Sociedad 30/11/2020

Salud teme que la población se relaje demasiado ya antes de Navidad

El Gobierno estudia que los menores de 14 años no cuenten en la limitación de 10 personas por las fiestas

Ara
5 min
Nadal amb fills, l’excusa per tornar  a ser nens  Un consumisme  Sense fre  Donació  de joguines

Santa Coloma de Gramenet / BarcelonaLa mejora de los indicadores epidemiológicos y el levantamiento de algunas restricciones hacen volver el fantasma del rebrote. Pasó en verano, antes de la segunda oleada, y ahora las autoridades sanitarias temen que la historia se repita con el aumento de la interacción social por los reencuentros y las fiestas de Navidad. El coordinador de la unidad de seguimiento del covid, Jacobo Mendioroz, ha asegurado este lunes que esta semana será clave para comprobar el impacto de la desescalada, es decir, si el comportamiento de la población y los sectores sociales y económicos como la restauración provocan o no una aceleración de la pandemia. "La epidemia no ha desaparecido: si conseguimos mantener la curva actual, tendremos Navidad; si no, no lo tendremos", ha afirmado. Según el epidemiólogo, ahora se registran los mismos casos (1.200) que cuando creció la transmisión en octubre. La Navidad y las semanas que la preceden, pues, serán decisivas para vigilar y evitar que la curva vuelva a repuntar.

También el secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, ha hecho un toque de atención a la población en una entrevista a Radio 4: a pesar de que ha dado por hecho que no se puede evitar un aumento de la interacción cuando se relajan las restricciones, así como tampoco se puede prohibir que las familias se encuentren por Navidad, ha pedido que todo ello se haga con el "cuidado necesario" y con el mínimo número de personas. "Entiendo que la gente necesite salir y socializar, pero me preocupa y mucho, porque ahora viene el puente de diciembre o Navidad, que es época de reencuentros", ha explicado el experto, que ha pedido responsabilidad a toda la población. "Tenemos que aprovechar al máximo el momento actual ahora que los datos van a la baja y conseguir los mejores indicadores para pasar el invierno y empezar el año con las vacunaciones", ha resumido.

Por ahora, la previsión del Govern es que a partir de la semana del 21 de diciembre se permitan los encuentros con un máximo de diez personas. Ahora bien, la consigna de Salud es que no sean más de dos burbujas de convivencia. Si es posible, los grupos tienen que tener una diligencia similar y extremar las precauciones –todavía más la semana anterior al encuentro– para evitar la exposición al virus, sobre todo de las personas que cumplen las medidas rigurosamente o que son de riesgo.

"Seamos muy previsors la semana anterior si tenemos que hacer un encuentro de Navidad", ha insistido Argimon, después de admitir que las imágenes de aglomeraciones que se han visto este fin de semana en algunas tiendas por el Black Friday son muy preocupantes. "No podemos perder de vista el riesgo. Nuestra meta no es la Navidad, es llegar a enero con unos buenos datos", ha añadido.

Lo que todavía se tiene que decidir en los próximos días es si los menores de 14 años estarán incluidos dentro de esta limitación de las diez personas o si no contarán como miembros del encuentro por las fiestas navideñas, dado que serían menos propagadores de la enfermedad. Argimon ha defendido que el hecho de excluir a los menores puede generar una falsa sensación de seguridad, bajar la percepción de riesgo e incitar más aglomeraciones en los domicilios. Por eso ha remarcado que los detalles de las pautas que se tendrán que seguir durante las fiestas se darán a conocer a lo largo de esta semana.

Salud confía en que el próximo lunes, 7 de diciembre, todo el país pueda avanzar al segundo tramo de desescalada tal como está previsto –y no por la operación del puente de diciembre como se llegó a plantear el ejecutivo–, pero la consellera de Salud, Alba Vergés, ha matizado que esto se decidirá cuando se acaben de estudiar los datos y se constate que la tendencia epidemiológica continúa a la baja. Actualmente, el país mantiene la tasa de contagio (R) por debajo del 1, entorno a los 0,78 puntos, y se acerca al millar de casos diarios.

Los últimos catorce días se han producido unos 271 contagios por cada 100.000 habitantes, menos de la mitad de los que se detectaban hace un mes. "Estamos viendo un pequeño aumento de las hospitalizaciones en planta, pero tenemos que ver si son oscilaciones propias de la pandemia. Lo que sí observamos es que los ingresos en las UCI continúan bajando", ha dicho Mendioroz, que ha indicado que hay 422 enfermos críticos de covid. El pasado lunes eran 509.

28.000 tests masivos en una semana

En el marco de la estrategia de cribajes masivos para frenar los contagios, Salud ya ha testado a 28.000 personas. Vergés ha indicado que se ha detectado una positividad del 1%, una cifra que Mendioroz ha apuntado que es inferior a la que se detectaba en el ámbito comunitario justo antes del inicio de la segunda oleada. Entonces era del 1,8%.

"Hace una semana que salimos a la calle para buscar el virus con la reanudación de los cribajes", ha explicado Vergés, que ha subrayado que la realización de PCR y tests de antígenos son la pata principal del plan sanitario que acompaña la reapertura de la actividad económica. "La ciudadanía está respondiendo a los llamamientos para detectar positivos asintomáticos que serían muy difíciles de encontrar de otro modo", ha dicho, y ha agradecido a la ciudadanía su participación en las pruebas masivas.

En cuanto a la posible compra de tests rápidos antes de las comidas navideñas, el secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, ha apuntado que no habrá en las farmacias pero que se podrán adquirir en los laboratorios. El facultativo ha avisado que los antígenos pueden dar un falso negativo o no detectar una enfermedad que todavía se está incubando y que pueden dar "una cierta falsa seguridad".

La buena noticia es que los falsos negativos, ha dicho, parece que son de personas poco transmisoras. También Mendioroz ha defendido que antes de implantar una estrategia tienen que ver el impacto y la respuesta de las pruebas, y que cuando tengan claro que los tests rápidos son útiles para el cribaje poblacional, podrían extenderlos al ámbito laboral y a otros colectivos específicos.

"El sistema de rastreo tiene mucho por mejorar"

La consellera ha detallado que este lunes empiezan cribajes en ciudades como Figueres, la Seu d'Urgell, Cornellà de Llobregat y Vilanova i la Geltrú. Este martes empezarán también en los distritos de Ciutat Vella, el Eixample, Sant Andreu, Horta-Guinardó y Sant Martí y Nou Barris de Barcelona, así como en 18 pueblos de la Catalunya Central.

El secretario de Salud Pública ha evitado entrar en polémica con especialistas como Oriol Mitjà y Àlex Arenas por sus críticas al plan del Govern, y ha dicho que siempre es bueno escuchar diferentes voces y que él habla cada día. Ha negado que el sistema de rastreo funcione tan mal como durante la primera oleada y ha apuntado que se han sumado unas 400 personas, a pesar de que todavía "tiene mucho por mejorar".

El secretario ha admitido que en la primera oleada se falló "claramente" en los rastreadores, con dos brotes muy complicados socialmente en el Segrià y en el área metropolitana de Barcelona. "Este sistema nos tiene que prever los brotes y rebrotes que vendrán", ha dicho Argimon, que ha defendido que ahora el problema no es de efectivos sino de mejorar la coordinación entre las diferentes fases del rastreo.

stats