Sociedad  /  Sucesos 02/04/2022

Yago García Zamora: “Es más fácil responder quién mató a Helena Jubany que por qué”

4 min
El periodista Yago García Zamora, autor del libro 'Quién mató Helena Jubany?'.

BarcelonaHace seis años Yago García Zamora (Barcelona, 1995) descubrió el asesinato de Helena Jubany, que pasó en diciembre de 2001, porque con una compañera de clase, Anna Prats, buscaban un tema para el trabajo de fin de grado. Les llamó la atención que, como ellos, Jubany había estudiado periodismo en la UAB. García ha escrito un libro de la investigación que hicieron: ¿Quién mató a Helena Jubany? (Ara Llibres, 2022).

El 22 de abril está citado el nuevo investigado por este asesinato, Xavi Jiménez, autor de una parte de los anónimos que recibió Jubany. ¿Qué puede cambiar con su declaración?

— Más que la declaración, lo importante es que la policía científica haya determinado que escribió los anónimos. Es muy relevante porque el juez, desde siempre, se negó a hacer caligráficas a alguien que no fuera Montse Careta y Ana Echaguibel. Y hace que el caso vaya mucho más allá de lo que había ido nunca y esté más cerca de resolverse. Y era peligroso porque si el resultado hubiera sido que Jiménez no había escrito los anónimos, que aunque no los hubiera escrito no dejaría de ser sospechoso porque hay otros indicios, esto podría haber matado el caso.

Si ahora se quiere investigar a los otros sospechosos de la Secció Natura de la Unió Excursionista de Sabadell, ya no se podrá porque, excepto para Jiménez y Santi Laiglesia, los hechos han prescrito. ¿Es un problema?

— Si ahora saliera una prueba definitiva hacia Jiménez, esto no resolvería el caso del todo. Porque si él mató a Jubany solo, ¿qué hace el cuerpo de ella en la calle Calvet d'Estrella? ¿Cuál es el vínculo con este lugar? Laiglesia. La investigación no se tendría que detener con Jiménez porque todo apunta a que fue cosa de más de uno. Y después están los otros, como Jaume Sanllehí y Francesc Macià, para los que el caso ha prescrito. Alguien tiene que hablar. Ha habido un tipo de omertá entre este grupito y no me creo que nadie hubiera visto o escuchado algo o pudiera dar una pista. También existe la posibilidad de que sepan quién mató a Jubany y estén callando.

Un perito informático ha extraído un e-mail del ordenador de Jubany 20 años después del crimen. ¿En qué ha fallado la Policía Nacional?

— Hay errores desde el principio, como por ejemplo que la policía no es capaz de situar el cuerpo de Jubany en el piso de Careta y Laiglesia porque no buscan huellas dactilares ni restos de ADN. Es bastante sorprendente. Lo primero que tienes que hacer en el lugar que consideras la escena del crimen es buscar algo. Lo hacen en la terraza, pero, si dan por supuesto que la tuvieron en el piso, no van allí. Tampoco se buscan huellas dactilares en el coche de Jubany. Pero lo que enseguida hace el juez es fijar unos objetivos y a partir de aquí la instrucción del caso no se dedica a intentar resolverlo, sino a sustentar las acusaciones.

De entrada el juez solo investiga a Careta y Echaguibel, y no es hasta más adelante que imputa a Laiglesia, pero entonces la investigación se encalla.

— La policía hace una compilación de diligencias de todo lo que tienen y lo pasan al juzgado. Lo lees y ves dos sospechosos claros: Careta y Laiglesia. Pero ¿qué hace el juez? Ordena las detenciones de Careta y Echaguibel. Y la pregunta es por qué en aquel momento no se detiene a Laiglesia. Es inexplicable.

¿Por qué pasa esto con Laiglesia?

— No creo que haya ninguna mano negra y a raíz de Crims se han dicho cosas que no eran ciertas. No era poderoso. Posiblemente, al juez le fue más fácil detener a una maestra que a un abogado. Cuando después lo imputa ya es bastante evidente que el caso no irá a juicio.

¿Careta calló por la relación de pareja que tenía con Laiglesia?

— Me parece bastante claro que Careta también fue víctima. No sé si sabía algo, si participó o si encubrió a Laiglesia. Creo que estaba en una relación en la que él tenía el poder. Explican que ella tenía la percepción de que estaría sola toda la vida y quería tener pareja e hijos. Y de repente aparece un chico guapo que es abogado y ella se acaba alejando de la familia y los amigos. Es un caso paradigmático de violencia de género.

Helena Jubany en una fotografía cedida por sus familiares.

¿Qué te ha faltado aclarar?

— Hay dos interrogantes irresolubles que son: por qué mataron a Jubany, porque quién la mató es bastante más fácil de responder que por qué, y el otro es el suicidio de Careta. ¿Por qué se suicidó? He intentado reconstruir esta relación con Laiglesia en la que es evidente que él la está empujando hacia la culpabilidad.

¿Y sobre el móvil del crimen?

— Es un caso con tantos agujeros que es muy difícil. Pero se ha hablado de un juego macabro o de rol, que es una teoría bastante estúpida del principio, que hace desviar la atención de la certeza que tenemos, que es el móvil sexual. Esto fue un feminicidio y la violaron. ¿Lo hicieron uno, dos, tres o cuatro? No lo sé. Pero estoy bastante seguro de que los anónimos y las benzodiazepinas tenían como objetivo la violación.

stats