Sucesos
Sociedad 13/12/2021

La Generalitat pide disculpas por haberse olvidado del asesinato de la niña Yaiza

El padre de la niña asesinada en Sant Joan Despí recuerda que el dolor "es igual" independientemente del tipo de violencia

3 min
Yaiza Peiró, la niña asesinada por su madre en Sant Joan Despí el 31 de mayo del 2021

BarcelonaLa consellera de Justicia, Lourdes Ciuró, se ha reunido este lunes con Sergio Peiró, el padre de Yaiza, la niña de cuatro años asesinada en Sant Joan Despí a manos de su madre, Cristina Rivas, el pasado mes de mayo. Ciuró ha admitido que este caso pasó "desapercibido" y ha pedido disculpas en nombre de la administración a la familia por haberles "abandonado". El padre ha explicado a la salida del encuentro que ha pasado por un proceso muy duro y que no ha sentido el apoyo de las instituciones . "Sé que no todas las violencias son iguales, pero el dolor de las víctimas sí que lo es", ha señalado.

Ciuró ha lamentado que no se haya hecho seguimiento del caso y ha admitido que "no le llegó". La consellera lo ha atribuido al hecho de que el crimen coincidió con su entrada como jefa del departamento. "Aparte de Laura Borràs, nadie más se hizo eco. Ni socialmente, ni mediáticamente... como sociedad no hemos estado a la altura", ha admitido Ciuró.

El padre de la niña asesinada en Sant Joan Despí, Sergio, en un encuentro con la 'consellera' de Justicia Lourdes Ciuró

Con el objetivo que no se vuelva a repetir un caso parecido, Ciuró ha anunciado la puesta en marcha de un nuevo registro –gestionado a través del Institut Mèdic Legal i Forense– que contabilizará cualquier víctima de violencia familiar y machista. Hasta ahora solo se hacía un recuento oficial de los segundos casos. "Hemos de trabajar para prevenir a través de las herramientas legales las violencias que se producen a través de los hijos", ha resumido Ciuró. Paralelamente, también se creará una oficina única para facilitar los trámites a todas aquellas personas que se sientan "víctimas" en Catalunya. "Habrá una ventanilla única para dar una mejor respuesta", ha señalado. El caso de Yaiza no había formado parte de ninguna estadística oficial porque la violencia vicaria es solo la que se ejerce contra los hijos para hacer daño a las madres (es decir, es el hombre quien ejerce la violencia contra los hijos como revancha, pero no incluye el caso de una madre haciendo daño a sus hijos para vengarse del padre).

De hecho, para la consellera el encuentro con Sergio Peiró ha servido también para recordar el caso y ha afirmado que "evidencia una realidad minoritaria" que ha quedado "invisibilizada". "No hemos sabido responder", ha admitido Ciuró. En mayo, cuando la madre admitió haber matado a la niña, el padre lamentó en una carta que las instituciones no hubieran "condenado el crimen de forma unánime". Este lunes ha subrayado a la consellera la importancia de luchar contra esta violencia "atroz" no solo en Catalunya, sino por todas partes. "Es duro para cualquier padre o madre, sin tener en cuenta el género: todas las personas que pasen por esta situación se tienen que sentir acompañadas", ha insistido el padre, que ha añadido: "Ninguna víctima tiene que quedar en el olvido".

La consellera ha aprovechado el encuentro también para remarcar la aprobación del decreto ley para proteger la vida y la seguridad de los niños en los casos de violencia, añadiendo que se hará tanto si es machista como familiar. "Seguiremos actualizando el Código Civil catalán para adecuarlo a los nuevos modelos de familia", ha explicado la consellera.

Hasta ahora los jueces podían decidir si los padres y las madres podían ver a sus hijos o comunicarse con ellos a pesar de tener indicios de violencia. Pero el Govern ha aprobado un decreto ley que cambia el Código Civil de Catalunya para no hacer necesaria esta valoración y directamente, si se cumplen los supuestos, se prohíben tanto las visitas como las comunicaciones. La consellera de Justicia, Lourdes Ciuró, ha defendido que hay que “proteger la vida de los menores que son víctimas de la violencia machista”. Según Ciuró, con el cambio se quiere intentar evitar más asesinatos de niños. A pesar de que el decreto ley se refiere a la violencia vicaria –la que se ejerce sobre los hijos para hacer daño a las madres–, también incorpora la violencia familiar. Por lo tanto, la normativa será aplicable a padres, madres y también otros familiares –como por ejemplo padrastros– de los menores.

stats