Cultura 20/05/2021

Marc Ramentol, secretari general de Salut: "Si el comportamiento epidémico sigue el curso previsto, los festivales de verano son ensayos que seguramente podremos sacar adelante"

6 min
Marc Ramentol

BarcelonaEl secretario general de Salud, Marc Ramentol, valida la celebración de los festivales Canet Rock, Cruïlla y Vida, previstos para julio con aforos de entre 10.000 y 25.000 personas al aire libre. Defiende que se puedan hacer con el público de pie, con mascarilla, sin distancia de seguridad y con una prueba de antígenos negativa previa. Eso sí, siempre que "el comportamiento epidémico siga el curso previsto".

¿Cómo supervisa el departamento de Salud la organización de los festivales Canet Rock, Cruïlla y Vida?

— Hace meses que con los grandes festivales, y en concreto con estos tres, trabajamos con la vista puesta en poder hacer este tipo de acontecimiento. Ya sabemos desde hace tiempo que estos acontecimientos son los que conllevan más riesgo epidemiológico, porque no hay distancia de seguridad, es muy difícil asegurar la trazabilidad porque la gente está de pie y se puede mover. Por eso llevamos todos estos meses hablando con ellos y haciendo pruebas diferentes, primero un pequeño formato en la Apolo en diciembre y después, en marzo, un segundo formado más masivo en el Palau Sant Jordi, pero no tan masivo como el de los festivales. Se trata de establecer la seguridad de este tipo de acontecimientos. Trabajamos con los festivales en el Palau Sant Jordi y seguimos trabajando desde los departamentos de Salud y de Interior, que son los dos departamentos que componemos el Procicat. Hemos puesto técnicos de Salud Pública y de Protección Civil para trabajar los protocolos a partir de los que los organizadores han planificado los acontecimientos. Es un proceso que todavía dura, con la vista puesta en el hecho de que, efectivamente si las condiciones epidémicas siguen la tónica que están siguiendo estas últimas semanas con el progreso de la campaña de vacunación, estos acontecimientos se puedan celebrar. Es una dinámica de trabajo que tenemos puesta en marcha desde hace meses y que también tiene el apoyo de la Fundación de la Lucha Contra el Sida, con este asesoramiento sanitario que dan ellos, y nosotros tenemos a nuestros técnicos de la agencia de Salud Pública.

En el Palau Sant Jordi el público estaba en tres ámbitos segregados para 1.800 personas cada uno. En el Canet Rock, el Vida y el Cruïlla, además de tener más público, no habrá este tipo de separación entre grupos.

— Los protocolos se están trabajando actualmente. El objetivo es que estos acontecimientos sean cuanto más próximos mejor al que eran en época prepandemia, pero lógicamente hay otras muchas medidas de seguridad, como la utilización de la mascarilla, que sean al aire libre y que se lleven a cabo en un momento, a principios de julio, cuando la campaña de vacunación ya estará en una situación marcadamente avanzada. Estas medidas de seguridad se están trabajando en el marco del grupo compartido entre los promotores de estos festivales y los departamentos de Salud y de Interior, y teniendo en cuenta el progreso de la campaña de vacunación y las previsiones que tenemos en relación con la pandemia, que si sigue la tónica actual estará en proceso de retroceso en Catalunya. Todo ello hace pensar que se podrían llevar a cabo.

No es lo mismo el Canet Rock, que es un festival de un solo día y con público muy joven que seguramente no estará vacunado, que el Vida y el Cruïlla, que son festivales de tres días y con público quizás no tan joven. ¿Es interesante testar precisamente modelos diferentes?

— No son festivales iguales, pero se parecen mucho. No sé si el perfil del público varía significativamente entre los tres festivales. ¿En la arrancada de julio dónde estaremos? Si todo va bien y la campaña de vacunación avanza según lo que está previsto, nos encontraremos con la parte de la población de más de 50 años en unas tasas de cobertura vacunal seguramente por encima del 70%, y en la población de 40 a 49 años, muy probablemente, si no hemos llegado al 70% nos faltará muy poco. Por lo tanto, es posible que una parte significativa del público ya haya accedido al menos a una dosis de la vacuna. Pero recuerda que la vacuna tiene dos efectos. Uno es el efecto de la protección individual: una persona vacunada tiene menos riesgo de sufrir una enfermedad grave de covid, tiene menos riesgo también de infectarse y, por lo tanto, de transmitir la enfermedad. Pero lo que a nosotros nos interesa fundamentalmente es el segundo efecto: si una persona tiene menos riesgo de contraer la enfermedad y de transmitirla, esto quiere decir que la transmisión comunitaria también baja. Esto es lo que estamos viendo estas semanas, a pesar de la situación de apertura general que hay, que ya es muy generosa porque estamos en niveles de movilidad y de interacción social que no veíamos desde la eclosión de la pandemia. Si a pesar de esto la pandemia continúa en disminución, en buena parte se debe a este fin indirecto de la vacuna, que no solo protege a la población vacunada sino también a la población que todavía no está vacunada. Este efecto será mayor a finales del mes de junio porque tendremos a mucha más gente vacunada. Aunque dijéramos "hombre, es que la gente de 40 años no es la que va generalmente al Cruïlla o al Canet Rock", el grado de inmunidad colectiva que tendremos conferirá una protección indirecta muy superior a la que tenemos ahora. Tan superior que, salvo que haya alguna situación imprevisible como por ejemplo unas variantes extrañas, el grado de transmisión comunitaria será bastante bajo para que estos acontecimientos que son de alto riesgo, porque efectivamente lo son, se puedan llevar a cabo con las medidas de seguridad.

