha bancaria del ICF y que los "deberes" que aportaba la Generalitat le parecían "correctos". Desde que dejó el banco, sin embargo, no ha sabido nada más. Él considera que la operación de las fianzas puede afectar a las renovadas ambiciones del Govern para la ficha bancaria. "No hay duda que el ruido por el uso que se pueda hacer del ICF en el clima político actual no ayuda a pensar solo desde criterios técnicos", expone. Hoy en día, concluye, "todo tiene trasfondo político y las soluciones objetivadas son muy difíciles". Lo mismo opina otra fuente que conoce a fondo el funcionamiento del ICF y que apunta que, a pesar de que a la hora de otorgar o no la ficha bancaria tanto el Banco de España como el BCE solo tendrían que analizar criterios técnicos, el ajetreo alrededor del fondo para los encausados por el Tribunal de Cuentas sí que le puede pasar factura ante el banco europeo en términos "reputacionales".

Otras voces próximas al ICF explican que en el trasfondo de las dudas que le han surgido al ente sobre si debía participar en la operación de las fianzas está el debate sobre si verdaderamente tiene que actuar como un banco y, por lo tanto, basarse en criterios técnicos, o si por el contrario puede mantener un sesgo político que le permita llevar a cabo operaciones como esta. En el ICF hay voces que sostienen que tiene que actuar como lo haría cualquier otra entidad financiera y que firmar este aval es dar un paso atrás. La Generalitat no ha estado nunca cerca de conseguir la ficha bancaria para el ICF. Y todo indica que el movimiento de las fianzas no le ayudará a estarlo.

stats