Congreso

Los partidos independentistas chocan en el Congreso

ERC y PDECat sustentan el Gobierno español y Junts y la CUP se mantienen en la oposición

4 min
El portavoz de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), Gabriel Rufián, ayer en el Congreso

BarcelonaEl Congreso inició ayer la reanudación del curso político dando salida a tres leyes y tres decretos ley del Gobierno español. Seis ejemplos más entre las constantes votaciones en la cámara baja en las que el independentismo vota desunido. Ni una sola vez coincidieron en el sentido del voto los cuatro a la vez y la jornada fue seguida por una lluvia de reproches cruzados entre partidos en las redes sociales, especialmente entre ERC y JxCat. El choque entre socios de Govern está a la orden del día tanto en el Parlament como en el Congreso.

El jueves, ERC solo coincidió con Junts en la votación de cinco enmiendas de la ley concursal y apoyando la ley de garantías de la libertad sexual –la del solo sí es sí–, en la que el PDECat también votó a favor y la CUP se abstuvo. Desde el inicio de la legislatura, los republicanos intentan hacer valer su papel de socios del Gobierno español. El portavoz de los republicanos en el Congreso, Gabriel Rufián, defiende su estrategia para “influir” en las políticas del Estado. “Queremos mejorar la agenda legislativa del Gobierno español”, explica: “Esto va acompañado de nuestra agenda de resolución del conflicto político”. Para el republicano, en la actualidad hay dos opciones: “La queja constante o la queja y además intentar cambiar las cosas, asumiendo contradicciones”, recalca. “Tenemos trece votos, nos obliga a ser responsables”, insiste.

El PDECat sostiene un punto de vista similar. El jueves votó a favor de todos los decretos excepto al referido a los incendios forestales, en el que tanto ellos como ERC se abstuvieron. “Hay dos posiciones”, resume: “Los del no a todo son JxCat y la CUP, buscan hacer caer el gobierno en cualquier precio”. El otro posicionamiento, explica, es el que encarnan su partido y Esquerra. Lo sintetiza de este modo: “No hay alternativas a este gobierno. Puesto que estamos en Madrid, intentamos influir dentro de lo posible”. Aun así, no coordinan su acción con ERC: “Hablamos, pero después hay diferencias”, aclara. 

Reproches de Junts a ERC

La portavoz de JxCat en el Congreso , Míriam Nogueras, carga contra el apoyo de ERC en los decretos que presentó el Gobierno español. "En Madrid no estamos para hacer amigos o irnos de cañas, defendemos la independencia para tener las competencias plenas y es muy difícil entender que algunos partidos independentistas contribuyan a hacer perder la poca autonomía que nos queda", lamenta en referencia a los republicanos. En este sentido, la dirigente de Junts critica que los republicanos pongan "la alfombra roja" para que "esto pase". Se refiere al decreto de ahorro energético, que hará que "con los impuestos de los catalanes se rescaten las autopistas de Madrid y se compensen las grandes compañías eléctricas"; el de incendios porque "los planos los hará el ministerio" o la ley de la ciencia, "a la cual se oponen todas las universidades catalanas". 

Nogueras se muestra tajante a la hora de criticar la estrategia de ERC: "Permitírselo todo al PSOE no es ser útil, nuestra estrategia no es sustentar el Gobierno español, sino representar los intereses de los ciudadanos de Catalunya y hace mucho tiempo que no se prioriza a Catalunya", opina. Las diferencias estratégicas entre JxCat y ERC ya se hicieron visibles en Twitter justo después de la votación. “No hemos cedido al chantaje. Otros, sí”, criticó la propia Nogueras, en referencia al apoyo de los republicanos al decreto energético.

La delegada del Govern en Madrid, Ester Capella (ERC), no se mordió la lengua a la hora de responder: “Ya tendríamos una buena parte de camino hecha si cada reproche fuera una propuesta”.

Rufián, que sacó pecho en Twitter de las iniciativas que los republicanos votaron en el Congreso, considera que los choques con Junts se tienen que vivir “con normalidad y sin histerismo”. Argumenta que las diferencias entre partidos en las coaliciones no son extrañas: “El PSOE y Unidas Podemos tienen problemas, pero van tirando”.

Desde fuera lo mira Bel, que lamenta la “constante escenificación” de sus discrepancias por parte de dos formaciones “que no comparten nada más allá de ocupar un espacio en la Generalitat”. A su entender, “debilita el Govern y dificulta ciertas políticas”: “El aeropuerto, los Juegos Olímpicos, lo encuentros cada semana”. 

La portavoz de la CUP en el Congreso, Mireia Vehí, tampoco comparte la estrategia de ERC. "Considera que el Gobierno español es un gobierno positivo para Catalunya y las clases populares, y le intenta dar estabilidad, pero la única manera que haga gestos es presionándolo y planteando una oposición contundente". Rehusa, en cualquier caso, la etiqueta que se les ha colgado de votar en contra de todas las iniciativas del ejecutivo español: "Hemos aprobado algunas puramente de izquierdas como la de la regulación de los beneficios de las eléctricas", resalta. Y aclara que su controvertida abstención a la ley de solo sí es sí es porque "no puede estar todo en manos del Código Penal" y porque "es necesario garantizar derechos en el trabajo sexual".

Vehí atribuye al rechazo del PSOE y de Podemos encarar el conflicto político o la recentralización del Estado al hecho de que vote en contra de la mayoría de las iniciativas legislativas y pone de ejemplo el decreto de los incendios. En cualquier caso, afirma que no hacen pinza con Junts porque este partido ha validado leyes que la CUP ha rechazado. Conclusión: cuatro estrategias diferentes para cuatro partidos independentistas.

stats