Pandemia
Sociedad 21/01/2021

La presión hospitalaria ya se parece a la de la primera oleada con 621 enfermos de covid en las UCI

Salud teme un "posible desbordamiento" si se superan las previsiones de tener a 900 ingresados críticos

Gemma Garrido Granger
2 min
Cues per fer-se tests d'antígens en una imatge d'arxiu.

BarcelonaLa evolución del covid-19 en Catalunya sigue siendo preocupante. A pesar del freno al ritmo de nuevos contagios de los últimos días y las señales de bajada de la curva epidemiológica, la propagación del virus es muy elevada y el número de hospitalizaciones ya supera a las del pico de la segunda oleada, en octubre. De hecho, la presión hospitalaria ya se acerca a la vivida los meses de marzo y abril, durante la primera oleada. A estas alturas hay 2.844 ingresados y 621 enfermos graves en cuidados intensivos. En concreto, de las 1.013 camas de UCI ocupadas en toda Catalunya, seis de cada diez ya se están destinando exclusivamente a enfermos de coronavirus.

La previsión es que la presión asistencial crezca todavía más los próximos días, incluso semanas, dejando el sistema sanitario en una situación de extrema fragilidad. De hecho, el director del Servicio Catalán de Salud, Adrià Comella, ha asegurado este jueves que el escenario de las próximas semanas será "muy duro" y la ocupación ya se parece más a la de la primera oleada que a la de la segunda. "No tendrá nada que ver con la situación en octubre", ha admitido.

En este sentido, ha recordado que el gran crecimiento en los hospitales de esta tercera oleada empezó con una cifra de ocupación basal muy elevada, con más de 300 camas ya destinadas al covid. "Pensamos que llegaremos a tener hasta 900 personas ingresadas por covid, más las 300 personas que de manera habitual tenemos por urgencias y no podemos dejar de ingresar", ha destacado. "Los límites del sistema son los que son y los volúmenes volverán a ser muy altos: nos tocará reorganizarnos", ha insistido el director del CatSalut. Ante estas previsiones tan desfavorables, Comella ha admitido que el sistema teme un "posible desbordamiento" en caso de que se superen los 900 ingresados de covid en cuidados intensivos.

"La curva de contagios vive una pequeña mejora, lo estamos frenando con las restricciones, pero la presión asistencial es altísima, se ha multiplicado en cuestión de semanas, y ya estamos superando los umbrales de la segunda oleada", ha explicado la consellera de Salud, Alba Vergés. "Vienen días muy intensos para el sistema sanitario", ha augurado. El gran reto será mantener la actividad habitual de los centros, sabiendo que muchos hospitales ya han tenido que suspender o aplazar actividad demorable en los quirófanos para liberar camas para el covid.

El riesgo de rebrote, que avisa de grandes crecimientos, va a la baja desde el 13 de enero y, a pesar de hacerse más pruebas (más de 100.000 respecto a la semana anterior), la positividad de los tests se ha reducido y ha pasado del 11% de hace siete días al actual 8,63%.

stats