Sociedad 11/01/2022

Colapso en los CAP por el alud de enfermos leves y de bajas laborales

La primaria hace cerca de 100.000 visitas al día por covid, la cifra más elevada de la pandemia

4 min
Una madre y su hija entrando en  una CABEZA de Barcelona.

Santa Coloma de GramenetLa carga de trabajo que genera el covid en la atención primaria es insostenible: el lunes se hicieron 97.081 consultas relacionadas con el virus, la cifra más elevada de toda la pandemia. Ahora bien, y a diferencia otras oleadas, la mayoría de enfermos que llegan sufren síntomas leves y muchos quieren confirmar el positivo con una prueba diagnóstica o tramitar la baja laboral, que siempre tiene que ser validada por un médico. Los profesionales consultados por el ARA avisan que están agotados y que el goteo de estos pacientes imposibilita el funcionamiento ordinario de los centros, puesto que impide el acceso a la atención médica a las personas con otras enfermedades urgentes. 

"Pese a que se ha pedido que no se pise el CAP si no es necesario, la gente viene porque quiere hacerse un test u obtener la baja, y nosotros no tenemos ni los efectivos ni la infraestructura para dar respuesta sin comprometer el acceso a las personas que realmente se tienen que visitar", explica la vicepresidenta del Fòrum Català d'Atenció Primària (Focap) y enfermera del CAP Raval Nord, Antonia Raya. De hecho, el volumen de casos leves es tan elevado que hace que las agendas de los profesionales se enquisten. "Hacemos 300 visitas diarias solo por covid. Por suerte, la gran mayoría son infecciones leves, pero requieren mucha gestión de bajas y de medicamentos, y esto condiciona mucho a los equipos", resume el delegado de Metges de Catalunya y médico de familia del CAP Rambla de Terrassa, Pau Roman. 

A pesar de que se ha habilitado la tramitación de la baja telemática para minimizar la saturación de los CAP, el vicepresidente de la Societat Catalana de Medicina Familiar i Comunitària (CAMFiC) y médico en el CAP Rambla de Sant Feliu de Llobregat, Jordi Mestres, apuesta por eliminarla para "quitar un volumen ingente de trabajo" a los centros. "No tiene ningún sentido que un médico tenga que hacer de notario y certificar si la persona está de baja o no. Después de dos años en pandemia pensábamos que esto estaría solucionado con una declaración de autorresponsabilidad para periodos inferiores a siete días, pero no", lamenta.

Esta fórmula extraordinaria ya se aplica en otros países, como el Reino Unido, donde el acuerdo se firma entre el empresario y el trabajador. El conseller de Salud, Josep Maria Argimon, ha admitido que estos trámites burocráticos colapsan el sistema, y ha defendido que sería una buena alternativa. "Reclamamos desde el inicio de la pandemia a la Seguridad Social que las bajas por covid sean excepcionales y que se pueda hacer una declaración de autorresponsabilidad para no ir al trabajo", ha afirmado en una entrevista en Tv3.

El covid, ¿una prioridad?

La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SemFYC) estima que la mayoría de las infecciones que se detectan ahora son leves o directamente asintomáticas porque la variante ómicron es menos grave y por el aumento de la inmunidad de la población gracias a las vacunas y los contagios. Por eso, en un comunicado afirma que hay que replantearse la idoneidad de la estrategia basada en hacer tests a todos los casos y contactos para indicarles el aislamiento que pivota la atención primaria y que "consume mucho tiempo y recursos". La SemFYC reclama dar pasos hacia la normalización del covid como una enfermedad más: autocuidado para los casos leves, seguimiento a personas con factores de riesgo y reserva de la atención sanitaria a los más vulnerables y a los que tengan síntomas severos.

De momento, sin embargo, las visitas a los CAP no paran de subir, y este cambio de paradigma no parece próximo. "Hace dos días que podemos llenar el Camp Nou con los pacientes que atendemos", dice Mestres, que avisa de que es una tendencia insostenible porque paraliza el diagnóstico o el control de enfermedades graves o crónicas. "Hace semanas que nos centramos en contabilizar casos de mocos y dejamos de visitar pacientes que nos necesitan. Quizás es momento de hacer pruebas solo a la gente que puede complicarse", añade. Ahora bien, el médico apunta que hay que tener en cuenta que los tests de antígenos no son accesibles para todo el mundo y que hasta ahora las autoridades sanitarias han hecho un llamamiento a dirigirse a los CAP en caso de sospecha de covid. "No podemos echar la culpa a la población, porque no se les ha dado la opción de acceder a nosotros sin saturar un sistema ya deficitario", lamenta. 

Para Raya, también hay que empezar a plantear un cambio de perspectiva y una reorganización de las tareas que tiene que hacer la primaria para no comprometer el acceso sanitario a las personas que "lo necesitan de verdad". "Nosotros no negaremos la atención a nadie, pero hacer pruebas a todos los casos con el volumen de contagios actual es una locura", afirma.

Roman está de acuerdo, y asegura que la priorización actual del covid es "excesiva", visto que los casos graves y las muertes son bajos y que parece que se encara "una nueva fase gracias a la vacunación". "Tenemos la plantilla dedicada a hacer urgencias de covid y muy pocos profesionales haciendo agenda y seguimiento de pacientes que realmente necesitan ser visitados, diagnosticados y tratados. Y las consecuencias las veremos dentro de poco", denuncia, en relación a la infradetección de enfermedades graves y crónicas.

Pico de contagios en diez días

Después de que 440.000 personas se hayan infectado en los últimos ocho días, el conseller de Salud ha asegurado que ya hay indicios de "desaceleración clara" de los contagios y ha previsto que se llegará al pico de la sexta oleada en un máximo de diez días. Este martes el Govern ha anunciado que el comité científico asesor del covid ya trabaja en un informe sobre la convivencia con el virus a medio y largo plazo, más allá de las estrategias que se puedan acordar con el ministerio de Sanidad y el resto de comunidades.

Catalunya ve "imprescindible tener una evaluación propia de los escenarios" de futuro, según la portavoz del ejecutivo, Patrícia Plaja, ahora que la variante ómicron, por su elevado potencial contagiador y su menor virulencia, "podria haber hecho entrar la pandemia en un nuevo paradigma". Con todo, Argimon ha defendido que "aún es prematuro" hablar de gripalizar el covid, como dijo el presidente español Pedro Sánchez, y ha dicho que la pandemia acabará pasando "cuando todo el mundo haya tenido contacto con el virus", sea con vacunas o de manera natural. 

stats