Coronavirus
Sociedad  /  Sanidad 25/03/2022

Salud limita los test de covid a los mayores de 60 años, los enfermos graves y las embarazadas

Los aislamientos de positivos solo se mantienen en las residencias de gente mayor

4 min
Persones grandes en la sala común  de la residencia Prat, en Tona, en una imagen del mes de abril, en plena crisis.

BarcelonaA partir del próximo lunes, los esfuerzos en el diagnóstico del covid se centrarán en la protección de la población más vulnerable al virus: gente mayor, mayores de 60 años, personas con enfermedades graves (por ejemplo inmunodeprimidos) y embarazadas. Después de que el ministerio de Sanidad aprobara la eliminación de las cuarentenas de personas asintomáticas o leves , la Generalitat ha anunciado que a partir de la semana que viene, por norma general no hará falta que las personas con síntomas compatibles con el coronavirus que no tienen ninguna condición de vulnerabilidad tengan que hacerse un test en su centro de atención primaria (CAP) o que, si se autodiagnostican, hagan un aislamiento estricto, si bien es recomendable que se queden en casa hasta que los síntomas remitan.

Población general

Los menores de 60 años con síntomas tienen que evitar el contacto con personas vulnerables y no participar en acontecimientos multitudinarios

El departamento de Salud recomienda a las personas con síntomas leves de covid, tanto si cuentan con un autodiagnóstico como si no y que tienen menos de 60 años, que se queden en casa hasta que desaparezcan los síntomas, como se haría con cualquier otro virus respiratorio, y también que extremen las medidas de protección individual. A pesar de que ya no tienen que hacer el aislamiento domiciliario estricto de diez días, es importante que reduzcan al máximo sus interacciones sociales –sobre todo si tienen contactos vulnerables– y que utilicen en todo momento la mascarilla si todavía tienen síntomas y tienen que salir de casa. 

En el caso de los contactos estrechos de un positivo, ya no hace falta que se hagan ninguna prueba de detección ni que hagan cuarentena. De hecho, el subdirector general de Vigilancia y Respuesta a Emergencias de Salud Pública, Jacobo Mendioroz, ha explicado que las autoridades sanitarias, a través de los gestores y rastreadores covid, ya no identificarán los contactos de forma activa como hasta ahora. Tampoco en el ámbito educativo se hará ninguna actuación específica de detección de casos.

La excepción será el antecedente epidemiológico en algunos casos muy concretos. Salud hará pruebas a personas que procedan de un país donde haya una variante nueva del virus de especial interés o de preocupación y cuya circulación todavía no se haya detectado en el territorio. Se la harán si la persona viajó en los 14 días anteriores a su llegada. De momento no hay ninguna alerta de este tipo.

Población vulnerable y entornos de riesgo

Se mantienen las PCR antes de las cirugías y para profesionales sanitarios que tengan síntomas

Sí que hay un segmento de la población que todavía puede (y debería) hacerse la prueba en caso de tener síntomas compatibles con el coronavirus: los mayores de 60 años, las personas con enfermedades graves –como por ejemplo cánceres– y que reciben tratamientos inmunosupresores, y las mujeres embarazadas. Las personas con inmunosupresión con covid harán aislamiento durante 21 días y se realizarán tests de antígenos seriados cada 24 o 48 horas hasta dar negativo.

En este grupo también se incluyen los trabajadores de hospitales y residencias de gente mayor, porque están en contacto estrecho con personas frágiles, y por este motivo se mantendrán los cribajes a los pacientes que tengan que ingresar en los centros hospitalarios para una cirugía, así como para la gente mayor y los empleados que entran por primera vez en centros sociosanitarios y geriátricos. Todo ello busca proteger estos espacios sensibles y prevenir brotes, según las autoridades.

Residencias

La gente mayor se aislará hasta que den negativo en un test de antígenos, pero con una duración máxima de diez días

Las residencias de gente mayor merecen una mención aparte en el protocolo de Salud Pública por la extrema vulnerabilidad de los usuarios. En este caso, la indicación de test y aislamientos es diferente de la del resto de población. Si hay sospecha de que una persona mayor tiene coronavirus, se le hará un test. Si el primer día da negativo, se le repetirá la prueba el tercer día para confirmar el negativo. Mientras tanto, se tendrá que aislar cinco días. Hasta ahora, esta cuarentena era de diez días. Si da positivo, se le harán tests de antígenos seriados (cada 24 o 48 horas) hasta que la prueba dé negativo. Si no arrastra síntomas al menos desde hace 24 horas, podrá finalizar el aislamiento. Salud fija que la duración máxima de estos aislamientos, sin embargo, no podrá exceder los diez días.

Este mismo protocolo también se extiende a los profesionales que trabajan en los centros. “Con la situación epidemiológica actual, el control de la transmisión de los virus respiratorios pasa ahora por limitar la exposición de las personas vulnerables. Por eso, limitaremos el aislamiento y las cuarentenas a ámbitos vulnerables”, ha explicado Mendioroz.

Bajas laborales

Las darán solo los médicos de cabecera y tan solo los sanitarios tendrán la baja solo con un test de autodiagnóstico

Con este nuevo protocolo también se volverá a la normalidad en cuanto a la tramitación de bajas laborales por covid, según ha explicado la secretaria de Salud Pública, Carmen Cabezas. A partir del próximo lunes, los bajas solo se podrán conseguir por decisión del médico de cabecera, que es quien (como con todas las patologías) valorará si procede o no darla. "Si necesitas la baja porque con los síntomas que tienes no puedes ir a trabajar, hará falta que contactes con tu sistema sanitario, que te hará una valoración clínica y te hará la baja", ha explicado Cabezas. Los únicos que pueden acceder a la baja laboral mediante un test de autodiagnóstico serán los profesionales sanitarios.

Cabezas ha explicado que el cambio en la estrategia de control del coronavirus llega con la sexta oleada estabilizada y con una proporción muy elevada de población inmunizada, sea por haber superado el contagio de la variante ómicron los últimos meses o por la vacunación. “El 87% de los mayores de 16 años tienen la pauta completa y un 54% tienen la dosis de recuerdo”, ha destacado. El objetivo de estos cambios, que incluyen las directrices del ministerio de Sanidad , es normalizar la pandemia y poder adaptar los sistemas de detección y vigilancia de los virus respiratorios para que el sistema sanitario recupere su actividad habitual, como el control de las enfermedades crónicas y severas. 

stats