Sociedad 14/06/2022

Un formulario anónimo con una casilla exclusiva para el catalán: así eligen los alumnos el idioma de la selectividad

Un fragmento de 'María bonita' y un artículo sobre las palabras, las opciones en las pruebas de castellano

Júlia Claramunt Pi
5 min
Estudiantes a punto de empezar la selectividad a la UPC.jpg

"Si quieres recibir todos los enunciados en catalán, marca esta casilla. De lo contrario, elige la lengua del enunciado para cada examen (catalán, castellano y aranés)". Este es el método que ha preparado la conselleria de Universidades e Investigación para que los alumnos elijan el idioma en el que quieren recibir los exámenes de la selectividad, que arranca este martes y acabará el jueves: un formulario anónimo, en un papel que se autocopia y con una única casilla que permite que te den todos los exámenes en catalán (excepto castellano y lengua extranjera, que se reparten en las respectivas lenguas). En el supuesto de que no los quieran recibir en catalán, los estudiantes tienen que escoger, materia por materia, en qué idioma quieren recibir los enunciados. Una vez rellenado el formulario, lo tienen que dejar, visible, sobre la mesa. De este modo, los miembros del tribunal pueden preparar cuántos exámenes se necesitan en cada idioma y posteriormente pueden ser distribuidos con facilidad. El alumno tiene que llevar la hoja con la elección a todas las pruebas, y en el supuesto de que lo pierda, se le olvide, o cambie de opinión, lo puede repetir.

Con este método se da respuesta a la sentencia publicada en abril por el TSJC –después de que la Asamblea por una Escuela Bilingüe pidiera dejar de priorizar el catalán en los exámenes–, que establece que repartir los exámenes en catalán y después, y solo si hace falta, en castellano vulnera el derecho de los alumnos a no ser discriminados (artículo 14 de la Constitución) y el derecho a la educación (artículo 27). Pero, a la vez, la conselleria ha querido favorecer que el catalán continúe siendo la lengua de uso normal en la selectividad. "La hoja refleja el uso habitual de las lenguas en las pruebas de acceso a la universidad (PAU)", ha remarcado la secretaria general del Consejo Interuniversitario de Catalunya (CIC), Cristina Gelpí, este martes. "Históricamente, el 95% de los alumnos elige los enunciados en catalán", ha añadido.

El formulario para elegir el idioma de las PAZ.

Los instigadores de esta medida, la entidad Asamblea por una Escuela Bilingüe (la misma que está detrás de la aplicación forzosa del 25% de castellano en las escuelas), ya se han quejado porque consideran que la Generalitat "continua ridículamente intentando inducir a los estudiantes a responderlo todo en catalán". Además, la plataforma Docentes Libres también ha opinado que el formulario anónimo es una respuesta "insuficiente" porque se "continúa dando preferencia a la lengua catalana" y "demuestra la impotencia de la Generalitat en el intento de impedir que los alumnos opten por las pruebas en castellano". Esta otra entidad ha reclamado al Govern que reparta las pruebas con "enunciados bilingües". Ante las críticas, la consellera de Investigación y Universidades, Gemma Geis, ha dicho en RAC1 que seguirán trabajando del mismo modo: "Este nuevo sistema es una imagen de lo que siempre había pasado, que es que más de un 90% de los estudiantes escogen el catalán para hacer la selectividad".

El método para elegir el idioma de las PAU era la principal incógnita de la selectividad de este año. El formulario anónimo en papel, sin embargo, no será la única respuesta. Este jueves, el último día de la convocatoria ordinaria, se hará una prueba de concepto (no está nada claro que se acabe implementando) para testar maneras "más eficientes" para implementar la elección de idioma de manera anónima. Concretamente, consistirá en la aplicación de dos tecnologías diferentes en solo dos aulas de la Facultad de Matemáticas y Estadística de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC): la tecnología de códigos QR y la tecnología de geolocalización en espacios interiores por Bluetooth. Los estudiantes tendrán que coger un código QR de una bandeja en función de si quieren el examen en castellano o en catalán o bien un botón, y los dejarán sobre la mesa. El miembro del tribunal que reparta los exámenes leerá el QR con una aplicación o bien tendrá la información geolocalizada en una pantalla de los botones asociados al catalán o castellano.

Una persona cogiendo un QR sobre los enunciados en catalán.
Una tableta muestra la geolocalización que envían los botones sobre el idioma de los enunciados.

Buenas sensaciones con el examen de castellano

La selectividad ha arrancado este martes "sin incidencias", según ha afirmado la secretaria general del CIC, con el examen de lengua castellana y literatura. Además de la parte común de reflexión lingüística, los estudiantes han podido escoger entre la opción A –que incluía un fragmento de María bonita, de Ignacio Martínez de Pisón, preguntas relativas a las figuras retóricas y la redacción descriptiva de un establecimiento– o la opción B, donde se tenían que enfrentar al artículo Las palabras como prismas de Ignacio Bosque; a Nada, de Carmen Laforet, y a una redacción argumentativa sobre los límites del humor.

La sensación de los estudiantes, a pesar de los nervios, ha sido mayoritariamente positiva. "Me lo esperaba peor, en comparación con los exámenes que había visto de los años anteriores. Se han portado bien con las figuras retóricas, y las preguntas de las lecturas obligatorias eran muy fáciles", dice Laia, del Instituto Virolai de Molins de Rei. "Primer examen hecho, y estamos contentos", añade. Aïda, de la Escuela Garbí Pere Vergés, coincide que le ha ido bien. "Para ser el primer examen, no salgo llorando". Aïda ha elegido la opción B, que considera que era "exageradamente mucho más fácil que la A". Aun así, critica que la parte común de reflexión lingüística era "rebuscada". Xavier, del Instituto Virolai de Molins de Rei, también ha elegido la B, para evitar las figuras retóricas y porque, además, el tema del texto argumentativo "daba mucho juego, se podía hablar mucho". En cambio, Paola Moreno, del IES Gelida, ha elegido la A, puesto que le ha llamado más la atención la expresión escrita descriptiva. "La pregunta de la argumentación era más complicada, y si no tienes el día te puede ir mal", dice. Además, ha contribuido el hecho de que las preguntas sobre las figuras retóricas, tipo test, le han parecido "sencillas". Este martes los estudiantes también se examinan, en la fase general, de lengua extranjera. En la fase específica pueden elegir entre análisis musical, cultura audiovisual, electrotécnica, física y geografía.

Estudiantes haciendo la selectividad en la UAB.
stats