Política cultural
Cultura 13/06/2021

Natàlia Garriga: “En 2022 Cultura tendría que tener 100 millones más de presupuesto”

7 min
Consejera de Cultura, Natàlia Garriga, viernes a su despacho

BarcelonaHace poco más de dos semanas que Natàlia Garriga (Barcelona, 1969) es consellera de Cultura y todavía no ha tenido tiempo de cambiar nada de su despacho. Esta es la primera entrevista larga que ofrece. Militante de ERC desde el año 2000, llega a Palau Marc proveniente de Economia con la confianza de haber sido los nueve años previos gerente del Institut Català de Empreses Culturals y también con la seguridad que podrá incrementar su presupuesto.

Martes fue citada a declarar en el enjuiciado número 13. Como consellera y ciudadana, ¿cómo valora hoy el 1-O?

— Mi 1-O empezó el 20 de septiembre de 2017, porque fui una de las personas detenidas; por lo tanto, mi percepción seguramente es muy personal. Creo que no se visualiza suficiente que la represión persiste, y prueba de esto son los 30 encausados que hay en el enjuiciado número 13, las dos personas encausadas en el TSJC y los 3.000 encausados en Catalunya. Y es por eso que nosotros seguimos insistiendo con la amnistía, es lo que nos puede hacer empezar a traer soluciones como país.

¿Su situación judicial la condicionará como consellera?

— Si acepté el encargo del president es porque creo que puedo acabar el mandato.

¿Se esperaba la oferta? ¿Usted forma parte del núcleo de Aragonès?

— Fue una sorpresa. Supongo que lo sería para cualquier persona a quien le ofrecieran ser consellera en su país. Es cierto que los últimos cinco años he trabajado con el president Aragonès, he tenido una relación profesional impecable con él y, además, hemos estado sobre todo trabajando con temas de cultura. Cuando me incorporé a Economia me planteé qué podía hacer por la cultura, porque los departamentos de la Generalitat se miran poco. Acordamos con el vicepresident Oriol Junqueras que iríamos conociendo el sector y seguimos haciéndolo con Aragonès. Es cuando se conocen las cosas y las personas que puedes gestionar bien.

Llega a una conselleria que en los últimos seis años ha tenido siete consellers

— Me sabe muy mal. Esto no ayuda. Yo tengo una parte del trabajo hecho, como mínimo de conocimiento y de saber cuáles son los problemas. Trabajé durante nueve años con todos los sectores; es evidente que sobre todo con los empresariales [en el ICEC]. Viví una etapa buena económicamente y también sufrí los recortes. Hay mucha gente que me conoce mucho, pero seguramente yo les conozco más a ellos, por la posición que tenía. Es evidente que vengo del mundo de la gestión cultural y tenemos que ver si esta gestión aporta una manera de trabajar diferente, políticas más eficientes y próximas. Queremos poner el foco en lo que hagamos y en cómo lo hacemos, no tanto en quién lo hace. Cuanto más colaboramos entre todos, mejor hacemos las cosas.

Se encuentra con un sector en la UCI. ¿Cuáles serán sus prioridades?

— Tenemos tres: reconstrucción, lengua y audiovisual. La reanudación no significa volver donde estábamos el 12 de marzo de 2020, porque era absolutamente precario y deficitario. Por eso para nosotros llegar al 2% [del presupuesto de la Generalitat para Cultura] es irrenunciable.

¿En el primer presupuesto?

— No. Es un acuerdo de legislatura, tenemos que llegar al final de la legislatura.

Durante la campaña, Aragonès dijo que en el próximo presupuesto.

— En el próximo presupuesto haremos un esfuerzo más importante. Lo que hemos dicho es que no tenemos que subir cada año un 25% [75 millones], sino que el primer año el esfuerzo tiene que ser mucho más importante. Es evidente que no pasaremos en un año de 298,1 millones, que es el presupuesto del departamento en estos momentos, a 600 millones, que es al que tenemos que llegar al final de legislatura. Ahora estamos en presupuesto prorrogado y el primer incremento será en 2022. Hablaremos con los sectores para priorizar dónde tienen que ir las primeras dotaciones.

La 'consellera' de Cultura, Natàlia Garriga, en Palau Marc.

¿Puede concretar a qué porcentaje aspira para el primer presupuesto?

— Entre el 30% y el 40% de incremento. Todavía no he hablado con el nuevo conseller de Economia, pero creo que el año que viene tendríamos que tener 100 millones más de presupuesto. Tenemos que dar esta señal al sector.  

La cifra mágica del 2% hace muchos consellers que la oímos. Al final, es una decisión política. ¿Tiene el compromiso de Aragonès de que será así?

— Es que él ya lo decía, que en la próxima legislatura lo llevaríamos a cabo. Es un compromiso del president. Hasta ahora no había habido un acuerdo de legislatura tan claro como por ejemplo con los dos partidos de gobierno y el partido que le apoya. Tenemos la mayoría necesaria para aprobarlo.

¿Contáis también con la entrada de recursos de Madrid?

— La conversación con el ministerio de Cultura todavía no está agendada. Es cierto que hay muchas deudas históricas. Tenemos que tener clara la aportación que hace el Estado a Catalunya. Nosotros esperamos llegar a una inversión de 200 euros por habitante al año, y en estos momentos estamos a unos 135. La Generalitat aporta 36, y queremos llegar a los 70 euros por habitante el año. En estos momentos, el Estado aporta 1. La dotación que hace el Estado, básicamente a grandes equipamientos, y lo que repercute en Catalunya es bajísimo. Iremos para que lo incrementen. 

¿Aspira a los fondos europeos Next Generation?

