Cinema
Cultura 11/03/2022

Joel Joan: “El éxito de 'Alcarràs' no significará nada para el cine catalán"

6 min
Joel Joan a 'Escape room. La película'

BarcelonaEl día siguiente del estreno y con los estragos de la celebración todavía en la voz, Joel Joan atiende al ARA para hablar de Escape room. La película, adaptación al cine de un éxito teatral que ya suma 200.000 espectadores. La trama no cambia: dos parejas quedan para jugar en un escape room que parece diseñado por un psicópata y que lleva a los personajes al límite y más allá. Joan no dirige la adaptación –lo hace Hèctor Claramunt, su socio habitual– pero es el coguionista, uno de los productores y retoma el papel de equidistante pusilánime y cobarde que ya interpretó en el teatro.

Lo que funciona en el teatro no siempre lo hace en el cine. ¿Qué te decidió a convertir Escape room en película?

— Cuando hay una buena historia casi siempre es posible adaptarla al cine. De hecho, hay obras de teatro que a veces pienso: «Querían hacer una película y, como no han podido, han hecho la obra». Escape room estaba llamada a ser una película. Es más, los primeros que leyeron el texto dijeron: «¡Pero si esto es una película!», porque toca géneros como el thriller, el terror y el gore que en el cine se pueden tratar mejor.

¿Entonces, ha sido más fácil explicarla en cine que en el teatro?

— Crear momentos de thriller o tensión es mucho más difícil en el teatro. Tienes a los actores allí y sabes que todo es mentira. Adaptarla al cine era el paso natural para que todos estos géneros luzcan y para que funcione tanto el terror y el gore como la comedia.

Tràiler de 'Escape room: La película'

¿Haber interpretado la obra en el teatro o ser su autor es una ventaja al adaptarla? ¿O es más fácil con una obra ajena como hizo con El nom?

— Es igual de difícil una cosa que la otra. Lo que pasa es que al construir un personaje para el teatro piensas en el espectador de la fila 17 o 25 y esto requiere una determinada energía en el escenario. Sin energía no hay magia, tienes que estar enchufado. Es como hacer un concierto en vivo, todo se tiene que explicar y subrayar más. Y este es el verdadero problema con el cine, que has construido el personaje con unos parámetros que van en contra de la autenticidad y la veracidad del lenguaje cinematográfico.

¿Tienes que bajar el volumen de la interpretación, entonces?

— Sí, exacto. Tanto el volumen de la voz como el volumen energético. Es como Catalunya en Miniatura, tienes que hacer lo mismo que en el teatro pero en pequeño. En el cine te das cuenta de que no es tan importante que se rían del gag como que se crean la historia y se metan dentro.

Desde Fènix 11·23 no habías vuelto a hacer cine, solo televisión o teatro. ¿Por qué has tardado tanto?

— Porque el cine vale muchos cuartos. Escape room la hemos podido hacer porque Hèctor, Focus y yo habíamos ahorrado un dinero, pero pasa poco a menudo tener estos ahorros. En el póster dice: «La comedia catalana del año». Pero debajo dice: «Bien, quizás la única». ¿Quién hace comedias en cine hoy en día? Nadie.

Joel Joan en 'Escape room: la película'

¿Y Cesc Gay?

— Sí, pero él las hace en español. No se hacen comedias en catalán y catalanocéntricas, que hablen de tu mundo y en tu lengua y que te puedas sentir reflejado en los personajes. Las comedias no reciben ayudas institucionales, es mucho más fácil si haces un drama, y no digamos ya si es un drama rural. No darán nunca un Oscar al mejor actor a un payo que hace comedia, siempre será vista como un género menor. Y, en cambio, es el género que conecta mejor con el público. La risa es como la música, va a la vena. Y cuando el público ríe, es como un bálsamo que hace que el tiempo desaparezca.

Uno de los personajes de Escape room es un director de cine bastante cretino que hace “películas pretenciosas que no entiende nadie”. ¿Es una pequeña venganza contra el mundo del cine?

