Sociedad 25/10/2021

Se abre una nueva boca en el cono secundario del volcán de La Palma

La lava ya ha arrasado 900 hectáreas y más de 2.100 edificaciones

ARA
2 min
Moment en que se ha abierto una nueva boca a la parte inferior del cono secundario del volcán de La Palma

Lejos de remitir, el volcán de La Palma llega a las cinco semanas de erupción mostrándose en plena potencia. Este domingo las réplicas sísmicas se han mantenido y las autoridades de las Canarias han detectado una nueva boca, que se ha abierto en la parte inferior del cono secundario y del que emana abundante lava líquida. La responsable de la red de vigilancia volcánica del Instituto Geográfico Nacional (IGN), Carmen López, ha asegurado en declaraciones a la agencia Efe que todavía es pronto para saber cómo se comportará en un futuro este nuevo centro de emisión: si formará un nuevo cono o si será una salida como las anteriores. El hecho de que la lava sea tan líquida hace que avance por la vertiente de la montaña a una velocidad más elevada que las otras coladas.

López ha explicado que los temblores sísmicos que se han repetido hoy han llegado a su punto máximo coincidiendo con la aparición de esta nueva boca. Después se han reducido notablemente. Los expertos también han notado más explosividad hoy, que incluso ha provocado algún boquete en la cumbre del Cumbre Vieja. López ha apuntado que el volcán "necesita mucha energía" para encontrar nuevas vías de salida de la lava, y que cuando la libera con un caudal constante la explosividad –como los temblores– también remite.

Así, los frentes que mantienen preocupados a los científicos y al comité de dirección del Plan de Emergencias Volcánicas de las Canarias (Pevolca) se multiplican. A la colada que se paró justo al llegar al barrio de La Laguna, pero que sigue recibiendo lava en la parte posterior y que tarde o temprano acabará avanzando hacia el mar, ahora se ha unido otro motivo de preocupación: la colada que procede de la boca que hasta ahora solo emitía piroclastos. Este nuevo río de lava avanza a unos 50 metros por hora, según los expertos. La esperanza del gabinete de crisis es que esta colada se acabe uniendo a una anterior y que no provoque más daños, puesto que esta zona fue una de las primeras evacuadas cuando el volcán entró en erupción el pasado 19 de septiembre. También confían en que la abundante acumulación de ceniza en esta zona retarde la lava y la convierta en una masa más viscosa. En la actualidad, hay activos cuatro centros de emisión que aportan carga a las coladas, y a lo largo del proceso eruptivo ya ha habido 10.

El balance de los daños materiales

El sistema europeo de satélites Copernicus ha actualizado su diagnóstico sobre los efectos devastadores de la lava del Cumbre Vieja hasta ahora. Esta nueva medición eleva a 901,2 hectáreas la superficie arrasada y a 2.146 las edificaciones destruidas. El satélite también recoge que, aparte de las destruidas, hay 128 edificaciones parcialmente o posiblemente dañadas, sin distinguir entre los tipos de viviendas que son. También se calcula que hay 69 kilómetros de carreteras afectadas por las coladas, 65 de los cuales han desaparecido.

stats