Sociedad 02/07/2021

Boom de contagios: Catalunya tiene los peores datos de infección entre jóvenes del Estado

El ministerio avanza una incidencia descontrolada en la franja de los 20 años y Cantabria, la otra gran perjudicada, cierra el ocio nocturno

6 min
Joves haciendo cola al anexo del NINGÚN Arrabal Norte.

BarcelonaCatalunya ya es el territorio con más diagnósticos de coronavirus entre los jóvenes del Estado. Según el informe diario del ministerio de Sanidad, con datos actualizados hasta este viernes, la incidencia catalana en los últimos 14 días en la franja de los 20 a los 29 años ya supera el millar (1.054) de contagios por cada 100.000 habitantes, más del doble que la media española (450). Solo este viernes el departamento de Salud ha incorporado de golpe 5.000 positivos a sus registros, lo cual ha disparado la curva hasta los 9.000 casos semanales. Hace solo siete días, en plena escalada de casos, eran 4.000. "Esto es una oleada en toda regla, la quinta", ha afirmado el coordinador de las hospitalizaciones de covid en el Hospital del Mar, Robert Güerri.

Los indicadores que facilitan diariamente desde Salud constatan que el 28 de junio, el último día del cual el departamento ha facilitado datos, la incidencia acumulada se mantenía entorno a los 512 casos. Pero como la conselleria siempre publica los indicadores con un mínimo de tres días de retraso para evitar que los retrasos de notificación del total de pruebas positivas y los fines de semana -cuando se suele diagnosticar menos- desdibujen la evolución real de la pandemia, las cifras de hoy (2 de julio) y, por lo tanto, la confirmación de la evolución que marca Sanidad, no se sabrán del todo detalladas hasta el martes, cuando se hayan validado todas las cifras.

Incidencia acumulada por comunidades en la franja de 20 a 29 años.

De momento, sin embargo, la progresión hasta los 1.054 casos por cada 100.000 habitantes que dibuja el ministerio para inicios de la semana que viene no es inverosímil. Desde el inicio de la pandemia ha quedado claro que definir el alcance del virus es imposible, pero los registros al menos permiten perfilar su comportamiento. Y tanto en el registro estatal como en el catalán se adelanta un escenario complejo en el que las colas en las puertas de los centros de atención primaria (CAP) evidencian desde hace una semana: el virus se está descontrolando entre la población joven y no vacunada.

Catalunya está duplicando sus contagios cada tres días: si el 25 de junio se declaraban 1.300 positivos, el 29 de junio la cifra ya se ensartaba hasta los 3.700, la mayoría gente joven. Así, cada infectado está contagiando de media entre 3 y 4 personas y generando varios contagios secundarios. El mismo conseller de Salud, Josep Maria Argimon, ha vuelto a expresar este viernes su gran preocupación por las tasas de incidencia actuales en una entrevista en RAC1, donde ha afirmado que, si no fuera por el buen ritmo de vacunación que se ha mantenido en los últimos meses, la incidencia actual llevaría a un confinamiento total. "A estar cerrados a cal y canto como en la primera oleada", ha dicho.

La eclosión de contagios es eminentemente entre la población joven, los que tienen entre 15 y 34 años, si bien también se registra un repunte entre las franjas que tienen la vacunación a medias, de los 35 a los 69 años. Según Güerri, la situación actual es diferente de la de enero gracias a la vacunación, pero ha advertido que el incremento de los contagios detectados por la primaria e la última semana es exponencial y pronto se verá traducido en un aumento de las entradas en el hospital. En Catalunya, la previsión es que la curva de hospitalizaciones continúe allanándose por el efecto de la vacunación, que protege a los más mayores de la enfermedad grave, pero Salud calcula que pueda haber unos 14 hospitalizados más por día a partir de ahora.

Cantabria cierra el ocio nocturno

Ante esta tendencia al alza, el Govern ha decidido frenar la desescalada y no avanzar en la flexibilización de más restricciones, si bien tampoco dará ningún paso atrás. "Ni toca ni es el momento de tomar decisiones de cierre, pero sí que se tiene que frenar la desescalada", ha coincidido Güerri. El infectólogo ha defendido en una entrevista en Catalunya Ràdio que toda medida que se tome tiene que ser "muy quirúrgica" y ha puesto como ejemplo la recuperación de la mascarilla al aire libre. "Hay que hacer equilibrios", ha añadido.

De hecho, ni siquiera habrá cambios inmediatos en el sector del ocio nocturno, donde hasta el jueves Salud ha detectado 167 positivos, a pesar de que el conseller ha admitido que ya se está trabajando por "refinar" el plan sectorial que permite la apertura. Argimon no ha señalado directamente la apertura de las discotecas como origen del problema, puesto que "el crecimiento se inició antes de que abrieran", y ha apuntado que el problema es "el ocio en general". Cantabria, en cambio, sí que cerrará las discotecas. Es la segunda comunidad con una incidencia más elevada entre los veinteañeros (1.017 casos por cada 100.000 habitantes).

