Violencia machista
Sociedad 28/03/2021

Caterina Canyelles Gamundí: “Si no sabes reconocer la violencia machista, ¿cómo la vas a juzgar?”

4 min
Caterina Canyelles Gamundí en un momento de la entrevista

PalmaCaterina Canyelles Gamundí (sa Pobla, 1982) es polifacética: antropóloga, ingeniera, técnica informática, profesora de ciclos formativos e investigadora tenaz. Dedicó seis años a estudiar el sistema judicial en Mallorca y en Catalunya –desde dentro, trabajando con abogados, jueces y fiscales– para descubrir cómo trata la violencia machista. Lo ha explicado en el libro Masclisme y cultura jurídica, de la editorial Lleonard Muntaner, una radiografía incómoda.

¿Qué le chocó más del sistema judicial español cuando lo empezó a conocer a fondo?

— El choque cultural entre la lógica jurídica y la antropológica. La antropología busca la diversidad y se lo cuestiona todo, mientras que el mundo del derecho es más cuadrado, hecho de certezas indiscutibles.

Ya había hecho una investigación sobre las presas de Sendero Luminoso y el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru en Perú. ¿Ha encontrado puntos en común en las dos investigaciones?

— La estigmatización para romper el estereotipo que viven los dos colectivos. La mayoría de mujeres que pasan por un proceso judicial por violencia machista salen del patrón porque no siguen el estereotipo de víctima que hay en el imaginario social: el de la mujer sumisa, pasiva, invisible y que aguanta sin quejarse. Y las presas no solo se habían levantado en armas, sino que también transgredían su rol de género, porque se asocia a dar vida y no muerte. En las dos situaciones hay una reacción machista contra la transgresión de la orden patriarcal.

Cuando una víctima se plantea denunciar, ¿se puede imaginar qué puede acabar implicando hacerlo?

— Cada vez más; sobre todo desde la violación en grupo de los Sanfermines de 2016, el tema se ha puesto mucho en el punto de mira mediático. Ahora es más fácil saber qué es pasar por un proceso judicial.

Ha encontrado una abogada que aconsejaba a una víctima que renunciara al proceso porque sería muy duro y funcionarias de los juzgados de violencia de género que a menudo piensan que su trabajo sirve de poco o de nada. La sensación de frustración es muy habitual en los juzgados que tratan este tipo de delitos.

— Lo que genera más frustración es que muchos de casos acaban en absolución o archivados por falta de pruebas, y esto es, en gran medida, porque muchas mujeres renuncian durante el proceso judicial. Que la protagonista del proceso renuncie cuesta de comprender si no se entiende cómo funciona la violencia machista y sus implicaciones.

Un estudio de la Asociación de Mujeres Juristas Themis dice que el 85% de las sentencias sobre violencia sexual de las Baleares emitidas el año pasado no recogían si la víctima había sufrido daños psicológicos o no.

— No he visto nunca un caso de violencia machista judicializado solo por violencia psicológica. La violencia psicológica, en general, se tiene muy poco en cuenta.

Explica que la Fiscalía General del Estado cifra en un 0,0075% las denuncias falsas por maltrato. Pero cita, para poner solo un ejemplo, un abogado que critica a su propia clienta porque no recordaba cómo le habían roto el húmero y la cara. ¿Hasta qué punto está arraigado, también en el sistema judicial, el mito de las denuncias falsas?

— Tanto como en la sociedad. El mito de las denuncias falsas es el eje de reproducción de la cultura machista en los juzgados.

Sin embargo existen las denuncias falsas.

— Sí, como en cualquiera otro delito, pero en los otros delitos no se cuestionan todas las víctimas sistemáticamente.

El sistema judicial está lleno de un argot a menudo incomprensible para los que no forman parte de él, de burocracia y de rituales que buscan como mínimo la apariencia de objetividad. Pero en el libro deja claro que está cargado de prejuicios y que tienen consecuencias.

— El personal de los juzgados se ha socializado en el mismo sistema machista en que vivimos todos nosotros; por lo tanto, si no tienen una formación específica, es normal que conozcan y reproduzcan ideas machistas. Además de los conocimientos técnicos jurídicos, en un proceso hay toda la parte de interpretación de cómo opera el machismo. Si no se es capaz de identificar una situación de violencia machista, intervendrán los prejuicios. Si no sabes reconocer la violencia machista, ¿cómo la vas a juzgar?

Tenemos la idea de la víctima pasiva y sometida y el agresor violento y malvado. ¿La realidad es tan simple?

— No, al contrario. Esta dicotomía es muy simplista, y yo también la tenía en la cabeza, pero me di cuenta que la realidad es mucho más compleja. Se espera que sea así y, cuando las mujeres intentan gestionar el conflicto, tomar decisiones, las ponen en entredicho porque no encajan en este esquema. No siempre se puede hablar de un hecho violento que ha pasado, descontextualizado. En muchos casos hay una interacción entre dos personas con muchos más elementos.

¿Abogados, jueces y fiscales también se tragan a menudo estas etiquetas estereotipadas?

— Claro, están en el imaginario social y, por lo tanto, en el judicial. Si no se hace una formación para deconstruirlo, se continuarán reproduciendo estos estereotipos y no se estará capacitado para hacer este trabajo.

¿La justicia española es machista?

— El machismo es un conjunto de valores hegemónico en la sociedad y, por lo tanto, también en nuestro sistema judicial.

¿Una justicia en que el machismo es hegemónico puede ayudar a combatir la violencia machista?

— Dicho así es un oxímoron. Pero el sistema judicial está formado por personas y evidentemente hay gente que hace un muy buen trabajo. Insisto: el problema es de toda la sociedad.

stats