Sociedad 13/01/2021

Catalunya recibe las primeras 5.800 vacunas de Moderna, que se enviarán solo a hospitales

Salut prevé acabar de poner las primeras dosis de Pfizer en las residencias este fin de semana

Gemma Garrido Granger
5 min
Una professional sanitària vacunant del covid.

Santa Coloma de GramenetLas primeras 5.800 dosis de la vacuna de Moderna aterrizarán en Catalunya este miércoles entre las 14 y las 15 h y se repartirán exclusivamente entre los profesionales sanitarios de cuatro hospitales: el hospital comarcal de Amposta (Montsià), el Sant Joan de Déu (Baix Llobregat), la Fundació Althaia de Manresa (Bages) y el Hospital de Mataró (Maresme). Así, estas vacunas no se destinarán a las residencias de gente mayor, que continuarán vacunándose con las dosis de Pfizer, según han confirmado este miércoles el secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, y la subdirectora general de Promoción de la Salud, Carmen Cabezas. Sabiendo que las vacunas de Pfizer y Moderna convivirán pero no se podrán combinar -se tienen que recibir las dos dosis del mismo fabricante-, Salud ha decidido finalmente diferenciar totalmente los espacios que reciben las dos tipologías para evitar posibles interacciones.

Las vacunas de Moderna se administran en dos dosis, con una diferencia de 28 días entre ellas, y pueden aguantar hasta 30 días descongeladas. A pesar de que llega en viales de diez dosis congeladas -no ultracongeladas como las de Pfizer-, no se pueden trasladar una vez se han descongelado por su tecnología de RNA mensajero. Por eso, tienen que ir siempre a centros que dispongan de congeladores a -20 grados centígrados, para reducir al mínimo los movimientos de los viales. "Esto condiciona los lugares donde se pueden utilizar", ha admitido Cabezas, y Argimon ha afirmado que son "más fáciles de administrar en hospitales que en centros de atención primaria o residencias" porque ya disponen de estos frigoríficos adaptados.

El departamento de Salud ha asegurado que, dentro de dos semanas, llegarán 8.000 dosis más de Moderna. Con todo, todavía no se sabe cuándo llegarán ni cómo se repartirán el resto de vacunas que tienen que llegar de esta industria hasta llegar a las 98.000 previstas. "Planificar es muy complicado", ha admitido Argimon. De hecho, el secretario ha explicado una anécdota que, a su parecer, evidencia el poco margen de maniobra con el que se está gestionando la campaña: el departamento se enteró de que este miércoles llegaría la primera entrega de la vacuna de Moderna por un transportista, que lo comentó con total naturalidad. "Nosotros no teníamos la confirmación oficial del ministerio de Sanidad, con el que nos habíamos reunido y solo se nos había dicho que era probable que llegaran", ha detallado.

Segundas dosis en las residencias

Desde el pasado 27 de diciembre, el departamento de Salud ha administrado la primera dosis de la vacuna de Pfizer -la única que se está poniendo ahora- a 91.382 personas, 15.195 en un solo día, según los datos oficiales. Con este ritmo de vacunación y considerando que más de la mitad de los residentes en geriátricos ya han recibido la primera dosis, Argimon ha estimado que durante el fin de semana ya se habrá inmunizado parcialmente a todas las personas mayores que viven en residencias verdes -las que no tienen ninguna infección detectada- o amarillas -tienen casos pero los centros están sectorizados-. "Ahora estamos revisando a nivel estatal si se puede empezar a actuar en los contactos de positivos de las rojas, que hasta ahora no han recibido vacunas", ha puntualizado Cabezas.

Y como la semana que viene ya habrán pasado el mínimo de 21 días que hay que dejar entre las dos dosis entre los que recibieron la vacuna el último fin de semana de diciembre, ha indicado Argimon, Salud prevé empezar "la segunda vuelta" de vacunación. Es decir, la semana que viene se administrarán las segundas dosis a los usuarios de los primeros centros que se la pusieron. Como es lógico, se hará en el mismo orden y, "si todo va bien, la señora Josefa Pérez de la residencia Feixa Llarga de l'Hospitalet de Llobregat será la primera en recibirla", ha apuntado Argimon.

Para que la vacuna de Pfizer confiera la máxima protección hay que ponerse las dos dosis con 21 días de diferencia como mínimo -28 en el caso de Moderna- y esperar entre una y dos semanas después de recibir la segunda. Así, será a partir de la primera semana de febrero cuando en Catalunya habrá personas completamente vacunadas del covid. "Pero la estrategia dependerá del tipo de vacuna, la cantidad de dosis y la cadencia con la que van llegando", ha advertido Argimon.

La doctora Cabezas ha destacado el "buen ritmo" de vacunación que se ha logrado y la buena aceptación de la vacuna no solo entre los residentes en los geriátricos sino también entre los profesionales sanitarios. "El rechazo entre los sanitarios está por debajo del 1%, pero en las residencias se está dando sobre todo entre el personal, en un 7% de los casos", ha explicado la facultativa. También ha asegurado que Salud se está dirigiendo a los colectivos más escépticos para explicarles el funcionamiento de la vacuna y, así, acabar con sus reticencias con información.

"'Stock' de continuidad"

Salud ha recibido 180.020 dosis de vacunas de Pfizer, 60.000 a la semana, y de momento ha distribuido 136.340 en todo el país. "Este no es nuestro objetivo, sino el que nos llega cada semana", ha subrayado Argimon. Mañana jueves distribuirá unas 25.000 dosis más para dejar un "stock de continuidad" de 18.000 dosis para repartirlas el lunes, que es cuando llegan los nuevos lotes de vacunas de Pfizer. Este stock tiene una explicación lógica: las vacunas no se pueden distribuir directamente cuando llegan, sino que hay que asegurarse de que ninguno de los elementos de la cadena del frío se ha interrumpido en el trayecto. Solo cuando se ha comprobado que su estado es bueno, se entregan. Mientras tanto, sin embargo, se tienen que poder tener vacunas reservadas para mantener la campaña.

Las autoridades sanitarias han querido poner en valor la celeridad con la que se han montado los dispositivos y los equipos de enfermería para asegurar que todas las vacunas llegan a las residencias y a los centros sanitarios de todo el país de manera equitativa y con todas las garantías. Con todo, Argimon ha admitido que no es un plan fácil de llevar a cabo y que la llegada de las vacunas no supone, en ningún caso, que se pueda incrementar el ritmo de vacunación de la noche a la mañana.

El secretario también ha recordado que la vacunación del covid supone todo un reto logístico, el más importante que se ha vivido nunca en una campaña de vacunación, y todavía más si se compara con la de la gripe. La vacuna de la gripe ya viene preparada en formato unidosi y se pueden trasladar los viales; en cambio, en el caso de las vacunas del covid, hay que reconstituirlas con suero fisiológico antes de inyectarlas. Cuando se preparan los viales, estas no se pueden mover y se tienen que administrar en el lugar donde se han abierto.

stats