Sociedad 28/06/2021

Más aprobados y con mejor nota en la segunda selectividad de la pandemia

Siete alumnos (cinco chicas y dos chicos) sacan un 9,90 en las PAU

5 min
Una alumna hace la selectividad, el junio de 2021, a la UB.

BarcelonaLa segunda selectividad de la pandemia tiene más aprobados y mejor nota que la de 2020. El 96,7% de los alumnos que se presentaron a las pruebas de acceso a la universidad las han aprobado, dos puntos más que el año pasado, cuando el porcentaje fue del 94,4%, y de media han sacado un 6,8, también dos décimas más que el curso anterior (6,6). Como la nota del expediente de bachillerato también ha subido un poco (de un 7,53 en 2020 a un 7,66 este año), también ha aumentado la nota media de acceso a la universidad, que será de un 7,3, dos décimas más que el curso pasado. Esto podría hacer crecer un poco las notas de corte para entrar en los grados.

No tendrán problemas para acceder a las carreras deseadas 1.242 alumnos (1.028 el año pasado), que han sacado un 9 o más en la fase general de las PAU. Son 794 chicas y 448 chicos, entre los cuales hay siete –5 chicas y 2 chicos– que han sacado un 9,90 y son las mejores notas de la selectividad 2021. Cinco son de institutos públicos y dos de centros concertados.

"Compaginar los estudios y un buen nivel anímico ha sido complicado"

Uno de los estudiantes que ha logrado la casi perfección en el examen es Imad Benhessou, del Institut Lauro de les Franqueses del Vallès. Hace poco rato que lo han avisado de que es una de las mejores notas de Catalunya y responde por primera vez a la llamada de un periodista: "Estoy contentísimo, todavía no me lo creo". Su 9,90 es una entrada asegurada para estudiar medicina en la Universitat de Barcelona después de dos cursos "nada fáciles". "Compaginar los estudios y un buen nivel anímico ha sido complicado, pero me siento muy orgulloso del trabajo que he hecho, sobre todo a nivel psicológico", explica.

Afrontó la selectividad "con angustia e incertidumbre", porque a pesar de tener una buena media de bachillerato, "sempre había la inquietud de la nota de corte". La clave, dice, ha sido una combinación de mucha constancia y estar atento a clase. "El 80% de la nota es seguir lo que hacemos en clase y después te suena todo y solo hay que dar un pequeño repaso", asegura. Y agradece a "una plantilla de profesores buenísima" que además de ser "muy exigentes" con los alumnos también les hayan hecho trabajar "la parte psicológica". "He tenido profesores muy cercanos y esto facilita mucho la conexión con los alumnos y el aprendizaje", reivindica.

Después de la presión de las PAU, desconectó unos días en una casa rural con los amigos y durante las vacaciones quiere hacer algún viaje "siempre que las restricciones y la situación económica en casa lo permitan".

"Pensaba que me había ido bien, pero no tanto"

Frida Fernández tiene nota de sobra para estudiar lengua y literatura españolas en la Universitat Autònoma de Barcelona, donde se entra con un 5. "Hace años que me apasiona la lengua y este curso he disfrutado mucho con la literatura", asegura esta alumna que vive en la Fatarella y estudia en el Institut Julio Antonio de Móra d'Ebre. Ha sacado un 9,90, una nota que no se esperaba cuando acabó de hacer las PAU –"Pensaba que me había ido bien, pero no tanto", dice–, pero cuando consultó el expediente y vio que en la fase general tenía un 10 en castellano, inglés e historia y un 9,5 en catalán –falló la pregunta de fonética–, supuso que sería de las más altas de Catalunya.

Como Imad, cree que lo más importante es "ser constante" durante todo el curso y así las semanas antes de las PAU "no hay que estudiar muchas horas, sino repasar lo que ya sabes". Y esto que no ha sido fácil vivir los dos cursos de bachillerato en pandemia. "Cuando dábamos clases telemáticas era complicado organizarse, pero lo he llevado bastante bien", afirma. Solo la han confinado una vez durante el curso. Ahora quiere un verano "de tranquilidad" antes de empezar la universidad y aprovechar el tiempo libre para tocar algunos de los instrumentos que domina, como el trombón, el piano o la guitarra.

Frida Fernández quiere estudiar lengua y literatura españolas en la Universitat Autònoma de Barcelona.

"Anhelar la perfección, amigos, familia y una gran escuela pública"

Quien todavía no se ha quitado un peso de encima es Teresa Velasco, alumna del Institut Planells de Artesa de Segre. A pesar de su radiante 9,90, todavía no sabe si podrá estudiar su primera opción, un doble grado en ingeniería en el Centre de Formació Interdisciplinària Superior (CFIS) de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC), una especie de centro de alto rendimiento que permite estudiar dos titulaciones a la vez. Ella ha elegido matemáticas e ingeniería de datos, pero dice que es "muy posible" que no la cojan. Si no ha superado las pruebas –le dan los resultados dentro de dos días–, estudiará matemáticas y física en la Universitat de Barcelona, la carrera que desde hace nueve años requiere la nota de corte más alta en Catalunya.

Cuando vio sus cuatro 10 (en matemáticas, matemáticas aplicadas a las ciencias sociales, historia y catalán) y sus 9,5 en castellano y física, Teresa se echó a llorar. Le ha quedado un expediente casi perfecto después de un 9,95 de media de bachillerato. El 10 menos un 9 en dibujo técnico de primero de bachillerato. "Es mi talón de Aquiles", asegura. De hecho, dice que "este anhelo constante de la perfección" es una de las cuatro patas que le han asegurado el éxito académico: "Cuando sacaba un 9,9 siempre miraba qué había fallado para no repetir el error". Los otros tres pilares dice que son los amigos, sus padres y una "gran escuela pública" que siempre le ha dado "apoyo educativo y personal". "Somos una escuela rural con una educación bastante personalizada, no solo a nivel educativo sino también personal", afirma, con buenas palabras hacia unos profesores que "a veces han hecho de psicólogos".

Teresa Velasco quiere estudiar un doble grado en ingeniería en la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC)

Los otros cuatro estudiantes con un 9,90 son del Institut Jaume Balmes (Barcelona), la Escola Sant Josep (Sant Sadurní d'Anoia), el Institut La Bisbal (La Bisbal d'Empordà) y la Escola Mare de Déu de la Salut (Sabadell).

"Adecuación" entre las PAU y el bachillerato

En un momento en el que el modelo actual de la selectividad y del bachillerato está bastante cuestionado, el secretario general del Consell Interuniversitari de Catalunya (CIC), Josep Ribas, ha asegurado que los resultados avalan una vez más la "fortaleza" del sistema como mecanismo para regular el acceso y la admisión a la universidad y muestran "la adecuación y encaje" entre el bachillerato y los exámenes que se proponen.

Por materias comunes , las notas medias son un 6,93 en lengua catalana y literatura, un 6,60 en lengua castellana y literatura, un 7,31 en inglés, un 8,31 en francés, un 7,34 en alemán, un 7,64 en italiano y un 7,07 en historia. En cuanto a las de modalidad, la nota más baja, con un 5,56, es la de matemáticas, y la más alta es la de economía de la empresa, con un 7,7.

stats