Monarquía
Política 26/04/2022

El Tribunal de Cuentas fiscalizará la monarquía española

El nuevo decreto del gobierno español establece que los contratos de la Casa del Rey sean públicos

4 min
El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, en rueda de prensa a la Moncloa

MadridFelipe VI da un paso en la transparencia de la monarquía española, después de que Juan Carlos I actuara con total impunidad durante décadas como jefe del Estado. El consejo de ministros ha aprobado este martes un decreto, consensuado con la Casa del Rey, que habilita al Tribunal de Cuentas a fiscalizar los gastos de la institución. El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, ha explicado en rueda de prensa que se firmará un convenio de colaboración entre las dos instituciones para que a partir de ahora el órgano fiscalizador haga una "auditoría externa". "Es un paso muy importante en ejemplaridad, modernización y transparencia, y homologa la Casa del Rey a los estándares de otras monarquías europeas", ha subrayado el día siguiente a que el rey hiciera público un patrimonio de 2,5 millones de euros .

La nueva norma busca dar rango legal a algunas maneras de funcionar que ya tiene la Casa del Rey e incorporar nuevas. Bolaños ha subrayado que a partir de ahora todas las contrataciones que haga la Zarzuela tendrán régimen de publicidad. La institución tendrá autonomía para decidir sus gastos, pero se tendrá que someter al régimen de contratación pública y dejar constancia de su contabilidad en la página web. Tal como ya pasa ahora, tendrá que ser accesible el grado de ejecución del presupuesto y la memoria anual de actividades. En cuanto a los regalos de instituciones que se reciban, serán inventariados y se estudiará si se mantienen en la Zarzuela, si pasan a Patrimonio Nacional o bien si se donan a entidades sin ánimo de lucro.

El ministro también ha señalado que los altos directivos que entren a trabajar en la institución tendrán que hacer una declaración de bienes –como la que ya hacen los miembros del gobierno español o los diputados del Congreso– cuando accedan y cuando lo dejen. En cambio, la de Felipe VI no queda regulada en el decreto y la hará cuando él quiera. Algunos cargos los desarrollarán funcionarios: la oficina de la Intervención de la Casa del Rey será ejercida por un funcionario del cuerpo de auditores e interventores del Estado y el consejero diplomático será un funcionario de la carrera diplomática. Todos ellos tendrán que seguir el código de conducta basado en el ejercicio de la "neutralidad, imparcialidad, transparencia, honradez, respecto del medio ambiente y de la igualdad entre hombres y mujeres".

Hace más de un año que se esperaba alguna medida que diera sentido a la promesa del presidente español, Pedro Sánchez, en su discurso de balance semestral de diciembre del 2020. Desde la Moncloa, aseguró que se aprobarían iniciativas para "modernizar" y avanzar en la "transparencia y la rendición de cuentas" de la monarquía, y se especuló con la posibilidad de impulsar una ley de la Corona. Nunca llegaba, a pesar de que Sánchez, siempre que le preguntaban por Juan Carlos I, se refería a los supuestos adelantos de Felipe VI en este sentido.

Cuando llegó al trono en 2014, el rey prohibió aceptar regalos y detalla a qué se destina la partida presupuestaria que el gobierno español reserva para la Casa del Rey. Así, se puede ver en su portal web los sueldos de los miembros de la familia, por ejemplo. Un nuevo paso ha llegado ahora comunicando su patrimonio y asumiendo una remodelación del funcionamiento de la institución, cosa en la que se trabajaba desde que Carmen Calvo era la titular de Presidencia. Todo ello, condicionado por el pasado turbio de Juan Carlos I, de quien la Fiscalía Anticorrupción dijo que habría cometido varios delitos por su fortuna oculta en el extranjero. Si no fuera por la inviolabilidad, la prescripción y la permisividad con las regularizaciones en Hacienda, se habría podido querellar.

La inviolabilidad, blindada

El decreto que aprueba el gobierno español se tendrá que convalidar en el plazo de un mes en el Congreso. Es posible que el primer acuerdo entre el PSOE y el nuevo PP de Alberto Núñez Feijóo sea sobre la monarquía, teniendo en cuenta que la formación conservadora fue informada de la iniciativa. Bolaños ha explicado que es el "punto de llegada" de la renovación de la Corona, de forma que queda descartado el escenario de tocar la inviolabilidad. No abrir ningún melón más puede facilitar que el PP esté junto al gobierno en una cuestión que también asume la misma Casa del Rey.

A la espera del recibimiento que tenga en Unidas Podemos la totalidad del decreto, a la secretaria general del partido lila, Ione Belarra, le pareció "maquillaje" la publicación este lunes del patrimonio de Felipe VI, tal como expresó en un tuit, y apostó por iniciativas que pongan fin a la "impunidad blindada en la Constitución". "Cualquiera que ostente el cargo puede volver a hacer lo mismo que hizo el emérito", se quejó. Con todo, Bolaños ha asegurado que la elaboración del decreto dentro de la coalición ha sido "pacífica" y ha recordado que Sánchez ya dejó clara la posición de la Moncloa respecto a la inviolabilidad: "Y continuará siendo esta".

En rueda de prensa este martes, el portavoz del grupo parlamentario lila, Pablo Echenique, ha denunciado que no es posible saber si es "cierto o no" que Felipe VI tiene 2,5 millones de euros en patrimonio y se ha quejado de que la Casa del Rey excluyera algunas formaciones a la hora de comunicar la decisión de este lunes. Según explica El Mundo, la Zarzuela no se puso en contacto con los partidos soberanistas. "Solo se dirige a los monárquicos", ha lamentado Echenique, mientras que Bolaños ha valorado la "deferencia" de la institución con algunos grupos del Congreso.

stats