Mossos d'Esquadra
Sociedad 05/10/2022

Sin SIM ni huellas: ¿quién está detrás del móvil que grababa a escondidas a los Mossos?

El dispositivo grababa una reunión del tribunal que escogía las preguntas para las pruebas de intendentes e inspectores

3 min
Vehicle y dos agentes de los Mossos ante una comisaría

BarcelonaEl 22 de septiembre saltaron todas las alarmas en los Mossos d'Esquadra: se encontró un móvil grabando en la sala donde se reunía el tribunal evaluador de las oposiciones para intendentes e inspectores. Rápidamente, se abrieron dos vías de investigación, una interna y una externa, y se dejó la cuestión también en manos de la justicia. Finalmente, después de un informe de la División de Asuntos Internos, el departamento de Interior decidió suspender la convocatoria de oposiciones. "La conselleria ha actuado como tenía que actuar", afirmó este martes el conseller de Interior, Joan Ignasi Elena, desde el Parlament. Según fuentes que conocen el proceso de selección, en la sala en cuestión se reunía el tribunal de pruebas y tenían que hablar del contenido de los exámenes que tenían que pasar los candidatos a intendentes e inspectores. ¿Qué quería saber el propietario del móvil?

De momento no se sabe de quién era el teléfono, y según fuentes con conocimiento del caso, quien lo colocó lo hizo tomando precauciones, para que no se lo pudiera identificar. El móvil, según las primeras investigaciones, no tiene huellas dactilares ni tarjeta SIM. Estos detalles y el hecho de que la grabadora del teléfono estuviera activada hacen pensar a los policías que nadie se lo dejó por accidente. No ha sido ningún simple descuido. Por otro lado, el modelo de móvil hace pensar, incluso, que el aparato podría haber salido del propio cuerpo de los Mossos.

El caso está judicializado y esto hace que todavía no hayan trascendido muchos detalles. Todavía no se sabe cómo encontró el móvil el tribunal de oposiciones y dónde estaba escondido el dispositivo –si es que lo estaba–. Lo que está claro es que no era el único teléfono en la sala porque, según fuentes del cuerpo, normalmente en estas reuniones los agentes no están obligados a dejar el teléfono en la entrada y lo pueden llevar encima durante el encuentro. El tribunal está formado mayoritariamente por agentes de los Mossos d'Esquadra, a pesar de que también suele haber miembros del departamento de Interior para asesorar, por ejemplo, en temas legales. El propio jefe del cuerpo, Josep Maria Estela, forma parte del tribunal evaluador. En cambio, a petición del primero, su segundo, Eduard Sallent, había quedado fuera.

A la izquierda el 'conseller' de Interior, Joan Ignasi Elena, con los integrantes de la nueva cúpula de los Mossos al lado: la intendenta Rosa Bosch, el comisario jefe Josep Maria Estela y el comisario Eduard Sellent.

Elena cierra filas

La decisión de Estela es una evidencia más de la ruptura con Sellent, una crisis en la cúpula del cuerpo que se ha acentuado en las últimas semanas. Con un comunicado interno que también se difundió por los medios, Estela intentó apaciguar la polémica. Pero no son tiempos fáciles para los Mossos, puesto que el mismo día que se encontró el misterioso teléfono salió a la luz el contenido de la denuncia del exjefe de la Comisaría General de Investigación Criminal, Toni Rodríguez, que señala a Sellent y lo acusa de presionar para conseguir información sobre causas políticas. Con el contencioso administrativo presentado en el mes de mayo, esta carpeta de los Mossos ya está en manos de los tribunales.

Este martes, al PSC le tocaba hacer una interpelación en el Parlament y el tema que había escogido su portavoz en temas de seguridad, el también ex conseller de Interior Ramon Espadaler, no podía ser otro: "Han tirado la piedra de la politización y ahora esconden la mano", dijo Espadaler. En la réplica, el titular del departamento de Interior, Joan Ignasi Elena, cerró filas con los Mossos y negó una crisis. "Creo en la coralidad, no en las estructuras verticales, que son el pasado", afirmó Elena sobre la relación entre Estrella y Sellent. Espadaler también profundizó en la denuncia de Rodríguez y Elena se comprometió a no permitir "nunca" injerencias. Ni "políticas" en temas "operativos", ni "policiales" en temas "políticos".

stats