Sociedad 17/07/2021

Doce meses extremadamente secos en el este de Catalunya

En algunos lugares es el periodo con menos lluvia desde 2009

2 min
Matolls bien rayas  a la Cordillera de Marina (Badalona). DOLORS BALLESTER.

El inicio del verano es un buen momento para dar un vistazo a las precipitaciones acumuladas durante los últimos meses, que son un indicador de cómo puede ser de peligrosa la temporada de incendios. La variabilidad de las precipitaciones hace que mientras algunas comarcas de Catalunya se encuentran en una situación normal o incluso favorable en cuanto a las condiciones de humedad de los bosques, otros estén en condiciones de sequía extrema.

El boletín del estado de la sequía que publica mensualmente el Meteocat revela que en algunas comarcas de la costa y del prelitoral la pluviometría de los últimos doce meses ha sido extremamente escasa. Es el caso sobre todo de sectores del Empordà y del Gironès, pero la falta de lluvias también es muy importante alrededor de Barcelona y en otros lugares de la costa, del prelitoral y de la Catalunya Central. A pesar de que en el Pirineo las condiciones son en muchos lugares de humedad más que de sequía, al norte del Alt Urgell hay también un grupo de municipios muy faltados de agua. La precipitación es una variable realmente errática.

Sequía excepcional al este

Algunos ejemplos son los datos de la Bisbal d'Empordà, donde en los últimos doce meses han llovido 332 l/m2, alrededor del mitad de lo que suele ser habitual. Otro ejemplo es el de Badalona, donde solo han llovido 250 l/m2 en doce meses, lo que supone un 45%, es decir, menos de la mitad de la lluvia esperada. Esto hace que todos los bosques próximos a la costa estén especialmente secos y puedan ser más vulnerables a incendios forestales. En algunos de estos lugares es el periodo de doce meses más seco como mínimo desde 2009, y curiosamente se está produciendo justo después de uno de los periodos más húmedos de la última década: el marcado por el temporal Gloria, pero también por otras situaciones de lluvia de otoño de 2019 y de primavera de 2020. Los datos de los últimos seis meses no muestran un panorama tan extremo, pero también revelan una situación de sequía notable en las comarcas de la mitad este.

La sequía no es general y el hecho que las precipitaciones hayan continuado llegando con normalidad o incluso con cierta abundancia en el Pirineo hace que ahora mismo las reservas de agua estén en un nivel mucho más alto de lo que se podría esperar en estos datos. Los embalses de las cuencas internas se encuentran al 86,7% de capacidad. Las reservas de agua superan los 600 hm3 de agua y se sitúan ahora mismo un 2% por encima de la media de los últimos diez años.

stats