Política 07/02/2021

Siete agentes de los Mossos resultan heridos después de enfrentamientos con antifascistas por un acto de Vox en Vic

El balance es de al menos un agente herido y una manifestante atendida por los servicios sanitarios por un ataque de ansiedad

2 min

Vic ha protagonizado el acto más tenso de toda la campaña de Vox. El mitin en la capital de Osona ha acabado con enfrentamientos entre manifestantes antifascistas que protestaban en contra de la presencia de la extrema derecha en la localidad y el dispositivo de los Mossos d'Esquadra que protegía la comitiva del partido ultra. Los disturbios, sin embargo, han tenido lugar una vez los líderes de Vox se han ido, cuando los Mossos han seguido con el cordón policial para separar partidarios de la formación de extrema derecha de los antifascistas. Ha sido en este momento cuando se han vivido escenas de tensión y de lanzamiento de objetos. El balance provisional es de siete agentes de los Mossos heridos y una manifestante atendida por los servicios médicos por un ataque de ansiedad. Los Mossos han identificado al menos una chica.

El cordón de los Mossos d'Esquadra protege la comitiva de Vox en Vic

Antes de los enfrentamientos ha tenido lugar el mitin de Vox, que ha reunido a medio millar de antifascistas protestando en la plaza Mayor de Vic con carteles y gritos de "fuera fascistas". A pesar del ruido de los manifestantes, los líderes de Vox se han hecho oír con un equipo de sonido que ha subido el volumen hasta el límite. También se han oído sus mensajes, que hacían protestar cada vez más los concentrados. La cabeza de lista, Ignacio Garriga, se ha referido a los manifestantes como "cachorros" y ha afirmado que Vic "está infestado de totalitarios". Después ha sido el turno del secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, que ha definido las esteladas que llenaban la plaza de Vic como "trapos estrellados". "Son la mejor muestra que no tienen ningún futuro", ha dicho, entre gritos de sus seguidores de "Puigdemont a prisión". El líder ultra también ha cargado contra la alcaldesa de Vic, Anna Erra, a quien ha acusado de promover "el sectarismo, la xenofobia y el odio" contra los catalanes que hablan castellano.

Después del acto, los concentrados han seguido la comitiva de Vox hasta el aparcamiento donde tenían los coches, lo que ha provocado que los Mossos hayan tenido que correr para proteger a los miembros del partido ultra. Finalmente, los agentes han establecido un cordón y las furgonetas que transportaban la comitiva de Vox han recibido el lanzamiento de huevos y piedras por parte de los concentrados. Ha sido en este momento cuando han empezado los enfrentamientos entre Mossos y manifestantes, que también han provocado disturbios públicos como contenedores volcados.

stats