En cuanto a las pruebas de antígenos, en el Canet Rock, que dura un día, se hará una, pero en el caso del Vida y el Cruïlla, que son festivales de tres días, ¿la recomendación es que se haga una cada día del festival?

— Esto forma parte de este detalle del protocolo que justamente se está cerrando estos días, y cuando esté bien cerrado se hará público. Pero los trabajos continúan. Efectivamente, el test de antígenos está presente, pero hay que recordar que es una medida más. En el fondo la seguridad sanitaria es como una cebolla: tiene varias capas y el test de antígenos es solo una. En estos acontecimientos que son de alto riesgo, a pesar de lo que he dicho del efecto indirecto de la vacuna porque habremos vacunado a una parte muy importante de la población de 40 a 49 años, cuanto más capas tengamos mejor, y de aquí que el test de antígenos sea un instrumento que se esté poniendo sobre la mesa. La manera en la que finalmente se acabará empleando en el protocolo yo creo que es uno de los temas que todavía se están acabando de cerrar.

El director del Cruïlla, Jordi Herreruela, era partidario de que el público fuera al festival con la prueba de antígenos hecha de casa, pero en el Canet Rock las pruebas las asume la organización. Todo esto son detalles pendientes de concretar, ¿verdad?

— Sí. Aquí hay un diálogo que lo que busca es encontrar el equilibrio entre que el acontecimiento sea seguro, esto por supuesto, y la viabilidad económica. ¿Nosotros aquí qué condiciones ponemos? Pues que los tests de antígenos que se utilicen sean testos que estén validados. A partir de aquí cada organización busca las mejores maneras de hacerlo.

En términos de análisis epidemiológico, ¿estos tres festivales nos pueden dar información importante para el futuro?

— Realmente son importantes, porque serán unas de las primeras ocasiones en las que tendremos acontecimientos culturales de estas características. Saber la repercusión epidémica que puedan tener este tipo de acontecimientos será un dato importante. Nos permitirá parametrizar los acontecimientos de alto riesgo. Es muy alto riesgo, sí lo es, pero este riesgo es aceptablemente controlable si hacemos este tipo de medidas. Esto hasta que no lo hagamos no lo sabremos, y lo haremos en la medida, y de esto se ha hablado con los organizadores, que las condiciones epidémicas y la progresión de la campaña de vacunación sigan las líneas que tenemos proyectadas.

El Primavera Sound, que fue el festival que impulsó los ensayos de la Apolo y el Palau Sant Jordi, se ha desmarcado de lo que hacen el Cruïlla, el Vida y el Canet Rock. En una entrevista a El Periódico, uno de los directores del Primavera Sound, Gabi Ruiz, dice que ellos no hacen el festival este año por "responsabilidad" y que pasar del Sant Jordi al Cruïlla es un salto demasiado grande.

— Pasan de 5.000 personas a más de 20.000. Desde este punto de vista es un salto, efectivamente. También es un salto en el contexto epidémico. El Sant Jordi lo hicimos cuando había una transmisión comunitaria más alta que ahora. Ahora estamos como no habíamos sido desde julio del año pasado, justo después de salir del confinamiento. La situación epidémica no tiene nada que ver con la que teníamos cuando hicimos el Sant Jordi en marzo. Todo hace pensar que la situación epidémica que tendremos en julio será mejor que la que tenemos actualmente. Si encima le añadimos la cobertura de inmunidad colectiva que tendremos en ese momento... Efectivamente es un salto importante, esto es indudable, pero el contexto nos tiene que permitir hacerlo. Si no, no habríamos empezado. Todo esto, como siempre, queda sometido al hecho de que las previsiones se vayan manteniendo. Ahora, por ejemplo, estamos muy atentos a lo que pasa en el Reino Unido, un país que tiene una cobertura vacunal similar a la que tendremos nosotros en julio. Ahí ahora empiezan a tener la variante india. Por lo tanto, si realmente las proyecciones se mantienen y vemos que el comportamiento epidémico sigue el curso previsto, los festivales son ensayos que seguramente podremos sacar adelante, pero siempre queda condicionado a esto.

stats