Sociedad 09/09/2021

"Les agresiones te acompañan siempre, como homosexual"

La Fiscalía detecta un aumento del 20% en las investigaciones por delitos contra el colectivo LGTBI durante el 2020

5 min
Centenars de manifestantes llenaron ayer todo un cruce de la superilla de Sant Antoni en señal de luto por la muerte de Samuel.

Barcelona“Desde que tengo memoria me han llamado maricón. Las agresiones te acompañan siempre, como homosexual”, dice Joan Casas para destacar que la violencia contra el colectivo LGTBIQ+ viene de lejos. "Siempre tenemos una parte del cerebro en alerta", añade. Pero los ataques y las discriminaciones aumentan, no hay ninguna duda. Solo en Barcelona las investigaciones por LGTBI-fobia crecieron un 20% en 2020, según ha podido saber el ARA, y eso que las denuncias por delitos de odio cayeron un 30%. El fiscal antiodio de Barcelona, Miguel Ángel Aguilar, alerta en su informe anual de que la orientación sexual vuelve a ser el principal motivo de discriminación. En 2016 habían pasado a ser las denuncias relacionadas con la ideología, pero esto cambió el año pasado, cuando cayeron un 62% mientras las homófobas se disparaban. La Fiscalía no es el único organismo que alerta del auge de la homofobia; las entidades hace tiempo que hacen sonar la alarma, y el Govern lo ha hecho hoy mismo.

Ni Casas ni su pareja, Xavi Blanch, se dejan intimidar. "Nos seguimos cogiendo de la mano o dándonos besos por la calle", afirma Casas, y recuerda al padre de una familia heterosexual que hace poco les puso “ mala cara y se burló” cuando los vio subir por la Rambla de Catalunya de Barcelona. Muchas miradas ya hablan por sí solas. “Los ves venir, nos miran la cara y después las manos juntas”, explica Blanch. Ricard Romero añade que las "miradas inquietantes" lo han puesto en alerta más de una vez, e insiste en que no es momento de encogerse: “El miedo no nos puede callar”. Coincide con él la pareja Casas-Blanch, a quien un joven les escupió por el centro de Girona. “Nos encaramos a él y al final nos limpió el escupitajo con su cazadora”, explica Xavi Blanch.

Los Mossos, implacables

El conseller de Interior, Joan Ignasi Elena, ha explicado este miércoles por la mañana a RAC1 que han detectado grupos que "se reúnen y salen de cacería" para agredir a homosexuales, a pesar de que no ha querido hablar de bandas organizadas. Son gente "de aquí, de diferentes edades", que agreden amparándose en "cierta permisividad en el rechazo a la diferencia". "Viven instalados en el odio y alimentados por la cultura del odio a la diferencia", ha insistido el conseller. Los Mossos acaban de poner en marcha un grupo especializado en delitos de odio formado por quince policías. Elena ha asegurado que el cuerpo será "implacable" con este problema "extremadamente grave" y que se están formando a más agentes.

El fiscal antiodio atribuye el "aumento progresivo" de la LGTBI-fobia al "trabajo de concienciación" que han hecho las entidades para animar a denunciar, a la mejora de la confianza con los cuerpos policiales y "a un aumento de la criminalidad por motivos de discriminación de la orientación o la identidad sexual". Por eso la última memoria del servicio de delitos de odio de la Fiscalía "exige" a las administraciones competentes que promuevan "medidas de prevención y sensibilización".

Todos los indicadores hacen evidente el aumento de las agresiones. Entre 2016 y 2020 el número de investigaciones por LGTBI-fobia en Barcelona se duplicó: pasó de 52 a 102. Entre el 1 de enero y este miércoles el Observatorio Contra la Homofobia (OCH) ha registrado 185 casos de discriminación. En 2020 se habían contado 189 en todo el año; por lo tanto, en el OCH calculan que este 2021 se llegará a una cifra récord del registro que hace seis años que mantienen. Solo en julio el Observatorio hizo medio centenar de asistencias, en parte porque el asesinato de Samuel y la doble agresión en la playa del Somorrostro de Barcelona hicieron que las víctimas de ataques anteriores se animaran a denunciar, explica el responsable de la oficina de denuncias, Albert Carrasco.

