Sociedad 19/02/2021

La cúpula de los Mossos, preocupada por la violencia en la calle y hacia los agentes

Los mandos expresan su apoyo a la plantilla y prevén un fin de semana complicado

3 min
Un manifestante lanzando ayer una piedra contra una furgoneta de los Mossos a la calle Aragón.
Disponible en:

BarcelonaUna cuarentena de mandos de los Mossos d'Esquadra se han reunido esta mañana en el complejo central de Egara en la reunión semanal de la cúpula, centrada, lógicamente, en las protestas de los últimos tres días en Catalunya por el encarcelamiento de Pablo Hasél. Han mostrado preocupación por la violencia que se ha visto en la calle y por el hecho que la policía sea un objetivo de los manifestantes. Por eso todos los que han intervenido han expresado su apoyo a la plantilla. Según fuentes del cuerpo, el jefe de los Mossos, el mayor Josep Lluís Trapero, ha querido hacer explícito este apoyo a los agentes de la comisaría de Vic y a todos los que se han encontrado en una situación de peligro, aparte de pedir a los mandos que sean próximos en unos días que ha definido de "complicados".

A pesar de constatar que la policía es un objetivo de las manifestaciones, han dicho que esto no condicionará la actuación de los antidisturbios. Sin embargo, según las mismas fuentes, los mandos no tienen claro cuánto pueden durar las protestas, lo que también les preocupa, porque han considerado que ni los mismos participantes lo saben, puesto que depende de la cantidad de gente que se sume. La policía no ha visto que haya una organización clara detrás de las marchas en las que el único perfil coincidente es que los concentrados son "muy jóvenes", algunos de los cuales ya están controlados por los Mossos desde antes, y otros no. Se considera que son personas que con la pandemia "no tienen nada más" y que han podido encontrar una especie de diversión en los disturbios. Se prevé que este fin de semana todavía pueda ser más complicado.

Menos proyectiles de foam

A pesar de que en la tercera noche de las manifestaciones los Mossos solo lanzaron 14 proyectiles de foam –en las dos anteriores fueron 420–, fuentes del cuerpo han descartado que se haya dado ninguna indicación de usarlos menos después de que una chica de 19 años perdiera el ojo en la protesta de martes en Barcelona cuando los antidisturbios disparaban. Han valorado que hasta ahora se han autorizado los lanzamientos siempre que se hayan argumentado correctamente. Los mandos han dicho que son "los máximos interesados" en aclarar la causa de la pérdida del ojo de la chica y no han hecho ninguna referencia a las críticas de las últimas horas de varios partidos políticos, incluido JxCat –que gestiona el departamento de Interior–. Han considerado que corresponde a la sociedad, al Parlament y al Govern decidir el modelo de orden público y que los Mossos "se adaptarán".

La cúpula de la policía ha mostrado la predisposición de huir del corporativismo y ser autocríticos. Por ejemplo, han apuntado que se puede mejorar la previsión de movilización para minimizar los desórdenes aunque "cuesta mucho" porque piensan que ni los que lideran las marchas saben qué quieren hacer. A pesar de los reproches que han recibido los agentes, los mandos han notado que la plantilla se está ofreciendo para trabajar y han argumentado que se han intentado racionalizar los efectivos. También han desvinculado que el hecho de focalizar los Mossos como objetivo sea por la polémica del foam, puesto que han recordado que el destrozo en la comisaría de Vic fue antes de que una chica perdiera el ojo. En cuanto a la detención de Hasél, han valorado que se hizo de manera correcta con el fin de evitar añadir más tensión a este conflicto.

Libertad con cargos para los detenidos

Los detenidos en los disturbios por las protestas de Hasél en Catalunya continúan pasando a disposición judicial. Los juzgados de Lleida, Barcelona y Tarragona han recibido diez, siete y un arrestado respectivamente, y en todos los casos los han dejado en libertad con cargos. La mayoría se han negado a declarar. Los jueces les obligan a comparecer cuando se lo pidan y les investigan por delitos de desórdenes públicos, daños y atentado a los agentes. Desde martes, cuando comenzaron las protestas por Hasél, los Mossos han arrestado a 51 personas, algunas de las cuales son menores. 40 mayores de edad, incluidos los de esta mañana, han pasado a disposición judicial. Solo un detenido ha entrado en prisión preventivamente en Barcelona.

Las investigaciones son por desórdenes públicos y en algunas se añaden otros delitos: en Vic, daños por el destrozo en la comisaría, y tanto en Barcelona como en Girona también incluyen daños además de atentado y resistencia a los agentes y lesiones. En Tarragona se investiga por los delitos de atentado a los agentes y lesiones.

stats