Barcelona
Sociedad 08/07/2021

Los contagios se multiplican por cuatro en Barcelona: Colau pide evitar las playas por la noche

El Ayuntamiento anuncia un refuerzo del dispositivo policial en la Barceloneta para controlar los flujos de gente

3 min
Un grupo de personas marchan de un 'bot ellon' bajo la atenta mirada de un agente

BarcelonaLos datos de evolución del covid no son buenos y preocupan especialmente los de Barcelona: en la última semana, los contagios se multiplicaron por cuatro en la ciudad y llegaron a los 8.915. Más de mil positivos por día, cuando hace solo tres semanas se contaban unos 150. "El número de contagios ha subido mucho en pocos días", ha avisado en rueda de prensa la concejala de Salud, Gemma Tarafa, que, como hacía en los momentos más duros de la pandemia, ha comparecido acompañada del teniente de alcalde de Seguridad, Albert Batlle, y del concejal Eloi Badia, que es quien se ocupa de la gestión de las playas, uno de los puntos de la ciudad que más preocupan por las aglomeraciones nocturnas. Cerrado el ocio nocturno, el gobierno de Colau ha centrado hoy su mensaje en la necesidad de evitar aglomeraciones en el espacio público y específicamente en la zona de playas, a pesar de que ha descartado cerrarlas para no concentrar todavía a más personas en otros espacios.

El teniente de alcalde de Seguridad ha pedido a todo el mundo que evite ir y que, dentro de lo posible, salga a espacios próximos a su casa y evitando las grandes concentraciones. "Nos estamos jugando muchísimo", ha avisado. Pero, dando por hecho que, a pesar de este llamamiento, las playas volverán a ser este fin de semana el principal punto de atracción nocturna, el consistorio ha anunciado también un refuerzo de los dispositivos policiales y de limpieza para intentar paliar las molestias que viven los vecinos de zonas como la Barceloneta. Lo que se prevé es que informadores y agentes expulsen del interior del barrio a los grupos que van o vienen de las playas y los conduzcan a calles más anchas como Joan de Borbó.

El refuerzo de la Guardia Urbana, según han concretado, no será tan amplio como el 30% extra que se previó para la verbena de Sant Joan, pero se acercará y se pedirá más presencia de Mossos. También se buscará coordinar a equipos de limpieza y la policía para evitar que los grupos vuelvan a los lugares de donde se los ha expulsado: cuando la policía los eche, empezará la limpieza como se ha visto tantas veces en las plazas de Gràcia.

"No hemos tirado la toalla en la búsqueda del descanso de los vecinos", ha asegurado el concejal de Transición Ecológica, Eloi Badia, en una clara intención de calmar los ánimos de asociaciones de vecinos como los de la Barceloneta o el Casco Antiguo, que estos días se han movilizado contra el incivismo nocturno. Los afectados denuncian que, desde que se han acabado restricciones como el toque de queda, el ruido y la suciedad con los que conviven por la noche son incluso peor que los de los anteriores a la pandemia. Están cansados de ser el punto de paso hacia los botellones que se organizan en las playas.

Según Batlle, en la situación actual, tanto de boom de contagios como de hartazgo vecinal por el ruido nocturno, el control de la actividad en el frente marítimo pasa a ser "una prioridad absoluta". El dispositivo especial se enfoca en la zona de playas pero el gobierno municipal aseguró que se extenderá a cualquier lugar donde pueda haber un uso intensivo del espacio público, como las plazas de Gràcia o el Passeig del Born.

Los tres concejales que han comparecido en rueda de prensa han hecho un llamamiento a la prudencia en medidas como el uso de la mascarilla cuando no se pueda mantener la distancia mínima aunque se esté al aire libre, pero han descartado pedir restricciones más estrictas como un regreso al confinamiento nocturno.

En alerta por la atención primaria

Según la radiografía de la situación que ha hecho la responsable de Salud, lo que más preocupa ahora mismo es la presión que está teniendo que aguantar la atención primaria, porque el crecimiento de contagios, que afecta sobre todo a la población más joven, se ha traducido en un leve repunte de las hospitalizaciones (de 129 el 28 de junio a 160 el 5 de julio). "Nada que ver con lo que se había vivido en otros momentos", ha apuntado Tarafa. El incremento no se ha notado de momento en las UCI.

stats