Sociedad 21/12/2021

El toque de queda afectará a tres de cada cuatro catalanes

Aragonès defiende las restricciones porque la situación es "crítica" y reclama a Sánchez ayudas económicas

4 min

BarcelonaPor segundo año, las restricciones marcarán las celebraciones de Navidad fruto del empeoramiento de la pandemia. Y no serán unas medidas cualquiera. Si el lunes la Generalitat presentaba la recuperación de algunas de las restricciones más drásticas como el toque de queda, este martes ha entrado algo más en detalle y ha precisado que, si la justicia le da luz verde, el confinamiento nocturno se aplicará de 1 a 6 de la madrugada en los municipios de más de 10.000 habitantes con una incidencia alta de contagios. Los expertos del departamento de Salud fijan este criterio en 250 contagios por cada 100.000 habitantes y, por lo tanto, todas las grandes ciudades que superen este umbral tendrán que aplicar el toque de queda. Con los datos actuales en la mano, será una medida muy generalizada. Solo dos municipios están por debajo de este límite: Salt (que registra 207 casos cada 100.000 habitantes) y el Vendrell (216). Así, tres de cada cuatro catalanes podrían verse afectados por esta restricción, más de 5,6 millones de personas.

Para que estas restricciones a la movilidad sean vigentes falta un último trámite: la validación del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC). La Generalitat tiene previsto presentar una resolución con todas las medidas y los informes técnicos que, a su parecer, las justifican este miércoles por la mañana. Después, la justicia se tendrá que pronunciar. Si avala la petición, las restricciones entrarán en vigor la noche del jueves al viernes y tendrán una vigencia inicial de quince días. A partir de entonces, y en función de cómo evolucionen los principales indicadores de la pandemia, se decidirá si se pide una prórroga. Consciente de la impopularidad de algunas de estas restricciones, el president de la Generalitat, Pere Aragonès, ha comparecido en rueda de prensa para defenderlas. "Quedarse de brazos cruzados no habría sido coherente ni responsable, habría sido temerario", ha dicho. De hecho, ha admitido que todo ello son medidas "duras que no se deseaban", pero ha avisado de que la situación es "crítica".

¿Por qué el Govern vuelve a aplicar el toque de queda a pesar del amplio rechazo que genera en la población y en sectores económicos? Según la portavoz del ejecutivo, Patrícia Plaja –que ha comparecido antes del president–, porque la Generalitat considera clave "reducir la interacción entre grupos que no son burbuja" en fechas señaladas como Navidad, que son de alta movilidad. El nuevo paquete de restricciones también incluye el cierre del ocio nocturno, la reducción de aforos y la limitación de los encuentros a un máximo de diez personas. Además, el Govern no se opondrá a recuperar la obligatoriedad de usar la mascarilla en espacios públicos, una petición que hasta siete comunidades autónomas trasladarán al presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, en la conferencia de presidentes autonómicos de este miércoles. Lo que no ha previsto, al menos por ahora, es una extensión del uso del pasaporte covid a nuevos sectores.

Las nuevas restricciones también han levantado suspicacias porque se anuncian después de un fin de semana en el que Barcelona acogió tres acontecimientos multitudinarios con diferentes acentos políticos: la manifestación de Somescola en defensa de la inmersión lingüística, el congreso del PSC y el concierto de Lluís Llach. Aragonès se ha defendido diciendo que en todos estos actos hubo un "uso generalizado de la mascarilla" y que el informe de los expertos recomendando las restricciones no llegó hasta el domingo. Aún así, ha admitido que ninguno de los tres actos se habría podido celebrar el próximo fin de semana, y no precisamente porque sea Navidad y San Esteban.

Demandas en la conferencia de presidentes

Si las restricciones son una cara de la moneda, en la otra están las consecuencias económicas que tendrán para los sectores económicos más afectados, como por ejemplo los comercios, los restaurantes y los locales de ocio nocturno. Ante este hecho, el president de la Generalitat ha prometido que estos sectores tendrán "ayudas" de la Generalitat para tratar de combatir las consecuencias negativas que causarán las nuevas limitaciones. "Entiendo perfectamente las molestias que suponen", ha dicho, en el mismo momento que los sectores del ocio nocturno y la restauración anunciaban que estudian acciones legales contra las propuestas del Govern.

Puigneró, Aragonès y Vilagrà dirigiéndose este martes a la reunión del consejo ejecutivo.

El presidente no ha precisado ni qué ayudas serán ni cuáles serán los sectores beneficiados, más allá de exponer que serán "ayudas directas al negocio afectado", "empezando por el ocio nocturno". En el ámbito económico, también ha reclamado al gobierno español que prepare un fondo covid 2022 para dotar de recursos extraordinarios a las comunidades para hacer frente a los estragos de la pandemia. La Generalitat se queja porque esta inyección económica sí existió para los años 2020 y 2021 y, en cambio, no se prevé para el 2022 a pesar de que la pandemia no se ha acabado. "Sin fondo covid tendremos más dificultades para hacer un acompañamiento a los sectores afectados", ha concluido.

Esta es una demanda que el propio president formulará directamente a Pedro Sánchez en la conferencia de presidentes que se celebrará este miércoles. También planteará otras dos reclamaciones: que el resto de territorios del Estado se hagan suyas las medidas de Catalunya y que el Estado adopte "medidas de apoyo" a las familias que tienen niños confinados. Además, se ha quejado de que la conferencia se haya dejado para el miércoles y no se haya convocado cuanto antes mejor. Sánchez aseguró el pasado domingo, en una declaración institucional, que la reunión tiene que servir para abordar una estrategia conjunta y coordinada por "avaluar" si hacen falta "nuevas medidas" para frenar la expansión del virus. 

stats