Entrevista
Política 10/09/2022

Artur Mas: “La independencia está en un entreacto que no sabemos cuánto durará”

President de la Generalitat 2010-2016

7 min
Artur Mas fotografiado cerca de la sede del ARA  el día que fue entrevistado

BarcelonaCon Artur Mas hemos quedado a las cinco. Diez minutos antes, ya tiene el coche oficial parado en la esquina de lo que pronto será una superilla. Él, sin embargo, se espera a que sea la hora en punto para entrar en el ARA. El jefe de prensa me avisa de que Artur se ha preparado la entrevista. Intuyo que tiene alguna idea que le interesa colar. Si puede, que lo intente. Ordenado como es, nunca ha sido uno entrevistado de “pregúntame lo qué quieras que yo responderé lo que me dé la gana”. Intenta ceñirse a la conversación. Eso sí, fuera de la política se despeina más a la hora de contestar.

¿Qué le parece que el president Aragonès no vaya a la manifestación? 

— Me parece bien la decisión y no me parece tan buena la explicación de “no puedo ir a un lugar que está convocado de una manera que lo que hace es dividir”. Cuando yo no iba, no era por si allí yo me sentía cómodo, o si la convocatoria decía esto o aquello. Yo no iba porque me obligaba a preservar mi rol institucional de presidente de todos los catalanes, al margen de si eran independentistas o no. 

¿Entiende que la ANC organice la manifestación contra los partidos? 

— No, tampoco lo entiendo. Una entidad como la ANC, que nació para conseguir la independencia, tiene que saber una cosa elemental. No se podrá conseguir la independencia solo con los partidos políticos, pero tampoco se conseguirá sin los partidos o en contra de ellos. Puede ser que la ANC legítimamente diga "Los partidos lo están haciendo mal", no lo discuto, igual que hay gente que podría decir que la ANC no lo hace lo demasiado bien.

¿La ANC ha tenido demasiada influencia, demasiado poder durando el Procés?

— Es lógico que el ANC haga toda esta presión e incomode a los poderes, que critique lo que tenga que criticar, pero no veo lógico que se instale en un discurso que es reduccionista e incluso un poco infantil desde un punto de vista político. ¿Pasamos de los partidos? No, porque al Parlament van los partidos políticos y esto seguirá siendo así como en todas partes del mundo. Pensar que algún día la ANC hará la independencia de Catalunya en contra o al margen o por encima de los partidos políticos es muy ingenuo. 

Hace 10 años, usted era president. La manifestación de la Diada del 2012 reunió un millón y medio de personas. En el ARA hicimos la portada del Passeig de Gràcia y la Gran Via y titulamos “Independencia, primer acto”. Este lunes, ¿qué titular cree que tendremos que poner? 

— Entreacto.  

¿Estamos en una pausa? 

— Es evidente que estamos en una pausa pero no sabemos si será más o menos larga. A corto plazo no hay ninguna expectativa de que se pueda retomar la función, digámoslo así entre comillas, con garantías de que esto funcione rápidamente. 

Por lo tanto, ¿estamos más lejos de Ítaca que hace 10 años? 

— No. Estamos más cerca que hace 10 años porque han pasado cosas sin las cuales estaríamos en los inicios. No estamos cerca del objetivo, pero tenemos un Parlament que tiene mayoría independentista. En 2012 era absolutamente impensable. Hoy el proyecto independentista catalán se ha convertido en un tema conocido en el mundo. Ahora bien, esto no quiere decir que estos 10 años se hayan aprovechado con la intensidad y la inteligencia que habría hecho falta para estar más cerca de lo que estamos. 

Con una mayoría absoluta en el Parlament y un gobierno de coalición independentista ¿se está desaprovechando una oportunidad de oro? 

— Si estamos en un entreacto que no sabemos cuánto durará es porque las tres cosas fundamentales que tiene que tener un proyecto político, y en este caso el proyecto soberanista, fallan las tres. No hay un objetivo claro y compartido, no hay un camino para llegar y no hay liderazgo claro para hacer el camino. Sin objetivo, ni camino, ni liderazgo, no podemos reclamar que se nos tome seriamente.

¿Seria un error que el gobierno de coalición ERC-Junts se rompiera?

— Yo preferiría que no se rompiera. Por una razón. Si se rompe un gobierno de partidos que se dicen independentistas, ¿cómo podemos ir a pedir a la gente que se crea el objetivo de la independencia si no somos capaces ni de mantener un gobierno para intentar gestionar la situación política del país? ¿Y a partir de aquí haremos grandes discursos y gesticulaciones diciendo que esto está a la vuelta de la esquina? Esto no es creíble ni es serio.

A la mesa de diálogo, los unos van y los otros no. ¿Hay que ir, se tiene que aprovechar? 

— Parto de la base de que la bandera del diálogo no nos la podemos dejar quitar nunca. Dicho esto, si la mesa de diálogo no da ningún fruto, no tiene ningún calendario concreto y es una especie de dejar pasar el tiempo para que alguien, Esquerra en este caso, salve al PSOE de los problemas más importantes, la mesa de diálogo acaba siendo la zanahoria para poder decir que tenemos la casa en orden. Sin salir de la mesa de diálogo, nos tiene que llevar a algún lugar. La propuesta del presidente Aragonès y de los partidos independentistas ya la conocemos. Es referéndum con condiciones pactadas y amnistía. De la otra parte no hay propuesta y es ir pasando el tiempo.  

