Entrevista
Política 14/04/2022

Quim Torra: "El regreso de Puigdemont o un gobierno de derechas en el Estado pueden ser un punto de inflexión"

Ex 'president' de la Generalitat

4 min

BarcelonaEl ex president Quim Torra ha publicado el segundo volumen de sus memorias, Las hores incertes (Símbol Editors, 2022), sobre su mandato hasta que fue inhabilitado.

Entre el proyecto independentista que no avanzaba y la pandemia, ¿tuvo una presidencia imposible? 

— Fue una presidencia muy difícil. Llegaba después de investiduras fallidas, de presos políticos, exiliados, un juicio muy importante pendiente... Todo esto se tiene que tener en cuenta al valorarla. Después de la sentencia del 1-O ya no tenía mucho sentido que yo continuara. Pero llega la pandemia y nos encontramos gestionando el momento más excepcional, más crítico, que ha vivido el país en décadas. 

Podría haber preguntado por la hoja de ruta antes de aceptar el cargo. 

— Firmamos la hoja de ruta. Firmé un acuerdo con ERC que dice que íbamos de la restitución a la Constitución.

¿Y quién falló?

— No fuimos capaces de llegar por muchos motivos, y la pandemia es el último, pero pienso que aguantamos este programa hasta que llegó la sentencia del 1-O. Visto que no hay una respuesta consensuada de los partidos, tardamos 45 días en aprobar una resolución en el Parlament con las marchas por la libertad, plaza Urquinaona... y se escoge a Pedro Sánchez presidente con el apoyo de ERC. Entonces el mandato ya no tiene recorrido porque mi socio pasa a ser el socio de mi adversario, que es el gobierno español. Y solo faltó que me retiraran el acta de diputado. 

¿Con los partidos políticos de ahora la independencia no es posible? 

— Con estas fórmulas, no; es imposible. Tendríamos que volver a plantearnos antes de las elecciones qué objetivo compartimos y pienso que esto pasa por otras fórmulas electorales. Es que ya hemos visto qué pasa si los partidos van a lo suyo y después decimos que no hay una unidad estratégica. Pocos países se han pensado tanto a sí mismos como nosotros, sobre cómo llegar a la independencia. La hoja de ruta estaba fijada y la importancia de los 18 meses era la importancia de una fecha, porque en este país si no ponemos una fecha no llegaremos nunca a ninguna parte.

¿Se ve impulsando otro partido independentista?

— No. Mi carrera política ha durado tres años; lo descarto. No podemos avanzar sin los partidos, pero pienso en el 2015 cuando nos plantamos con una oferta como Junts pel Sí y cogimos impulso. Esto lo hizo la gente forzando a los partidos.

Usted dice que el Junqueras del 2015 no es el de ahora. 

— No me suena la misma música. En 2015 está aquel Oriol Junqueras que dice que España te engañará siempre, que si hace falta tenemos que hacer una huelga durante una semana, o dadme 68 diputados... Me parecía perfecto, iba en la línea de lo que tenía que hacer el independentismo. Pero, si España te engañará siempre, ¿por qué ahora has de creer que no te engañará?

¿El president Puigdemont ha cambiado de discurso? 

— El exilio ha permitido que se pudiera defender con más libertad. 

Imagínese que llega Vox y se carga las autonomías. ¿El PSOE y Unidas Podemos son un mal menor?

— No, no tengo ninguna esperanza nunca en ningún gobierno español. Durante la presidencia del señor Sánchez los presos políticos continuaban en la prisión, continuamos teniendo exiliados y persecución y represión política, etc.

¿Cree que no habría diferencia? 

— No quiero entrar en el mal menor. Los independentistas necesitamos el bien mayor, que depende de nosotros, nunca dependerá de los gobiernos españoles. 

Si usted fue a la Moncloa por la mesa de diálogo, ¿por qué no debería intentarlo Pere Aragonès? 

— Una cosa es estar en conflicto con el Estado y la otra es la situación actual. ¿Hay un conflicto Catalunya-España ahora? Si estamos apoyando al presidente Sánchez, votamos sus presupuestos y mantenemos la estabilidad del gobierno español, ¿qué conflicto hay? Yo consideré siempre al gobierno español mi adversario y por extensión a los que lo apoyaban, es decir, los comuns y el PSC.

¿No espera nada de la mesa de diálogo?

— No existe la mesa de diálogo. Es una estrategia, no tiene ninguna posibilidad. 

¿El regreso del president Puigdemont o una sentencia favorable del TEDH pueden cambiar algo?

— El regreso del president Puigdemont del exilio es un punto de inflexión para que cambien las cosas, y para que sea un momentum hay que trabajarlo. Pero también si me pregunta si un gobierno de derechas en el Estado puede ser un punto de inflexión, también es verdad. Me sabe mal que los puntos de inflexión nos vengan dados desde fuera. 

Ha defendido desobedecer la sentencia del 25% en castellano, pero durante su presidencia se aplicó en una decena de centros.

— Llegaron sentencias puntuales, pero nunca en mi presidencia se aprobó en el Parlament que el castellano pasaba a ser una lengua de aprendizaje en las escuelas. Si no desobedecemos por la cuestión del catalán, ¿cuándo desobedeceremos? 

ERC y Junts quieren al PSC y a los comuns en el consenso.

— Sí, sí, y tanto, como estaban en la inmersión lingüística. Quien tiene que dar explicaciones sobre por qué ha cambiado de opinión es el PSC.

¿Ve persecución política en la causa que afecta Laura Borràs? 

— Clarísimamente. Hizo un trabajo exquisito, estiloso y honesto en la Institució de les Lletres Catalanes.

¿Hay alguna diferencia entre retirarle el escaño a usted, como hizo Roger Torrent, y retirárselo a Pau Juvillà, como hizo Laura Borràs? 

— Se han retirado los dos escaños, pero ojalá el president Torrent me hubiera ofrecido desobedecer conjuntamente, porque lo hubiera comprado.

stats