Coronavirus
Sociedad  /  Salud 05/07/2022

Vuelven las bajas automáticas por covid, ahora de cinco días

Salud recupera esta medida para evitar la saturación de los CAP, que ya atienden 15.000 visitas al día

3 min
Una madre y su hija entrando en  una CABEZA de Barcelona.

BarcelonaLas bajas laborales por covid (o al menos por síntomas compatibles con el virus) se han duplicado el último mes por el alud de contagios de la séptima oleada: cada día se detectan unas 5.000 infecciones a pesar de que la cifra real es muy superior. Hasta ahora, y desde que el mayo pasado los esfuerzos diagnósticos se centraron exclusivamente en la población vulnerable , los contagiados que se veían incapaces de ir a trabajar (o teletrabajar) tenían que ir presencialmente a los centros de atención primaria (CAP) para pedir este justificante a su médico de cabecera, que era quien decidía si los síntomas que describía eran incapacitantes. En definitiva, el departamento de Salud normalizó la evaluación y gestión del covid como si fuera cualquier otra patología. Pero a partir de miércoles, debido a la elevada incidencia en plena temporada estival, con menos profesionales trabajando y con el temor de que los servicios vuelvan a colapsarse por tercer año consecutivo, la conselleria ha recuperado la tramitación telemática y automática de las bajas laborales por síntomas compatibles con el covid. Son autolimitadas (tienen una vigencia de cinco días) y permitirán que la población afectada pueda solicitar la incapacidad temporal médica a través de La Meva Salut o de la web de Salut, sin necesidad de aportar un test positivo y sin tener que pedir hora para visitarse con su médico.

Según ha explicado la directora del Servei Català de la Salut (CatSalut), Gemma Craywinckel, la baja telemática no la dan los facultativos de los CAP, sino el Institut Català d'Avaluacions Mèdiques (ICAM). El organismo después registra la información en el historial clínico del paciente y, de este modo, el facultativo referente se entera de la decisión. El procedimiento es idéntico al de una consulta presencial, pero en el espacio digital: el enfermo no necesita probar el contagio haciéndose un test, sino que tiene que llenar un formulario en línea explicando que se encuentra mal y especificar cuáles son los síntomas que le impiden trabajar. Si el médico del ICAM considera que puede tratarse de covid y autoriza la baja, esta tendrá una vigencia de cinco días si la persona no contacta su CAP pidiendo el alta antes o solicitando una prórroga porque todavía no está recuperada. El alta se gestionará de manera automática pasado este periodo.

Las bajas telemáticas y autolimitadas son una medida que ya se puso en marcha el enero pasado, en plena escalada de contagios de la sexta oleada , para minimizar la sobrecarga del sistema sanitario, pero sobre todo para liberar a los médicos de la primaria de este trámite burocrático. Entonces, sin embargp, esta se gestionaba de forma diferida, tenía una vigencia de siete días y se requería de un autodiagnóstico que demostrara la infección para poderla pedir. Craywinckel no ha concretado hasta cuando se alargará la medida, puesto que dependerá de la evolución epidemiológica que, de momento, continúa siendo elevada.

"Cierto freno" del ritmo de contagios

Con la recuperación total de la normalidad y el coronavirus circulando libremente, los contagios siguen al alza en todo Catalunya. El aumento de la curva que era esperable y que los expertos anticipaban hace unos días que logrará su pico a mediados de julio. De hecho, la secretaria de Salud Pública, Carmen Cabezas, ha anticipado que los datos más recientes del Sistema de Información para la Vigilancia de Infecciones en Catalunya (Sivic) sugieren un “cierto freno" incipiente en el ritmo de nuevos diagnósticos, que vienen marcados por el predominio de las nuevas variantes de ómicron (BA.4 y BA.5 suponen el 75% de las muestras secuenciadas), más contagiosas pero no más graves. 

La tasa estimada de incidencia catalana se mantiene entorno a los 400 positivos por cada 100.000 habitantes y la demanda asistencial también va en aumento. Los centros de atención primaria (CAP) están haciendo 105.024 visitas por covid, un 16% más respecto a la semana anterior. El virus supone, pues, el 9% del total de visitas que se hacen. También las hospitalizaciones en planta han aumentado (un 12% en la última semana) y ya se superan los 2.000 pacientes (que cuentan con una prueba positiva, a pesar de que solo en la mitad de los casos el virus ha motivado el ingreso) y lo mismo pasa con las admisiones en las unidades de cuidados intensivos (UCI), que han repuntado hasta los 51 enfermos críticos. Sin embargo, y como han explicado reiteradamente las autoridades sanitarias, el impacto asistencial de esta oleada respecto a las anteriores es muy menor. “Las UCI continúan en mínimos históricos”, ha querido destacar Cabezas. 

stats