El lema de la manifestación del 2012 era “Catalunya, nuevo estado de Europa”. Ni nuevo, ni estado. Le hago tres afirmaciones a ver si está de acuerdo: "El independentismo ninguneó la fuerza del Estado", "La política catalana no ha estado a la altura de la gente" y "Europa les dejó tirados". 

— De acuerdo con las tres. No lo diría de ese modo, pero en el fondo es así. Primero, cuando proclamaba cada día que había una democracia plena y un estado de derecho con garantías, no era previsible que el Estado actuara de manera parecida a como lo habría hecho cuatro décadas atrás. Ahora sabemos que sí. Hemos puesto al Estado contra las cuerdas y hemos visto cuál ha sido su reacción. En el segundo punto, es evidente que tal como están las cosas, y especialmente en estos últimos cinco años, la política catalana no ha estado a la altura. 

A nivel personal, ¿ha valido la pena? 

— Mire, yo no lo pasé bien durante mi trayectoria política. Primero empecé en la oposición del Ayuntamiento de Barcelona con Maragall de alcalde. Después estuve ocho años en los gobiernos Pujol, con diferentes responsabilidades. Allí me lo pasé bien. Pude hacer obra de gobierno y aprendí mucho. Después me tocaron siete años más en la oposición, con los dos tripartitos. Allí no me lo pasé nada bien, pero me lo tragué e hice toda la travesía del desierto.  

Pero en 2010 llega a Sant Jaume.  

— Llego al Govern, a la tercera va la vencida, y pienso "Ahora podré hacer de president"... Y me tocan los años aquellos del paro al 25%, una crisis de caballo, recortes por todas partes, el president Pujol con su confesión, la mayoría absoluta de Rajoy. Y después, el paso al lado, cuando había ganado claramente unas elecciones, con 62 diputados. La conclusión es que yo no lo he pasado bien en política, pero si yo no hubiera hecho lo que he hecho, ahora me arrepentiría. 

Después viene la inhabilitación por el 9-N, un Tribunal de Cuentas que le pide tres millones, le embargan el piso durante cinco años. ¿En qué momento querría dar marcha atrás? 

— No quiero dar marcha atrás, porque si tú te metes en un proceso en el que te enfrentas a un estado, es ingenuo pensar que no tendrá ninguna consecuencia. Lo que digo es que las consecuencias no se pueden compartir con nadie y te las tienes que comer tú. Eso es intransferible. 

En la campaña del 2012, El Mundo publica que usted tiene un dinero en el extranjero no declarado.

— Dinero cobrado de comisiones, este era el titular. 

Ahora que se han oído las conversaciones de Villarejo y el ministerio del Interior, ¿hasta qué punto es un fraude electoral?

— Total. Esto es un crimen, un delito. 

¿Se ha querellado contra el ministerio del Interior o contra el diario? 

— Con los abogados estamos estudiando cómo hacerlo. Pero ya me querellé contra El Mundo y nos lo archivaron.

¿La justicia española es cómplice de esta guerra sucia? 

— Que hay algún juez que estaba implicado en esta conjura, esto ya lo hemos conocido. Que la Moncloa de aquella época podía estar implicada, tampoco me sorprendería. Lo que sí que sé seguro es que todo aquello fue un montaje para desgastarnos y para cargarse el movimiento soberanista. Y a fe mía que lo consiguieron. 

“Antes que España se romperá Cataluña”. ¿Aznar tenía razón o tenía las cartas marcadas? 

— En parte tenía las cartas marcadas, pero desgraciadamente tenía un punto de razón que espero que con el paso del tiempo seamos capaces de quitarle. Yo no quiero que esta sea la razón definitiva porque me hierve la sangre ante esto. 

Usted gana las elecciones que decía con 62 diputados de Convergència i Unió. Ahora no existe ni Convergència ni Unión. Han pasado del todo al nada. ¿Lleva encima el peso de la defunción de su partido? 

— En parte sí, pero esto no es del todo real. Convergència se transformó en el PDECat y hay un mundo convergente relevante dentro de Junts. A mí no me gusta que se haya llegado a este punto de división interna. De hecho, yo me fui en 2016 para proteger el proyecto soberanista y la mayoría independentista del Parlament, pero le paso el testigo a una persona que era de Convergència, Carles Puigdemont. No opto por nadie de fuera. Cuando haces todo esto y ves que aquel proyecto se divide... Me ha hecho mucho daño al corazón.  

En 2007 usted presentó la Casa Gran del catalanismo en el Palau de los Congressos. ¿La Casa Gran ha quedado en un apartamento de dos habitaciones? 

— Yo siempre ha tenido la misma obsesión: ¿cómo sumamos más gente, ideas y sensibilidades? Mi decepción actual es ver que de la suma hemos pasado a la resta y a la división. Esto es lo que ni entiendo ni comparto.

CUESTIONARIO HALSMAN

¿Ya sería hora de que CaixaBank devolviera la sede a Barcelona?

Artur Mas en respuesta a la pregunta "¿Ya sería hora de que CaixaBank devolviera la sede a Barcelona?"

¿Ve a su amigo Sandro Rosell de alcalde de Barcelona?

Artur Mas en respuesta a la pregunta "¿Ve a su amigo Sandro Rosell de alcalde de Barcelona?"

¿Sus nietas vivirán en una Catalunya independiente?

Artur Mas en respuesta a la pregunta "¿Sus nietas vivirán en una Catalunya independiente?"

¿Cuándo aceptará España un referéndum acordado y vinculante?

Artur Mas en respuesta a la pregunta "¿Cuándo aceptará España un referéndum acordado y vinculante?"
stats