Política  /  Govern 11/03/2022

Aragonès asistirá finalmente a la Conferencia de Presidentes para abordar los efectos de la guerra en Ucrania

Sánchez apuesta por crear una "reserva de bienes estratégicos" y pedirá a las comunidades redoblar esfuerzos

4 min
El presidente Pere Aragonès, este jueves con la consejera Violant Cervera y el cónsul de Ucrania, Artem Vorobiov

BarcelonaEl president Pere Aragonès asistirá finalmente a la Conferencia de Presidentes autonómicos que se celebrará este domingo en la isla de La Palma. Así lo ha anunciado este jueves en rueda de prensa, argumentando la necesidad de "trabjajar en todos los espacios" ante la situación de "excepcionalidad" derivada de la guerra en Ucrania. En este sentido, ha reclamado que el encuentro sea un espacio de "trabajo, coordinación y acuerdos" en relación con la acogida de refugiados ucranianos y el impacto económico derivado de la invasión rusa. "Esperamos que haya capacidad de decisión y que no sea un espacio meramente informativo", ha añadido.

El Gobierno español llegará, sin embargo, con una propuesta de acuerdo. El borrador avanzado por El Mundo y al que ha tenido acceso el ARA plantea que todas las administraciones redoblen esfuerzos en materia de cooperación, acogida, ciberseguridad, energía y para paliar el impacto socioeconómico que ya produce la inflación. No entra en muchos detalles, pero hay un punto en el que se plantea la creación de una reserva de "bienes considerados estratégicos" para garantizar el suministro de servicios esenciales. El objetivo es aumentar "la autonomía estratégica" y se insta a las comunidades autónomas a reforzar inversiones en semiconductores, almacenamiento, minerales esenciales, baterías, 5G, inteligencia artificial, centros de datos y principios activos de medicamentos esenciales.

El ejecutivo se hace suya la recomendación del alto representante de la Unión Europea, Josep Borrell, de reducir el uso de la calefacción aunque posteriormente matizara que no iba dirigida a los españoles. La Moncloa insta a las administraciones públicas a "concienciar el conjunto de la ciudadanía y los sectores productivos sobre la importancia del ahorro energético a través de medidas como el incentivo de un uso más racional de los vehículos privados o una moderación del uso de la energía dedicada a la climatización".

La excepcionalidad de la situación

Será la primera vez en diez años que un jefe del Gobierno asiste de manera presencial en este foro autonómico, si bien tanto el expresidente Quim Torra como el propio Aragonès habían participado de manera telemática en reuniones relacionadas con la pandemia. Como pasó con la crisis sanitaria, la invasión rusa en Ucrania también ha generado una "situación excepcional", ha destacado Aragonès, que ha justificado así el hecho de haberse replanteado su ausencia en la cumbre. La Conferencia de Presidentes estaba convocada inicialmente para el viernes 25 de febrero, pero quedó aplazada por el estallido de la guerra.

Hasta ahora Aragonès había declinado asistir porque consideraba que solo serviría para hacer una "foto" y una "valoración" sobre la pandemia y los fondos europeos sin "ningún punto de acuerdo". "No es muy útil", llegó a decir. En los últimos días, sin embargo, ya había abierto la puerta a cambiar de opinión si el encuentro era para "coordinar" la respuesta entre administraciones a las consecuencias de la guerra. "Cuando esto impacta en el recibo de la luz de todas las familias, cuando las empresas paran su producción y cuando ya estamos desde hace días comprometidos con la acogida de personas refugiadas, ante esta situación estamos en todas partes", ha concluido este jueves.

Aragonès ha enviado esta mañana una carta al presidente español, Pedro Sánchez, para confirmarle su asistencia después de varios contactos los últimos días entre la Generalitat y la Moncloa. Y ha hecho pública su decisión después de visitar el Albergue Barcelona Xanascat, donde ya hay refugiados ucranianos, junto con la consejera de Derechos Sociales, Violant Cervera, y el cónsul de Ucrania, Artem Vorobiov. Como compilación en la misiva, el president ha explicado que este domingo en La Palma pedirá que se cree "un fondo específico" para dar respuesta a las necesidades de la acogida y ayudar a paliar los problemas económicos derivados de la guerra. "Es el momento de medidas valientes", ha dicho. En cuanto al flanco económico, también ha avanzado que reclamará "medidas concretas" para mitigar el impacto del aumento del precio de la energía sobre las empresas y las familias catalanas.

El Govern continúa priorizando el diálogo bilateral

Tanto el PSOE como el PSC habían reclamado con insistencia la presencia de Aragonès en la Conferencia. "Basta de excusas, señor Aragonès [...]. ¿Me está diciendo que todo el resto de los presidentes autonómicos no van a La Palma a trabajar? ¿Que solo van a hacer fotos? ¿Que van a hacer turismo? [...] Haga el favor, por favor, de ir a La Palma", le dijo este miércoles en el Parlament el líder de los socialistas catalanes y jefe de la oposición, Salvador Illa. El president le respondió que no iría si era una Conferencia "vacía", pero este jueves ha puesto en valor el hecho de que el Gobierno español haya incluido en la orden del día un punto específico, y que será central, sobre los efectos del conflicto en Ucrania. Fuentes de Presidencia, además, explican que la Moncloa ha mostrado su predisposición a hacer que el encuentro sirva para acordar y tomar decisiones.

En un mensaje en Twitter, Illa ha celebrado que Aragonès "rectifique" y asista a un encuentro en el que se tratarán "cuestiones que interesan a los catalanes. "Habría sido un error dejar la silla vacía. Tenemos que estar junto a Ucrania y trabajar juntos para afrontar esta crisis", ha añadido. El jefe del ejecutivo, en todo caso, ha querido aclarar que "la posición del Govern es conocida" en cuanto al diálogo con el ejecutivo estatal, con el que prioriza una relación bilateral. En la carta enviada a Sánchez, el president remarca que su participación es excepcional y que "en ningún caso se tiene que entender como un paso en la normalización de las relaciones entre el Estado y Catalunya", porque "continúa la represión y estamos lejos de resolver el conflicto político". Según explican desde Presidencia, de hecho, Aragonés asistirá a la jornada de trabajo de domingo, pero no a los actos previos del sábado por la noche, previsiblemente, a la recepción con el rey Felipe VI.

stats