Actriz. Representa 'Foscor' en la sala Versus Glòries
Cultura 13/10/2021

Agnès Busquets: "Me he planteado dejar el 'Polònia' mil veces"

6 min
La actriz Agnès Busquets en Barcelona el pasado viernes

BarcelonaAgnès Busquets (Tarragona, 1976) es una de las caras televisivas más conocidas del Polònia, pero su trabajo de actriz va más allá del programa de humor de TV3. Ha formado parte de series de televisión como La sagrada família y de espectáculos como Pel davant i pel darrere. Ahora vuelve a una sala pequeña con Foscor, un thriller salpicado de humor negro y escrito por Jan Vilanova. Busquets interpreta a una funcionaria inquietante que se encuentra con un periodista (Dafnis Balduz) durante el fin del mundo. El espectáculo hace temporada en la sala Versus Glòries hasta el 7 de noviembre.

Te vemos poco en el teatro. ¿Cómo has llegado a Foscor?

— Dafnis hizo este texto con otro actor en un teatro muy pequeño de Madrid y fue muy bien. Buscó a alguien que lo produjera en Barcelona, a la Versus le gustó y entró Clara Manyós como directora. El texto está escrito con un personaje A y un personaje B, sin género. Tanto Dafnis como Clara querían que el otro personaje fuera una mujer. Lo tenía que hacer Victoria Pagès, pero no pudo. A mediados de septiembre me llamó Clara de un día para el otro, eran las doce de la noche y estaban todos en el Cafè Godot haciendo un gabinete de crisis para encontrar a alguien. Leí el texto con Dafnis, me gustó y dije: "Venga, va".

No eras tú que buscabas cosas de teatro para hacer.

— No, no, no. Yo este año lo tenía un poco cubierto. El 12 de noviembre estreno los Pecats imperdonables, un espectáculo de Anexa dirigido por el Edu Pericas que teníamos que hacer antes de la pandemia en el Teatre Borràs y que ha pasado al Aquitània. Y en febrero vuelvo a hacer Frank al Teatre Lliure.

¿Estás rompiendo con el encasillamiento de la televisión?

— Yo ya daba por perdido esto de trabajar en el Teatre Lliure. Los actores estamos todos muy catalogados y clasificados. Es tan triste y me sabe tan mal, por mí y en general... ¿Sabes lo maravilloso que sería ir a ver a según quién que piensas que hará una cosa y de repente te sorprende haciendo otra? Hablo de mí viendo a otros compañeros. Esto de estar tan clasificados, en Inglaterra y en los Estados Unidos no pasa.

¿Qué puedes hacer para combatirlo?

— Puedo decirlo en estos espacios. Llamar a puertas, que lo voy haciendo de vez en cuando; falta que después se abran. Hay según qué pruebas a las que ya no accedo, ya no piensan en mí. Primero porque dicen: "Esta está en el Polònia". He explicado por activa y por pasiva que solo rodamos dos días por semana, y el Polònia me permite hacer otras muchas cosas, afortunadamente. También digo que sí a cosas que me apetece mucho hacer pero sin pensar solo en lo que me puedan aportar económicamente. No lo hago para demostrar nada, sino porque tengo muchas ganas de hacer cosas diferentes, salir de la rutina del ji-ji-ja-ja. Con el humor me lo paso muy bien, es un registro que no es fácil y no todo el mundo sabe hacerlo. Pero está ninguneado y es una pena. Se asocia con una cierta frivolidad. Quizás a veces los temas son frívolos, pero el bien que hacemos a la gente cuando nos vienen a ver y lo contentos que salen no es frívolo.

¿Por qué no puedes hacer Polònia y un Shakespeare a la vez?

— ¿Quién me llamará a mí para hacer un Shakespeare? Y me encantaría. Me lo pasaría muy bien y lo haría muy bien. Pero solo lo he hecho en el Institut del Teatre, y ahí la gente no te viene a ver. La vida profesional me ha llevado por aquí. Siempre pienso que cometí un error muy grande yéndome a Madrid cuando estaba haciendo una compañía con Pau Miró, los Menudos. Teníamos que estrenar el primer espectáculo, La poesia dels assassins, y tenía un papel muy guay. En ese momento tenía veinte-y-pocos años y me salió la oportunidad de ir a hacer La última noche, un programa de tele y de humor en Madrid. Fue una mala decisión. Hice buenos amigos y aprendí a trabajar en la tele, pero en el ámbito artístico no me aportó nada.

