ELECCIONES
Política 24/01/2021

JxCat busca el cuerpo a cuerpo con Illa y evita las críticas a ERC: "Es uno de los peores ministros de Europa"

Presenta su candidatura al 14-F haciendo un llamamiento a luchar contra la abstención

3 min
Los candidatos de JxCat a las elecciones en el Parlamento  Laura Borràs y Carles Puigdemont
Disponible en:

BarcelonaLa precampaña electoral en Catalunya se intensifica y los partidos empiezan a mostrar poco a poco qué guion recitarán para conseguir los máximos votos posibles. Este domingo JxCat ha presentado su candidatura a las elecciones y ha dejado intuir que será una campaña en que buscará el cuerpo en cuerpo con el PSC y, especialmente, con su candidato, el todavía ministro de Sanidad Salvador Illa. Las críticas contra el socialista han sido constantes: "Es uno de los peores ministros de sanidad de la Unión Europea", ha proclamado Carles Puigdemont. En cambio, JxCat ha evitado los reproches hacia su socio en el Govern, ERC, a pesar de que han vivido una legislatura con unas relaciones muy complicadas. Este domingo hubo alguna alusión crítica opaca hacia el partido de Oriol Junqueras, pero poca cosa más.

La candidata de Junts a las elecciones, Laura Borràs, también ha puesto el candidato socialista en el punto de mira. La lista de reproches ha sido larga: "La peor manera de gestionar la pandemia de Europa"; que no haya dimitido de su cargo; que no haya dicho todavía si estaría dispuesto a aceptar los votos de Vox para ser investido presidente o que participara en la manifestación constitucionalista que Sociedad Civil Catalana organizó el octubre de 2017 contra el Procés. De hecho, Junts y ERC están intentando aplicar la misma táctica, que es la de polarizar al máximo la precampaña -y también la futura campaña- entre el PSC y ellos. "O ella -Laura Borràs-, o Illa", ha resumido Puigdemont. Así, los dos socios del Govern buscan mostrarse como la antítesis del PSC y compiten para ver quién lo es más. Hoy Junts también ha buscado vincular la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) contra el aplazamiento de las elecciones como "una operación de Estado " para beneficiar al candidato socialista.

A pesar de que JxCat critica que los comicios sean con toda probabilidad el 14 de febrero, este domingo ha quedado claro que el partido de Carles Puigdemont utilizará el papel que ha jugado el TSJC como una arma para intentar movilizar al máximo el voto soberanista. Así, Borràs ha lamentado que el tribunal ha vuelto a dejar a los catalanes con una "indefensión jurídica máxima" y que la mejor medicina ante este hecho es una "movilización electoral permanente" para "garantizar una victoria del independentismo en las urnas". "No es una campaña fácil y se tendrá que ganar voto a voto", ha concluido.

Si a Illa le han mencionado todos, otra cuestión que también se ha verbalizado en numerosas ocasiones ha sido hacer un llamamiento a la participación. El primero en hacerlo ha sido el secretario general del partido, Jordi Sànchez, que por sorpresa -como mínimo de los medios- ha acudido presencialmente al mitin, un hecho poco habitual debido a que todavía cumple condena en Lledoners. Sànchez también ha puesto énfasis en movilizar cada voto independentista puesto que, según él, el principal "enemigo" de JxCat el día que se pongan las urnas será "la abstención".

Puigdemont y el exilio

El expresidente de la Generalitat y ahora eurodiputado ha buscado hurgar en la herida que se ha abierto entre Podemos y el PSOE a raíz de que el líder de los morados, Pablo Iglesias, considerara que Puigdemont era un exiliado de pleno derecho equiparable a los republicanos de la dictadura franquista, unas palabras que indignaron a los socialistas. El eurodiputado ha defendido que su exilio actual es uno de los grandes activos del Procés: "Les molesta el exilio [al PSOE] porque el exilio no lo controlan y se les hacemos pasar vergüenza. No estamos en sus manos".

Así pues, este domingo desde Cal Figarot, el local de los Castellers de Vilafranca, se ha escuchado hablar de Salvador Illa, del peligro de la abstención y del exilio, y no han habido críticas, habituales en otras ocasiones, por los socios del Govern. Las únicas pullas, y opacas, las han hecho los presentadores del acto -la periodista Pilar Calvo y el actor y director teatral Josep Lluís Bozzo- cuando han lamentado que en enero de 2018 no se pudo investir a Puigdemont porque "algunos se encargaron de hacerlo imposible". También ha salido escarmentada la CUP por no haber facilitado la investidura de Jordi Turull. Pero no ha ido más. La campaña será larga y habrá momentos para todo, pero por ahora JxCat ha puesto en su punto de mira a Salvador Illa.

stats