Medio ambiente
Sociedad 14/05/2022

Otra derivada de la pandemia: más problemas con los jabalíes en Barcelona

2021 se cierra con cifra récord de incidencias y el Ayuntamiento prevé que la situación se complique este verano

4 min
Una hembra de cerdo jabalí con sus crías en una imagen de archivo

BarcelonaEl covid ha dejado grandes titulares de todas las tipologías: primero sanitarios, después económicos y sociales, y a medida que pasan los meses el abanico se amplía. Barcelona suma ahora la categoría de convivencia con la fauna salvaje. Después de un 2020 de confinamientos en el que se atrasaron las capturas programadas de jabalíes en Collserola y en el que, además, muchos barceloneses redescubrieron la montaña –y algunos dieron de comer a los animales que encontraron o la dejaron fácilmente a su alcance–, los jabalíes se han ido habituando más a buscar alimento dentro de la trama urbana. 2021 se cerró con una cifra récord de llamadas a la Guardia Urbana por incidencias relacionadas con los jabalíes: hasta 1.202. Un hito que solo se acerca a la del 2016 (1.187), un año de una gran sequía que hizo caer la productividad del bosque, lo que trajo más jabalíes de lo que era normal hacia la ciudad.

"Pensábamos que no volveríamos a tener la cifra de incidencias de 2016 y lo hemos superado de sobra", radiografía Carme Mate, directora de servicios de Derechos de los Animales del Ayuntamiento de Barcelona. Ahora también han jugado factores como la escasez de lluvias y, de hecho, Mate, prevé un verano con muchas entradas de estos animales en la trama urbana debido a la sequía. El boom de incidencias se ve a partir del año 2014 con la media anual de animales abatidos en todo el ámbito de Collserola: si entre los años 2000 y 2009 se capturaban unos 150 cada año, durante los cinco años posteriores la media ya se situaba en los 350 ejemplares anuales y, a partir de 2014, la cifra escala hasta los 584 jabalíes abatidos de media anual. Y en 2021 marca un nuevo hito: 852 jabalíes abatidos, de los cuales 196 dentro de Barcelona.

La difícil convivencia con los jabalíes en Barcelona
Datos anuales de incidencias y de jabalíes abatidos

Incidències registrades a la ciutat

Senglars abatuts a l’àmbit Collserola

Trucades a la Guàrdia Urbana per

temes relacionats amb senglars

Dades anuals dins el parc i els municipis

de l’entorni mitjanes de períodes

852

1.202

1.187

1.200

2014-2020

600

584 / any

900

2009-2014

350 / any

600

300

616

2000-2009

463

300

150 / any

0

0

21

21

05

07

09

11

13

15

17

19

10

11

12

13

14

15

16

17

18

19

20

Incidències registrades a la ciutat

Trucades a la Guàrdia Urbana per temes relacionats amb senglars

1.202

1.187

12.00

900

600

616

463

300

0

10

11

12

13

14

15

16

17

18

19

20

21

Senglars abatuts a l’àmbit Collserola

Dades anuals dins el parc i els municipis

de l’entorni mitjanes de períodes

852

700

2014-2020

584 / any

2009-2014

350 / any

350

2000-2009

150 / any

0

05

07

09

11

13

15

17

19

21

Incidències registrades a la ciutat

Trucades a la Guàrdia Urbana per

temes relacionats amb senglars

1.202

1.187

1.200

900

600

616

463

300

0

10

11

12

13

14

15

16

17

18

19

20

21

Senglars abatuts a l’àmbit Collserola

Dades anuals dins el parc i els municipis

de l’entorni mitjanes de períodes

852

2014-2020

600

584 / any

2009-2014

400

350 / any

2000-2009

200

150 / any

0

05

07

09

11

13

15

17

19

21

Los que preocupan son los que los expertos denominan "jabalíes habituados", animales que, como explica Carles Conejero, coordinador del programa del Servicio de Ecopatología de Fauna Salvaje de la UAB (SEFaS), han perdido los instintos naturales y entran en las zonas urbanas buscando recursos fáciles. Y esto tiene varias consecuencias: desde los accidentes de tráfico que hieren o matan jabalíes hasta los perros que los atacan, o los empujones y mordiscos que los ciudadanos pueden recibir de estos animales salvajes cuando intentan conseguir comida. Es decir, más incidencias.

Ante un verano que se prevé complicado, el Ayuntamiento ha preparado un plan de acción 2022-2023 que incluye los sacrificios de animales solo como medida extrema. El plan pone el foco en las acciones preventivas para dificultarles el acceso a la comida y, por lo tanto, hacerles menos atractivo el viaje hacia la trama urbana. Una de las medidas que se prevé es proteger mejor las comedores de las colonias de gatos en las zonas cercanas a Collserola, de forma que queden cerradas y se hagan entradas pequeñas aptas para gatos, pero no para jabalíes habituados.

Amenaza de sanción

También se trabaja para anclar mejor los contenedores y las papeleras en el suelo y evitar así que estos animales, que ya saben cómo tiramos la basura los humanos, los puedan hacer caer. Otra línea de actuación es la de los desbrozamientos que, hasta ahora, se hacían en partes de Horta-Guinardó y Nou Barris, y que ahora se extenderán a más partes de la ciudad para evitar que los jabalíes encuentren espacios confortables, por eso también se prevé modificar algunas de las zonas verdes que quedan por encima de la ronda de Dalt. El plan también dedica un lugar importante a aquellas personas que alimentan a los jabalíes, una actuación que está prohibida por ordenanza. Se prevé una campaña informativa para concienciar de la necesidad de no alimentar animales salvajes y multas para quienes reincidan en esta conducta.

Para aquellos jabalíes que, a pesar de estos cambios, siguen optando por las calles de la ciudad hay una licitación en curso (120.889 euros) para reforzar las capturas programadas en ocho áreas donde ya se ha detectado que suelen ser necesarias actuaciones de este tipo. Se actuará con red de caída y con supervisión del Servicio de Ecopatología de Fauna Salvaje de la UAB. Los jabalíes que se capturan por esta vía son primero anestesiados y después eutanasiados. También se prevé instalar una nueva jaula móvil, que se sume a las dos que ya funcionan a Llars Mundet y en el Parc del Laberint, y que se llevará a aquellos puntos que se identifiquen como conflictivos.

Durante 2021, se hicieron en la ciudad 104 actuaciones reactivas contra jabalíes (de aquellas que se hacen a demanda de la Guardia Urbana), mientras que las cajas trampa atraparon a 34 jabalíes y las redes de caída 55. Hasta ahora, un proyecto piloto de la UAB también ha demostrado la efectividad de una vacuna contraceptiva a la hora de reducir la población de estos animales en Collserola. Los primeros resultados avalan el uso como método complementario para controlar la población de jabalíes en entornos urbanos y periurbanos. Sus responsables apuntan, sin embargo, que la vacuna "no es la solución definitiva" a la problemática, pero sí un buen complemento –más ético que las batidas– a otras actuaciones como concienciar a la gente de que no los alimente o adaptar papeleras y contenedores para dificultarles el acceso a la comida.

stats