— Ninguna venganza, al contrario. Aquí nos reímos de todo el mundo, del muerto y de quien lo vela. Nos reímos también del feminismo, del independentismo, de la equidistancia, de la frivolidad y del que va de superfeminista. Escape room es radical y no pretende gustar a todo el mundo, porque cuando intentas gustar a todo el mundo no gustas a nadie. Es una película para reírnos de todos nosotros y de nuestras miserias. Y sí, hay cine pretencioso que haciéndolo todo más complicado y extraño se piensa que es más profundo. Héctor y yo siempre escribimos pensando en el público, para que la gente se sienta satisfecha al final y haya entendido la historia. ¿Cuántas veces vas al teatro o al cine y te quedas pensando: «No he entendido nada»? Te sientes idiota porque a tu alrededor todo el mundo tiene cara de haberlo entendido y piensas: «No diré nada, no pienso ser el único idiota». Reírse de las cosas es liberador. Yo estoy muy orgulloso que Carla Simón haya ganado la Berlinale . Pero esto no quiere decir que no pueda hacer un chiste de ello.

¿Qué cree que puede significar el éxito de Alcarràs para el cine catalán?

— Nada, no significará nada. No hará que se produzca más en catalán ni que se expliquen más nuestras historias. El mundo lo mueve el dinero y hasta que las películas en catalán y catalanocéntricas no tengan público y hagan dinero los productores no dirán: «¡Que la haga en catalán!» Con el teatro pasó así, hasta que Pitarra no hizo una obra en catalán que estuvo seis meses en cartel todo se hacía en castellano. Con el cine igual: hasta que no hagamos películas atractivas para el público, tanto si son comedias como si son dramas, los productores seguirán escondiendo quién somos y mirando que no se note el acento ni que rodamos en Mollerussa. No entendemos que hacer películas en nuestra lengua y desde nuestro punto de vista nos hace especiales y únicos. Con el volumen de contenidos audiovisuales que hay, esto nos hace ser más atractivos y dejar de flotar en el magma del cine español. Y me sabe muy mal ver como, después de muchos años de fundar la Academia del Cine, estamos exactamente igual. Los productores no creen ni confían en la propia lengua ni en nuestra realidad y optamos por explicar las historias de los otros.

¿Y que se tendría que hacer para traer público al cine en catalán, pues?

— Hacerlo muy bien, trabajando mucho el guion y arriesgando la propia pasta. Cuando arriesgas tu dinero, trabajas diferente, ni que sea para no tener pérdidas. El cine europeo en general tiene la mala suerte de confiar demasiado en las instituciones, que cubren toda la inversión de la película. Y esto nos hace daño a la hora de hacer cosas buenas y nos hace ser poco competitivos, porque si va bien de público, genial, pero si no, también, porque total, ya tenemos la película pagada. Y este es el drama.

Criticaste el discurso que hizo Judith Colell, la presidenta de la Academia, en los Gaudí en que pedía poder elegir la lengua en la que se hace cine en Catalunya. ¿No hace suficiente por el catalán, la Academia?

— La Academia no deja de ser la punta del iceberg del cine catalán y puede hacer muy poco. Pero las instituciones sí que podrían hacer más y TV3 también. Así como se prioriza a las mujeres a la hora de hacer cine porque es lo que toca y me parece bien, lo mismo tendríamos que hacer con el cine catalán. No es cine catalán lo que se hace en Madrid pagado por productoras catalanas, esto es cine español pagado desde Barcelona. Y de esto ya sabemos mucho, de pagar porque los otros hagan lo que quieren desde su identidad. Yo sería muy radical: si quieres elegir la lengua italiana, ve a buscar subvenciones italianas, y si quieres elegir la española, busca subvenciones españolas. Actualmente, en Catalunya se subvenciona con el doble de dinero el cine hecho en español que el cine en catalán. Y, para mí, los cuatro cuartos que tenemos tendrían que ser para el cine hecho en catalán.

¿Después de haber estudiado los escape rooms, tienes alguna idea para salir del Procés?

— [Ríe] Yo soy muy malo haciendo escape room, no tengo la inteligencia para resolver enigmas y hago el rol del gracioso. En la vida tengo el mismo rol, soy un comediante, así que me puedo reír del Procés pero no tengo ninguna solución. Pero intuyo cuál es: creer en nosotros mismos, ir todos juntos y organizados, calle, instituciones y políticos. Porque entonces somos invencibles. Pero es un cambio de chip muy grande para una sociedad masacrada constantemente a base de guerras desde hace muchos siglos.

stats