Para Amnistía Internacional, los crímenes de odio contra las minorías se alimentan de los discursos de odio de gobernantes, políticos y religiosos que fomentan un clima de intolerancia y discriminación. Casas, sin embargo, discrepa: "Si no estuviera Vox nos agredirían igualmente, porque no es Vox sino el machismo estructural el que nos agrede".

Sea como sea, el racismo y la LGTBI-fobia son las principales causas del crecimiento de denuncias por discriminación en Barcelona, según el Ayuntamiento. Los primeros seis meses del año se han registrado 125 casos de discriminación en la ciudad, una cifra ligeramente superior a la del mismo periodo del año pasado (111), según el último balance de la Oficina por la No Discriminación (OND) del consistorio. El racismo, la xenofobia y la LGTBI-fobia acumulan más del 60% de los expedientes abiertos, pero si bien las denuncias por racismo y xenofobia han caído 12 puntos entre enero y el junio, las relacionadas con la LGTBI-fobia han aumentado 5 puntos, una cifra que preocupa al consistorio.

A pesar del aumento de denuncias, pocos casos acaban en la policía y los juzgados. Carrasco dice que las víctimas se sienten “incómodas” en la comisaría porque los mossos “cuestionan su relato o las revictimizan”. Con todo, admite que poco a poco se van corrigiendo los errores y las carencias y señala que la agresión a dos parejas de homosexuales en Somorrostro es un "ejemplo de buena práctica" por cómo se trató a las víctimas y por la buena coordinación entre el Ayuntamiento de Barcelona –que se presentará como acusación popular contra los detenidos– y la Generalitat a la hora para hacerse cargo de la rehabilitación de la mandíbula de uno de los agredidos.

Numerosos precedentes

El conseller Joan Ignasi Elena ha hecho las declaraciones días después de que la Policía Nacional hubiera empezado a investigar como delito de odio una presunta agresión homófoba en el centro de Madrid, a pesar de que la víctima finalmente habría confesado que fue consentida. De todos modos, hay numerosos precedentes recientes de ataques homófobos. Ayer martes mismo un joven trans hizo público que lo habían agredido en Valencia, con puñetazos en la cara y el cuerpo, después de haberse dirigido a un grupo de chicos en lenguaje inclusivo. Una de las agresiones homófobas recientes más graves cometidas en Barcelona fue en mayo, en la playa del Somorrostro, donde cinco hombres dieron una paliza a dos parejas de gays. Una de las víctimas sufrió una fractura en la mandíbula, perdió varios dientes y lo han tenido que operar. En julio se detuvo a tres personas, dos de las cuales ya están en la prisión –la otra es menor de edad.

La alerta máxima llegó, sin embargo, en julio con el asesinato de Samuel, de 24 años, que recibió una paliza en el exterior de una discoteca en la Coruña, en Galicia. Su muerte impactó el colectivo LGTBI, porque los testigos explican que el grupo que agredió a Samuel hasta matarlo le llamaban “maricón”. La Policía Nacional detuvo a seis personas, para tres de las cuales la jueza que investiga el caso decretó el ingreso en prisión. Se trata de tres hombres, amigos entre sí y sin relación con la víctima.

La portavoz del ejecutivo español, Isabel Rodríguez, explicó ayer que el presidente, Pedro Sánchez, ha convocado la comisión de seguimiento del plan de lucha contra los delitos de odio este viernes. Lo anunció después del consejo de ministros, y dejó claro que la agresión del domingo en Madrid "merece el máximo rechazo político y social". La Fiscalía también ha puesto en marcha un nuevo protocolo para combatir el discurso de odio en las redes que comunicará a las empresas tecnológicas las sentencias y resoluciones que se dicten ordenando la retirada o el bloqueo de los contenidos discriminatorios.

stats