La misma Federación Catalana de Actividades de Restauración y Musicales (Fecasarm) pide desde hace semanas a Salud que sea obligatorio un test de antígenos negativo para acceder a las discotecas, puesto que ven inviable que se puedan cumplir las medidas de seguridad en espacios interiores. El máximo responsable de Salud no ha descartado esta posibilidad, pero ha subrayado que la organización tiene que recaer en el sector. Ha indicado que convendría que la prueba se hiciera justo antes de acceder a los locales, y no con 48 horas de antelación como se permite para otras cuestiones como viajar, por la gran capacidad infectiva de la variante delta. Ahora bien, también ha admitido que la logística es "complicada", puesto que el test lo tiene que hacer alguien con pericia.

La patronal del ocio nocturno, en cambio, es partidaria de que los tests se hagan antes en un laboratorio para que tengan la misma validez que los Certificados Covid de prueba diagnóstica, es decir, de 72 horas en el caso de las PCR y entre 24 y 48 horas para los test de antígenos, y sirva para entrar en más de un establecimiento. "Nuestros locales se mostrarían predispuestos a cofinanciar una parte del coste con descuentos en entradas y consumiciones", plantean. Defienden que, salvo discotecas grandes, hacer el diagnóstico en el mismo local puede provocar aglomeraciones y problemas de gestión de los casos que se pretenden evitar.

24 comarcas en alto riesgo

En el mapa de Catalunya, ya son 24 las comarcas que tienen una incidencia superior a los 100 contagios cada 100.000 habitantes. A estas alturas, con sus 2,3 millones de habitantes, la comarca del Barcelonès es el principal foco de propagación del virus, especialmente la ciudad de Barcelona , que concentra un tercio de los casos del país y tiene una incidencia acumulada a 14 días de 232 casos cada 100.000 habitantes. La semana pasada era de 118. 

Incidencia acumulada por comarcas.

La escalada de contagios también afecta especialmente a las comarcas del área metropolitana. Por ejemplo, el Garraf, con una tasa de casos que llega a los 157 positivos, y el Baix Llobregat, con 178. En Castelldefels, la semana pasada se hicieron 315 tests de antígenos en el centro de urgencias de atención primaria (CUAP), donde se centralizan todas las pruebas diagnósticas del municipio, y un 15% dieron un resultado positivo. “Esta semana, solo entre lunes y martes, se han hecho 203 y el 25% fueron positivas. El crecimiento es evidente”, afirma la médico de familia del CAP Can Bou de Castelldefels, Noelia Caro, que asegura que dos semanas atrás casi no detectaba positivos.

La tendencia se ha cambiado también en las visitas a urgencias por sospecha de covid. En Castelldefels se han duplicado en una semana y, si el 21 de junio se hacían 48, el 28 de junio ya eran 102. “La gente se piensa que no estamos saturados porque una parte muy importante del trabajo que hacemos lo hemos podido gestionar por teléfono o con las consultas electrónicas, pero no paramos. Y este aumento, si continúa la tendencia, se traducirá en una carga brutal de trabajo”, dice Caro. Los profesionales sanitarios de la primaria no solo hacen cribajes y pruebas diagnósticas a los sospechosos de covid, sino que son el eje de la campaña de vacunación, tanto en los CAP como en los puntos de vacunación, y tienen que intentar mantener al máximo sus agendas para atender la patología crónica u otras enfermedades que la pandemia hace meses que eclipsa. 

Brotes descontrolados

El sesgo poblacional se tiene que tener siempre en cuenta, a la hora de radiografiar el estado epidemiológico de una comarca: cuanto menos poblada sea, más riesgo que un solo brote dispare los indicadores. Probablemente esto es lo que está pasando en el Solsonès y en el Pallars Sobirà, que registra la incidencia acumulada a 14 días más elevada del país, con 434 contagios cada 100.000 habitantes, si bien tiene mucho que ver el brote en una fiesta en una discoteca la noche de Sant Joan, que ya afecta a una cuarentena de personas, y el de un grupo de adolescentes de entre 16 y 20 años que hicieron un viaje de final de curso y que ya acumula una cincuentena de positivos.

De hecho, las fiestas en locales interiores –autorizadas por el Govern– y los viajes de final de curso son una de las fuentes de contagio que más preocupan. Los macrobrotes más mediáticos son los de las Baleares, que acumulan más de 600 infectados solo en Cataluña (327 en el de Mallorca y 285 en el de Menorca) y 5.284 contactos estrechos , y el de las Canarias, con 43 positivos y 347 contactos.

Las incidencias acumuladas más disparadas coinciden con la eclosión de estos tipos de brotes: en la Conca de Barberà, que tiene 341 casos cada 100.000 habitantes, se registró un brote entre jóvenes en Montblanc con una setentena positivos, o en el Baix Ebre, con 193 contagios por cada 100.000 habitantes después del foco declarado en Deltebre entre un grupo de jóvenes que viajaron a Tenerife.

Además, la zona de la Catalunya Central y Girona son las que más contagios han detectado de momento en “actividades recreativas y espacios de ocio”, con 43 y 33, respectivamente, cosa que explicaría el aumento de la propagación del virus en Osona (185 casos cada 100.000 habitantes), Anoia (125) y Pla de l'Estany (189).

stats