GOLPE26
Sociedad 14/11/2021

Yvonne Yánez, Acción Ecológica Ecuador: "La COP26 de Glasgow ha sido una farsa; se ha convertido en un espacio de negocio"

4 min
Yvonne Yánez, portavoz del grupo Acción Ecológica, de Ecuador, este viernes a la GOLPE26 de Glasgow

Glasgow (Enviado Especial)Bióloga de formación, Yvonne Yánez es portavoz del grupo Acción Ecológica del Ecuador. La entidad, que forma parte de numerosas redes de defensa de la biodiversidad, tanto en el ámbito latinoamericano como global, ha participado en calidad de observadora a la COP26 de Glasgow. Yánez sigue las conversaciones de la ONU sobre el cambio climático desde hace más de una década y es este conocimiento, y el impacto devastador que genera sobre las comunidades de su país, lo que hace que critique muy duramente las negociaciones que han tenido lugar en la ciudad escocesa.

¿Cómo impacta el cambio climático a su comunidad?

— El Ecuador, como otros países de los Andes, tiene graves problemas debido al deshielo de los glaciares de Los Nevados. Y esto afectará el abastecimiento de agua para millones de personas de las montañas. En el Ecuador hay problemas recurrentes de inundaciones y de sequía. Y ni los gobiernos de Rafael Correa, ni el de Lenín Moreno ni el del banquero Guillermo Lasso se han interesado nunca por el tema. Básicamente, lo que les interesa es seguir manteniendo una economía dependiente de la exportación de hidrocarburos fósiles y de la minería. Como nunca antes, este año han ampliado los proyectos de extracción sobre bosques y territorios indígenas. La poca agua que tenemos pronto la tendremos contaminada.

¿Qué balance hace de la cumbre?

— Que ha sido una farsa. Pero no solo esta. Todas las COP bajo la convención marco de las Naciones Unidas sobre cambio climático, a medida que han incorporado el elemento de los mercados de carbono y otras falsas soluciones, se han convertido en espacios de negocio y no en espacios multilaterales donde resolver el problema.

¿Qué quiere decir, exactamente?

— Que lo que ha salido es lo peor que esperábamos. Todas las organizaciones del sur, del People's Summit, hemos denunciado que lo que se ha hecho es, probablemente, programar la mayor acumulación de tierras, bosques y océanos que se haya hecho nunca en la historia. Y todo ello es una forma más de colonización. Todos los proyectos que incluyen mecanismos que son compensaciones de carbono basadas en la natura, es decir, en la plantación de enormes extensiones forestales, en millones de hectáreas, son programas racistas y coloniales. Y, además, no solucionarán el problema del cambio climático.

¿Está convencida de ello?

— Le pondré un ejemplo. Para que el mercado de carbono funcione, necesitas estas enormes extensiones de terreno para plantar árboles. ¿Dónde se hará esta reforestación? No aquí, en Europa. ¿Dónde lo harán? Casi siempre lo hacen en países del sur: en el sudeste de Asia, en África o en América Latina. Lo que hay, pues, es una ocupación territorial colonizadora de las compañías y los gobiernos industrializados norteños para poder tener certificados de carbono a través de estas extensiones forestales, es decir, para limpiarse la conciencia y seguir lanzando emisiones de gases.

¿Me está diciendo que no cree, por ejemplo, en la bondad del compromiso presentado la semana pasada para acabar con la deforestación en el mundo?

— Exactamente. Es que cuando se quieren hacer compensaciones de carbono con los bosques, lo que se hace es utilizar los bosques de la cuenca del Congo, los del Amazonia y los de todas partes. Es más, se utilizará hasta la última molécula de carbono que exista en el mundo para favorecer este mercado. El acuerdo del que usted habla no solo es un lavado de cara verde, que también. Es, sobre todo, un acuerdo que hará que los bosques del mundo, no solo los bosques tropicales, se utilicen como alcantarillas de carbono y servirán para emitir compensaciones de emisiones de carbono. Lo que hacéis los medios de comunicación es difundirlo como si fuera un acuerdo heroico y no lo es para nada.

¿Y qué es, pues?

— Mire, el Acuerdo de París, a través del artículo 6, y también a través de los NDC [los planes nacionales de reducción de emisiones], lo que pretende es acabar creando un mercado global de carbono que funcionará con las llamadas compensaciones: haces tantas emisiones, finanzas un árbol o un millón de árboles, depende, y ya está. Y las compensaciones se emitirán a través de los bosques, océanos, etcétera. Pero, además, todo esto se convertirá en un valor de cambio, un activo, es una nueva mercancía que incluso acabará sirviendo para la especulación financiera.

¿El capitalismo tiende a ello?

— Sin duda. Pero hay más, todavía. Porque cualquier entidad financiera, bancos, fondos de inversión, de pensiones, invertirán y necesitarán que allá donde haya los terrenos con los que se tenga que compensar emisiones se puedan emitir títulos de propiedad. Y lo que veremos entonces será cómo se firmarán acuerdos con las grandes corporaciones transnacionales de la conservación, WWF y otras, con pueblos indígenas, con organizaciones de campesinos, con cualquier rincón del mundo donde se pueda plantar un árbol, con tal de emitir certificados de compensación de las emisiones de carbono.

¿Cómo puede convencer usted a los lectores del ARA de que todos tenemos que cambiar de estilo de vida?

— No sé si puedo o no convencerlos, pero los efectos de las emisiones son clarísimos. Por lo tanto, tenemos que cambiar de estilo de vida. Tenemos que usar menos el coche, tenemos que usar menos electricidad, no tenemos que tener la casa a 30 grados de temperatura o a 18; nos podemos poner un jersey y abrigarnos, o abrir las ventanas y que corra el aire. Podemos usar más el tren y menos el avión. Y, sobre todo, que cuando compren compensaciones de carbono con los actos cotidianos, cuando después de un viaje en avión les digan que sus emisiones han sido compensadas, que piensen que lo que están haciendo, probablemente, es dar apoyo a la acumulación de tierras en el sur. Y, finalmente, que apoyen las propuestas para que dejemos los combustibles fósiles en el subsuelo .

stats