Sociedad 15/12/2020

El agravamiento de la epidemia pone en riesgo el plan de Navidad

El Govern se da "dos o tres días" para decidir si mantiene la flexibilización de las medidas

Gemma Garrido Granger / Núria Orriols Guiu
5 min
Ambient al centre de Barcelona durant el Pont de la Puríssima, el festiu que ha fet incrementar la propagació del virus.

BarcelonaPeligran los planes del Govern para Navidad. El empeoramiento de los indicadores debido al puente de la Purísima se está consolidando y amenaza con un cambio de tendencia que pone en riesgo el control del virus cuando falta solo una semana para las fiestas navideñas, momento en el que se prevé un aumento de la movilidad y la interacción social. La epidemia se está acelerando: se están declarando más contagios nuevos y, después de semanas a la baja, también están entrando nuevos pacientes con pronóstico crítico en las unidades de cuidados intensivos (UCI). Ante esto, la portavoz del ejecutivo, Meritxell Budó, no descarta que se tengan que desplegar nuevas restricciones en los próximos "dos o tres días" por coherencia con la evolución epidemiológica.

La también consejera de la Presidencia ha hecho este martes un nuevo llamamiento a la "responsabilidad" para evitar una tercera oleada coincidiendo con el empeoramiento de los datos. "Habrá Navidad", ha querido garantizar, si bien ha admitido que se podrían revisar y replantear algunas de las flexibilizaciones previstas para las fiestas. De hecho, desde este martes por la tarde, el gabinete de crisis del ejecutivo -formado por los departamentos de Salud, Interior y Presidencia- está reunido para estudiar conjuntamente la evolución de los datos y analizar cuáles serán los próximos movimientos del Govern para retrasar la propagación del virus. Hasta ahora, sin embargo, el mensaje del Govern siempre ha sido que el plan de Navidad se aplicaría sean los que fueren los indicadores, pero la gravedad de la situación lo podría alterar.

La velocidad de propagación (Rt) se ha disparado hasta los 1,11 puntos, casi veinte centésimas más que en el último informe diario del departamento de Salud (0,94). Esto significa que, ahora mismo, cada cien positivos contagian de media unas 111 personas. Cuando la Rt –uno de los indicadores clave para controlar la propagación del virus– cruza el umbral del 1, las infecciones aumentan. Y de aquí que en solo 24 horas se hayan notificado 1.886 casos nuevos y que los últimos 14 días se hayan diagnosticado 212 casos cada 100.000 habitantes. El riesgo de rebrote, que tiene que permitir evaluar si la epidemia frenará o se disparará todavía más, ya se sitúa en los 219 puntos, cuando hace diez días estaba entorno a los 198. Las funerarias también han registrado 39 defunciones nuevas.

Pero los indicadores que más preocupan son los asistenciales: hay 1.511 personas hospitalizadas, 351 de ellas en las UCI. Cuando empezó la segunda oleada, a finales de septiembre, había 150 camas críticas ocupadas. A pesar de poder maniobrar y desplegar restricciones antes de que fuera demasiado tarde, entonces apenas se superaba el umbral de las 600 camas, una cifra que ya puso al límite el sistema. Actualmente, el patrón de crecimiento sería todavía mucho más rápido porque hay más de un millar de casos diarios y, por lo tanto, mucha propagación, y el sistema sanitario, con una ocupación basal de 350 camas críticas dedicadas exclusivamente a enfermos de covid, no tendría suficiente margen para evitar el colapso.

Vergés, preocupada por la evolución

El hecho de que los indicadores asistenciales empeoren ha encendido las alarmas del departamento de Salud. La consejera Alba Vergés, que hasta ahora se había resistido a hablar de modificaciones al plan especial de Navidad, también ha admitido preocupación por el incremento repentino de los indicadores. "Tendremos que valorar muy bien como procedemos en los próximos días", ha reconocido. La titular de Salud ha asegurado que "ni las cifras ni las previsiones son buenas" y que "si se tiene que actuar, se actuará". "Estamos viendo una subida de casos e ingresos que no nos gusta, pero no queremos especular. Trabajaremos en ello y os lo haremos saber", se ha limitado a decir en una comparecencia ante la prensa desde Tremp (Pallars Jussà) para dar explicaciones sobre el brote que afecta la residencia de gente mayor de la localidad y que ya ha causado 55 defunciones.

El plan de Navidad, desvinculado de la desescalada y mucho menos restrictivo, permitiría la movilidad libre por todo el país y ampliaría el toque de queda más allá de las 22h en las fechas más señaladas (24, 25 y 26 de diciembre y 1 de enero). El Govern tendrá que decidir ahora, vistos los indicadores, si mantiene esta flexibilización o no.

El plan que, por ahora, sí que sale adelante es la ampliación del confinamiento municipal al comarcal a partir de este fin de semana. La consejera de la Presidencia ha explicado que el Procicat ha recomendado esta flexibilización por "equilibrio territorial", puesto que las personas que viven en municipios pequeños no pueden acceder a "servicios" o hacer "gestiones relacionadas" con las fiestas de Navidad en su capital de comarca los fines de semana.

Prórroga de los presupuestos del 2020

Por otro lado, el ejecutivo también ha dado luz verde este martes a la prórroga de las cuentas del 2020, puesto que no se prevé que se aprueben unas nuevas hasta después de las elecciones del 14 de febrero.

La norma prevé que el Govern de Catalunya, según ha explicado Budó, pueda autorizar generaciones de crédito en los presupuestos prorrogados para incorporar los recursos provenientes de los fondos del coronavirus tanto del Estado como de la Unión Europea.

Después de la inhabilitación del president, Quim Torra, el Govern está en funciones y no puede aprobar el proyecto de ley de las cuentas del año que viene, de forma que hasta que no se forme el nuevo ejecutivo no se podrá sacar adelante.

stats