Sociedad 13/03/2022

Un grupo de 220 refugiados ucranianos aterrizan en el Prat

Es el primer corredor humanitario aéreo con Catalunya

2 min
Refugiados ucranianos llegando al Aeropuerto de Barcelona, esta madrugada

BarcelonaEsta medianoche ha llegado al aeropuerto de Barcelona un avión privado con 220 refugiados ucranianos que huyen de la guerra provocada por la invasión de Rusia. Se trata del primer corredor humanitario aéreo desde que se inició el conflicto, según informa Open Arms, que es la organización que hay detrás de la iniciativa, junto con la Fundación Solidaire, creada por el director y productor de cine italiano Enrique Piñeyro. Entre ambas entidades han conseguido un vuelo privado para trasladar a 220 refugiados desde Varsovia hasta la capital catalana.

El Boeing 787-8 Dreamline despegó el sábado por la noche para alejar de la guerra a numerosas familias, sobre todo a mujeres y niños, ya que los hombres en edad de luchar no pueden abandonar Ucrania. El vuelo fue posible gracias también al apoyo del consulado general de España en Varsovia, la Fundación DKV Integralia, Ergo Hestia (Polonia) y la empresa Audax Renewables, que se hizo cargo de la complicada logística en origen.

Tras llegar a El Prat los refugiados fueron trasladados en autocar a los lugares de acogida. A partir de ese momento quedan en manos de las administraciones o de las entidades del territorio que también se han implicado y que son el Ayuntamiento de Badalona, el Ayuntamiento de Guissona, la Fundació Convent Santa Clara de Manresa (dirigida por sor Lucía Caram) y Mensajeros por la Paz, una asociación madrileña dirigida por el padre Ángel.

Un refugiado ucraniano, esta madrugada en El Prat

El fundador de Open Arms, Oscar Camps, había pedido a los ayuntamientos y entidades que enviaran a un representante a Varsovia para hacer más fácil la operación. Por parte del Ayuntamiento de Badalona es el concejal de Protección Social a las Personas e Impulso Comercial, David Torrents, quien voló ayer hasta Varsovia en el avión privado para, dos horas más tarde, tomar el mismo vuelo, pero ya acompañando a los refugiados y con dirección a Barcelona: "Es un viaje que vale la pena", dijo Torrents al diario ARA. También debían ir en ese vuelo la monja Lucía Caram y representantes del Ayuntamiento de Guissona y de la entidad Mensajeros por la Paz. Según Torrents, "ha sido muy complicado" poder organizar el viaje, pero el vínculo que las familias refugiadas ya tienen en Catalunya (tanto en Badalona como en Guissona) lo ha hecho algo más fácil. Durante la operación han localizado a más familias que tienen vínculos con ucranianos que ya viven en Catalunya, pero aún no habían llegado a Varsovia y por tanto aún no pueden sacarlos. La intención es repetir ese vuelo en los próximos días. En Badalona viven 900 personas de origen ucraniano.

El alcalde de Badalona, Rubén Guijarro, explicó que la ciudad se ha volcado en la ayuda a los ucranianos y que "la mayoría de las setenta personas que vienen tienen aquí a algún familiar o conocido". Los que no tengan ningún vínculo se instalarán en alojamientos de la Cruz Roja. Guijarro, que de madrugada acudió a El Prat a recibir a los refugiados, explica también que reforzarán los servicios sociales del municipio y facilitarán el empadronamiento de los recién llegados.

stats