LUDOPATIA
Sociedad 08/01/2022

El confinamiento dispara el juego online y los videojuegos

Las unidades detectan un repunte de las adicciones

Carina Bellver
3 min
Um hombre a punto de jugar en una aplicación de apuestas online
Dosier Ludopatías: las tragaperras aún ganan (por poco) al juego online Desplega
5.
Las unidades de juego patológico: “Estamos desbordados”
4.
Loterías, el juego intocable
3.
Cajas botín: el salto de los videojuegos a las apuestas
2.
El confinamiento dispara el juego online y los videojuegos
1.
Las tragaperras son la principal causa de adicción al juego

Barcelona“Durante el confinamiento ha crecido la adicción al póquer online y a los videojuegos”, asegura Dominica Díez, coordinadora de la unidad de atención de Althaia, en Manresa. Y no es solo una apreciación aislada. Una encuesta del ministerio de Sanidad certifica que durante el confinamiento creció hasta un 30% el consumo de juegos de cartas online con apuesta y que el póquer fue el que creció más. También alerta de que un 9% de los menores de entre 14 y 17 años que respondieron a la encuesta presentaban un posible trastorno por videojuegos, una cifra que en adultos se reducía al 6,9%.

Las unidades de juego patológico remarcan que el cierre de las salas de juego y de los bares durante el confinamiento, junto con la paralización de las competiciones deportivas, ayudó a los pacientes adictos al juego presencial y a las apuestas deportivas. Pero, por el contrario, han notado un incremento de juego patológico relacionado con otras apuestas digitales que no se han visto afectadas por la pandemia.

El póquer online crece un 36%

Justamente, los informes sobre el mercado del juego estatal reflejan que en 2020 el juego online creció con un 8,5% más de cuentas nuevas, mientras que el sector que disparó los ingresos fue el del póquer: un 36%. El bingo online y los juegos de casino en línea lo hicieron un 33% y, por primera vez en 5 años, cayeron las ganancias del sector de las apuestas deportivas, concretamente un 3,5%. Según la patronal Cejuego, en 2020 el juego online representó un 13,7% del total de juego real (cantidades jugadas menos premios abonados), mientras que la cifra “normal” se habría situado en un tenedor del 7,5% al 8%.

“De cada 10 nuevos pacientes que nos llegan, 7 tienen problemas con el juego online”, advierte Marta Sancho, de la unidad del Hospital de Sant Pau, que describe, como el resto de centros, que el perfil del enfermo de juego patológico “se ha rejuvenecido” en los últimos años debido al juego online. Y es que algunos estudios parciales de ámbito estatal sitúan la prevalencia del juego patológico en adolescentes por encima del 2%, es decir, por encima de la de los adultos. “Incluso hemos tenido pacientes con 16 años”, asegura Núria Aragay, del Consorci Sanitari de Terrassa.

En esta unidad, el 28% de las primeras visitas ya son por juego online, el 25% en Mataró. “Con el juego presencial, la media es de cinco a siete años para convertirse en jugador patológico, mientras que con el juego online suele ser de uno a dos años. El potencial de adicción es muy grande”, sentencia Sara Soria, del Consorcio Sanitario del Maresme. En la unidad de Salt, el 42% de los menores de 20 años atendidos en 2019 fue por apuestas, ruleta y póquer. “Estamos atendiendo a un paciente que con 26 años tiene una deuda de 25.000 euros en casino online”, explica Amparo Ridaura, del Parc Sanitari Martí i Julià de Salt.

El salto de las apuestas a los juegos de casino viene propiciado por los tipsters, youtubers pronosticadores de resultados. “Son la piedra angular del negocio de las apuestas deportivas. Se encargan de alimentar con jugadores la industria del juego”, advierte el investigador social David Pere Martínez, autor de Ludomorfina. Tanto es así que los tipsters “suelen cobrar un porcentaje en función de las pérdidas de los clientes que aporten a los juegos de casino”, añade.

Más casos de adicción a videojuegos

En la unidad de Reus, lo que más ha crecido en el último año son los casos de adicción a los videojuegos. En la de Manresa, se ha triplicado el número de primeras visitas: se ha pasado de 6 casos en 2019 a 18 en 2020. Y en la unidad de Sant Joan de Déu, especializada en menores, ya son el 60% de los motivos de consulta y han notado “un alud” de casos durante la primavera. “Ahora lo que nos preocupa mucho es un grupo de chicos que se han quedado encerrados en casa jugando a videojuegos a pesar de que se ha levantado el confinamiento”, lamenta Josep Lluís Matalí, coordinador de la unidad de conductas adictivas.

Dosier Ludopatías: las tragaperras aún ganan (por poco) al juego online
Volver al índice
stats