— Esta es la tercera pata de las prioridades. El govern de la Generalitat ha aprobado varios proyectos y uno de ellos es un hub audiovisual. Para nosotros es una estructura de investigación, innovación y producción del sector audiovisual y digital pero que también tiene que hacer de tractor de las empresas creativas. Es una apuesta estratégica de país, tanto para el sector audiovisual como para lo que nos aporta la lengua.

Sobre la lengua, que marca como prioridad. La misma Premio de Honor Maria Barbal alertaba jueves de que el catalán está en una situación crítica.

— Tenemos que reconocer dónde estamos, porque tenemos datos, y tenemos que abrir un debate constructivo con los agentes sociales y políticos para impulsar el uso del catalán en todos los ámbitos dentro de una sociedad plurilingüe. En el acuerdo con Junts traemos acabar culminando en un pacto nacional por el uso de la lengua catalana, y este pacto tiene que interpelar todos los grupos. Hablaremos con todo el mundo, pero es evidente que hay grupos de la cámara que no están en el acuerdo y que tendrían que entrar fácilmente. En justicia, audiovisual y universidades tenemos problemas, y trabajaremos con educación. También hablaremos para introducir las enseñanzas artísticas en los currículums escolares. Es la manera de tener a ciudadanos creativos, críticos y empoderados.

¿Os habéis planteado promover un pacto cultural o, ahora que están de moda, una mesa cultural?

— Acabamos de ver un pacto por la cultura en Barcelona que ha llegado a todos los grupos municipales. Podemos ser capaces de hacer una cosa parecida, no tendría que ser difícil. Es más fácil con la cultura que con la lengua, es evidente, pero tenemos que trabajar las dos cosas.

El 64% de los ciudadanos no van nunca a museos. ¿Cómo lo valora?

— No es una buena noticia. Tenemos que ponerle remedio: ¿cómo los interpelamos? Tenemos que trabajar el acceso a la cultura. Tiene que llegar a todo el mundo y a todas partes. Ahora, no tenemos que culpar a nada ni a nadie. Hemos estado muchos años con muy poca dotación, y los museos tampoco han podido hacer lo que querrían. Porque vemos que cuando hay ofertas un poco innovadoras, como la exposición de los íberos en el Museo de Arqueología, hay colas. 

Las grandes instituciones del país están en un momento delicado por falta de presupuesto, que se va todo a pagar su estructura. El MNAC tiene 16 millones de presupuesto, pero solo dedica 2 a programar. Y el Macba, poco más de 1 millón.

— Se tiene que ayudar a los grandes equipamientos. Conozco bien el caso del Teatre Nacional, que le pasa lo mismo. Tenemos que revertirlo con las nuevas dotaciones que tendremos. Tenemos que mejorar las infraestructuras y dar dinero para producciones, que a la vez atraerán a más gente. Venimos de unos años muy malos y ahora tenemos la suerte que muchos grupos parlamentarios creen que hacen falta más recursos.

Se dice que Cultura es la conselleria con más peso simbólico, ¿pero tendrá peso real en el govern?

— Tiene que tener peso. Es que el mismo departamento de Cultura tiene una estructura débil y adelgazada, porque cuando hay menos recursos todo se adelgaza. También necesitaremos muscular a los equipos para trabajar mejor.

¿Reestructurará el departamento?

— Sí, habrá cambios, pero antes de decirlos los llevaremos al govern.

¿Qué proyectos concretos desplegará?

— Estos años hemos ido desplegando planes estratégicos, del circo, de la danza, del fomento de la lectura... Y lo que los ha faltado ha sido dotación. Lo que hay que hacer está muy bien pensado, lo que pasa es que no está dotado. Claro que los revisaremos y los haremos nuestros, pero si conseguimos estas dotaciones es evidente que podremos mejorar.

¿Qué papel tendrá el CoNCA?

— Queremos escuchar voces que desde fuera nos adviertan, nos digan cosas, y sus datos también nos van muy bien. Su mandato empezó hace dos años. Veremos cómo funcionamos.

Le queremos preguntar sobre tres noticias recientes muy concretas. El Hermitage, un proyecto central para Barcelona. ¿Cuál es su postura?

— Hablamos de un proyecto que es una inversión privada en suelo público del puerto. Nuestra prioridad es el plan de museos 2020-2030: es donde estamos y es lo que hace años que trabaja el departamento. Ahora lo que tenemos que hacer, como todo, es dotarlo. Me preguntaréis si el Hermitage nos afecta vía Liceu. Pues lo que sabemos hasta este momento es que el Liceu necesita un espacio complementario de unas 900 localidades y que encontró esta propuesta. No hay nada decidido, y todo se tiene que aprobar en la comisión ejecutiva del Liceu. Cuando se nos presente el proyecto, lo que todavía no hemos visto, decidiremos lo mejor para el Liceu.

¿La Biblioteca Provincial de Barcelona se hará?

— Es un elemento importante sobre el que el Estado hasta ahora había dicho poco y ahora, de golpe, ha dicho mucho. Lo tenemos que abordar con el ministerio y ver por qué ahora se manifiesta con tanta rapidez cuando había estadp desaparecido durante los últimos años. A ver qué nos ofrecen, no lo sabemos.

Sobre el caso de abusos en el Institut del Teatre, sobre el que el síndic ha pedido que continúe la investigación, ¿cómo se posiciona?

— Como departamento y Govern tenemos tolerancia cero ante cualquier abuso. Tolerancia cero. De las primeras cosas que hicimos fue hablar con la consellera de Igualdad y Feminismos para abordarlo conjuntamente. Es verdad que es muy grave, y seguramente como sociedad tenemos que cambiar.

stats