Humor
Cultura 17/03/2022

Ana Morgade: "Es una estupidez vivir en Catalunya y perderse la cultura en catalán"

4 min
El humorista Ana Morgade participa al festival In Risus de Barcelona

BarcelonaEn 2019 la humorista y presentadora Ana Morgade (Madrid, 1979) decidió alejarse de la televisión para volcarse en un proyecto de radio, el programa Yu de Europa FM y Vodafone, y para priorizar su faceta como cómica a los escenarios. Sin ningún remordimiento después de aquella decisión, Morgade ha ensanchado su experiencia como monologuista y continúa reclamando más espacios y menos juicios a las cómicas mujeres. Este viernes actuará en el Teatre Borràs dentro del festival In Risus.

Por primera vez actúas junto a la cómica argentina Charo López. ¿Cómo será el espectáculo?

— Con Charo López hace cinco años que comparto escenarios, pero hasta ahora no habíamos hecho stand-up juntas. Hemos preparado un show a través de videoconferencias, esquivando dificultades como la diferencia horaria y la conciliación maternal. Una de cada tres reuniones ha salido adelante y haremos un show espectacular.

Hace un tiempo dejaste la tele y diste prioridad al trabajo en la radio y en los escenarios. ¿Por qué?

— Dejé Zapeando porque tenía ganas de cosas nuevas. Hacía un programa diario en directo y había muchos compromisos que no podía coger porque estaba atrapada en un horario muy rígido. Me apareció la oportunidad de hacer el Yu y no me pude resistir. Ahora hace tres años que estoy allí, lo he ido compaginando con otras cosas. Si tienes un trabajo que te divierte, lo mejor es poder probarlo todo en todos los lugares que puedas.

El octubre pasado te plantaste en el Festival de Cine de Valladolid vestida con una funda de vestidos para reivindicar los cuerpos fuera de norma. ¿Cómo te relacionas con tu físico?

— Siempre he tenido una relación basada en imposibles. Nos han vendido que nunca eres bastante joven, nunca estás bastante delgada, nunca eres bastante guapa. Con tanta presión, llega un momento que o rompes con las exigencias o vives acomplejada. Con los años he conseguido que cada vez me de más igual. Pero cuando trabajas en la televisión tu físico es fundamental para que te den trabajo, sobre todo si eres una mujer. Vives siempre sometida al juicio público. La gente constantemente hace comentarios sobre la ropa que llevas, sobre cómo te ves. No se dan cuenta de que seguramente a ellos no los gustaría sentirlo cada mañana.

Hace unas semanas respondiste a un usuario de Instagram que te criticaba por la ropa que llevas. ¿Es mejor contestar que ignorar?

— Todo el mundo dice que es mejor no responder, pero llega un momento que, si en las redes sociales solo hablan los que insultan y ofenden, y el resto callamos, estamos cediendo el patio de la escuela a los abusones. De vez en cuando hay que tener algún límite y recordarle a la gente que les podemos contestar, sin entrar en un tono agresivo, con educación. Es una manera de demostrar al resto que podemos hablar sin faltar el respeto.  

Como mujer humorista, ¿te sientes solo en un entorno masculinizado?

— Cada vez menos. Cuando empecé éramos muy pocas con espacios, pero ahora hay muchas mujeres buenísimas haciendo comedia y con visibilidad. Me fascina que haya tantas mujeres y que llenen más rápidamente los estadios que los cómicos hombres. Esto significa que el público lo quiere y lo necesita. Es la mejor señal del mundo.

En algunos casos de humoristas hombres, la gran mayoría de su público es masculino. ¿Qué piensas sobre esto?

— No pasa nada porque consumas un tipo de humor y no consumas otro. Lo que me parece triste es que se juzgue o se prohíba. Si solo te apetece ver a cómicos hombres a lo largo de tu vida, a mí me parecerá arbitrario y sin mucho sentido, pero cada cual tiene derecho a hacer las excentricidades que quiera. El problema es que hay un prejuicio muy fuerte hacia las cómicas. Me he pasado toda la vida viendo monólogos de cómicos sobre problemas exclusivamente de hombres y he sido capaz de empatizar con ellos. Hacer comedia consiste en coger una cosa que le ha pasado a alguien y convertirla en especial por la manera en la que lo explicas. Esto es universal y da igual quien lo haga. Por eso me parece demencial que cada día tengamos que escuchar que las mujeres no tienen gracia.

¿Qué relación tienes con Barcelona?

— Disfruté mucho viviendo en Barcelona, fueron casi tres años. Estuve trabajando con Buenafuente y cuando acabó el programa me quedé más tiempo porque tenía la vida montada y es una ciudad que me fascina. Sé que es un cliché, pero antes de trabajar bajaba a nadar al mar y era un lujo absoluto.

Mientras estabas en Catalunya aprendiste catalán. ¿Por qué lo hiciste?

— Me parecía lo más lógico del mundo. Si tienes un idioma fantástico y lo puedes aprender en la calle, practicando y escuchando la radio y la tele, ¿por qué no hacerlo? Es una barbaridad vivir en Catalunya y perderse la cultura en catalán, no poder ir al cine o al teatro que no está en castellano solo por no saber el idioma. La gente me decía que aprendiera un idioma práctico, pero por esta regla de tres todos tendríamos que estar estudiando chino. No puedes hacer contabilidad con la cultura. Lo tienes que hacer por el placer que te aporta, por todo lo que te enriquece. No se trata de buscarle un beneficio como si fuera un sueldo.

stats