¿Ese programa marcó tu camino?

— Fue una bifurcación clave. En el siguiente espectáculo de la compañía ya no estuve como actriz, hice la producción. Después hicimos un monólogo con canciones con Pau que se llamaba Els paraigües elèctrics. Lo estrenamos en la Sala Trono de Tarragona y lo rodamos por Catalunya, pero él no lo vio claro a la hora de llevarlo a Barcelona. A veces me pregunto: "¿En quién te reflejas?" Y pienso en Míriam Iscla, que hizo una ruptura con las T de Teatre. Se atrevió y le dieron oportunidades, y de repente la ves arriba del escenario y te deja de piedra. Es erróneo leer desde fuera que hacer según qué cosas te puede desacreditar artísticamente.

¿Has pensado alguna vez en dejar el Polònia?

— Me lo he planteado mil veces. Cada año lo pienso, pero tengo que llenar la nevera. Si no tuviera un hijo quizás me habría atrevido. Cuando hice La sagrada família en 2008 le dije a Jordi Bosch que lo quería dejar. Me dijo: "No lo dejes nunca, Agnès, nunca. Grabas dos días a la semana, haces un producto de calidad y te da proyección". ¡Que de repente alguien como él, a quien no le ha faltado el trabajo, me diga esto! He tenido crisis muy bestias, y con Toni Soler he hablado de ello muchas veces. Polònia está muy bien, pero las dinámicas son duras. No tenemos un sueldo fijo. Si tus personajes no existen y no tienes sesión, no cobras. Cada martes estamos mirando el móvil y sufriendo para saber si esta semana trabajaremos. Cuando salen personajes nuevos tenemos que hacer castings a media temporada. Pero yo a Polònia le debo ¡la vida. Son 15 años.

Agnès Busquets en una escena de 'Foscor'.

¿Es más fácil construir personajes de gente real, como en Polònia, o crearlos desde cero, como haces ahora en el teatro?

— Lo que tienen en común es que yo trabajo mucho de fuera hacia adentro. No me gusta decir que imito, porque no lo hago. Sé coger cosas, copiarlas y crear mi personaje. Pero no hago lo que hacen Carlos Latre o Pep Plaza; ellos afinan de otro modo. Hacer este personaje en Foscor fue más complicado, pero también lo hice trabajando de fuera hacia adentro. No tengo por qué empezar a buscar la emoción dentro de mí, de repente la tengo. Es otro camino. Pienso que, como actor, mientras lo que hagas me emocione, me da igual por dónde hayas pasado, el proceso que hayas vivido. No quiero salir de un ensayo llevándome la angustia. No creo en esta manera de trabajar, no hay que sufrir.

En 2012 escribiste un libro sobre la maternidad, Mare en pràctiques (Columna). ¿Ser madre te ha obligado a hacer renuncias?

— Tuve la suerte de estar trabajando en Polònia. Dije que no a un trabajo porque no sabía qué parto tendría, paría en julio y los ensayos empezaban en agosto. Pero no lo considero una renuncia, en este caso es una elección. Quizás he renunciado a tener más hijos. También por otros motivos, Pep fue un bebé que no dormía mucho. Pero una de las partes que me hizo tomar la decisión era que no me quería arriesgar a volver a estar embarazada por el trabajo. Como actriz, renuncias a decisiones futuras que no sabes si existirán. Pero Polònia nos ha respetado a todas las actrices embarazadas y hemos estado trabajando hasta que nosotras hemos querido.

El embarazo es un obstáculo laboral para las actrices, muchas explicáis que cuando se empieza a notar la barriga os quedáis sin trabajo. ¿Cómo se tendría que resolver esto?

— Tendría que haber un sistema como el de Francia, en el que tienes un subsidio continuo como actor. Así si quieres ser madre te lo puedes permitir sin preocuparte por el dinero o por el trabajo. Aquí firmas un contrato y te dice: "Prohibido esquiar. Prohibido quedarse embarazada". Lo ponen al mismo nivel, porque es igual de problemático que te rompas una pierna o que tengas un bombo. ¿Por qué no se adaptan los planes, en el caso del audiovisual? En Cómo conocí a vuestra madre, Lily se quedó embarazada y fue divertidísimo cómo lo jugaron. Ponían una guitarra, una bola del mundo, el bolso. Se nota que ahí dijeron: "Venga, intentaremos disimularlo".

stats